“¿Qué te ha pasado? ¿Quién demonios espera recibir esa cantidad de dinero de sus invitados?” compartió una de sus amigas en el polémico post.
“¿Qué te ha pasado? ¿Quién demonios espera recibir esa cantidad de dinero de sus invitados?” compartió una de sus amigas en el polémico post.

No es ningún secreto que sobrevivir a la planificación de una boda requiere de nervios de acero y un presupuesto digno de un jeque árabe.

Producciones dignas de Hollywood que pueden durar todo un fin de semana requieren de una enorme cantidad de dinero para que los novios y su familia puedan presumir en redes uno de los días más importantes en la vida de cualquier persona.

¿Pero qué sucede cuando el dinero disponible para organizar el casamiento de los sueños no alcanza?

Al parecer, una mujer canadiense descubrió de la peor forma que su estrategia para financiar su boda acabaría con su curiosa iniciativa.

Conocida simplemente como Susan, la mujer atinó a que sus invitados pagaran USD 1.500 cada uno como derecho de admisión a la fastuosa boda que ella y su novio no podían costear. Luego de compartir su ambicioso plan en Facebook, los comentarios negativos no tardaron en llegar.

Aparentemente, los "invitados" se rehusaron a pagar la tasa de admisión y el evento que había sido presupuestado en torno a los USD 60.000 tuvo que ser cancelado.

En un inesperado rapto de furia, la novia comenzó a acusar públicamente a sus amigos y familiares de intentar arruinar su boda y la relación con su prometido. "¿Cómo podremos tener la boda de nuestro sueños sin el financiamiento adecuado?" expresó la desilusionada novia.

"¿Qué te ha pasado? ¿Quién demonios espera recibir esa cantidad de dinero de sus invitados?" compartió una de sus amigas en el polémico post.

La gente llamó a Susan “la peor novia canadiense” después de que el grotesco post de Facebook se viralizó

"Sacrificamos tanto y sólo les pedimos USD 1.500 a cada invitado. Incluso hablamos con varias personas que nos prometieron más dinero todavía para hacer realidad nuestro sueño" agregó la confundida mujer en su post de Facebook.

"Mi dama de honor se comprometió a darme USD 5.000 además de ofrecer planificar la boda. Aceptamos agradecidos y entre lagrimas su oferta. La familia de mi ex se ofreció a contribuir USD 3.000, por lo que nuestro pedido a cada invitado de USD 1.500 no era nada fuera de lo común" continuó, a medida que la explicación se volvía cada vez más insólita.

"Lo dejamos bien claro. Si no eran capaces de concluir no iban a poder asistir a nuestra exclusiva boda, un evento que sólo iban a vivir una vez en sus vidas" advirtió Susan. "Solo pedimos un poquito de ayuda a nuestros familiares y amigos para hacerlo realidad".

Según se compartió, sólo ocho invitados confirmaron su asistencia y el consecuente aporte monetario mientras que la familia del ex novio de Susan retiró su oferta de financiamiento. Incluso la dama de honor no quiso tener nada que ver con el evento. "Mi mejor amiga de la infancia, mi familia, me sentí asombrada y no pude evitar llorar" se lamentó la novia.

Su prometido intentó salvar la situación al ofrecerle una boda de bajo costo en Las Vegas. "¿Se supone que me case rodeada de apostadores, alcohólicos y gente que sólo quiere hacerse rica?" dijo, tras rechazar la oferta y romper su compromiso.

"Solo quería ser una Kardashian por un día y luego regresar a mi vida normal" compartió la mujer. "No tengo palabras, has perdido la cabeza Susan" concluyó uno de sus amigos, visiblemente preocupado.

La mujer terminó borrando su cuenta de Facebook luego de asegurar que las redes sociales solo le han causado paranoia y toxicidad.

"Pasaré los próximos dos meses en un viaje de mochila por Sudamérica, explorando mi alma y liberándome de la energía tóxica de mis amigos y familiares" dijo Susan, como despedida final.

“Pasaré los próximos dos meses en un viaje de mochila por Sudamérica, explorando mi alma..” dijo Susan
“Pasaré los próximos dos meses en un viaje de mochila por Sudamérica, explorando mi alma..” dijo Susan