Horas antes de que un equipo conjunto de investigadores turcos y sauditas registraran el lunes el consulado del reino en Estambul, donde se presume que habría desaparecido el periodista disidente Jamal Khashoggi, "empleados de limpieza" fueron vistos entrando en la delegación diplomática.

Khashoggi, un periodista crítico del príncipe heredero saudita, Mohammed Bin Salman, se encontraba residiendo en la ciudad turca y el 2 de octubre acudió al consulado de su país para solicitar documentos para casarse.

Nunca se supo nada más de él, y fuentes de Turquía aseguraron que el disidente habría sido asesinado y su cuerpo desmembrado, situación que ha generado una crisis diplomática entre Riad y Ankara, a la que se ha sumado también Washington incluso con amenazas de sanciones económicas.

Jamal Khashoggi, el periodista desaparecido y presuntamente asesinado (Reuters)
Jamal Khashoggi, el periodista desaparecido y presuntamente asesinado (Reuters)

Arabia Saudita ha negado estas acusaciones, aunque ya han trascendido videos tomados por las cámaras de seguridad en la vía pública que captaron la entrada de Khashoggi al consulado, pero no su salida, así como también movimientos extraños en la delegación e incluso la llegada el mismo día de su desaparición de un grupo de agentes de inteligencia sauditas.

Ante la presión del gobierno turco, Riad aceptó la semana pasada abrir las puertas de la misión diplomática a investigadores de Ankara, lo cual finalmente ocurrió el lunes.

Pero poco antes las cámaras de las agencias Reuters y AP registraron la llegada de un equipo de limpieza a la presunta escena del crimen.

Mohammed bin Salman, príncipe heredero y ministro de Defensa de Arabia Saudita (Ministerio del Interior Saudita/AP)
Mohammed bin Salman, príncipe heredero y ministro de Defensa de Arabia Saudita (Ministerio del Interior Saudita/AP)

Khashoggi era un periodista muy cercano a la familia del rey Salman Bin Abdulaziz que se encontraba, sin embargo, enemistado con el príncipe heredero, un autoproclamado reformista que ha lanzado una purga dentro del reino.

Al respecto el príncipe Khaled al Faisal, uno de los más cercanos al rey y protector de Khashoggi, se ha reunido con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan para intentar mitigar la crisis diplomática. Al Faisal era un posible nombre en la línea sucesoria que ha quedado opacado por Mohammed bin Salman.

Por su parte, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, afirmó que la policía turca investiga "tóxicos" y "cosas que se eliminaron pintando encima".

"Se hace una investigación de qué son y qué no son unas cuantas cosas que se eliminaron pintando encima, tóxicos, etcétera", dijo Erdogan a la prensa tras un discurso en el Parlamento, según informa el diario Cumhuriyet.

"Mi esperanza es que podamos llegar a conclusiones que nos den una opinión razonable lo antes posible, porque la investigación está investigando muchas cosas", resaltó el mandatario turco.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: