Zena, una tigresa siberiana de seis años, venía desplegando toda su acrobacia en un nuevo espectáculo del circo de la ciudad rusa de Magnitogorsk. Todo transcurría con normalidad hasta que en un momento el animal colapsó y comenzó a sufrir convulsiones.

Las impactantes imágenes fueron captadas por una de las personas que había asistido al show circense.

Los hermanos Artur y Karina Bagdasarov fueron los adiestradores que animaron el show y que guiaron en todo momento a los dos tigres.

Los felinos impresionaron al público con su destreza saltando entre aros de fuego.

Pero en un momento Zena quedó inmovilizada en un costado, a pocos metros del público. Colapsó y empezó a convulsionar durante algunos segundos.

Temiendo que los otros felinos intentaran atacarla al verla debilitada, Artur Bagdasarov trató de arrastrarla por la cola, mientras los asistentes del espectáculo acercaron baldes de agua fría.

Karina, por su parte, hizo crujir los bastones para evitar que los otros tigres se acercaran.

Los hermanos fueron criticados en las redes sociales, según consigna Daily Mail. La troupe rusa, no obstante, defendió la reacción que tuvieron para evitar que Zena fuera atacada, lo que hubiese desatado un baño de sangre en pleno show.

"Para ellos un animal débil es un objetivo, es una orden para matar. Si no los hubiéramos detenido, habría terminado con una pelea sangrienta. Y nadie sabe quién hubiera estado vivo después de eso", explicó.

Asimismo, aseguró que "Artur hizo todo lo correcto" para recomponer a Zena.

"La arrastré a un lugar seguro donde no había otros tigres. Cualquier otro tigre podría haberla atacado al verla tan débil", sostuvo Artur.

En las imágenes se puede observar cómo después de unos minutos la tigresa siberiana logró recomponerse.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: