Foto cortesía AP
Foto cortesía AP

Unos 500 extremistas de derecha marcharon en Berlin el pasado sábado para homenajear el trigésimo aniversario de la muerte del líder nazi, Rudolf Hess.

Alrededor de 500 contramanifestantes se reunieron cerca del desfile en el distrito de Pandau, separados entre si por cientos de agentes de policía fuertemente armados.

El vocero de la policía de Berlin, Carsen Mueller, dijo a la agencia noticiosa The Associated Press que las autoridades habían impuesto un número de restricciones sobre la marcha para asegurarse de que no haya disturbios.

Foto cortesía AP
Foto cortesía AP

La policía permitió que los organizadores marcharan pero no pudieron "glorificar a Hess", quien murió en la prisión de Spandau. A los neonazis se les permitió traer pancartas, pero solo una por cada 50 personas.

Restricciones de este tipo son comunes en Alemania y tienen sus orígenes en la República de Weimar de la preguerra, cuando grupos políticos opuestos intentaban interrumpir las manifestaciones de sus rivales a la fuerza, lo que solía terminar en sangrientos enfrentamientos callejeros.

Las reglas exactas pueden cambiar según las circunstancias pero la policía alemana por lo general intentar generar un balance entre los derechos de los manifestantes de ejercer su libertad de expresión y reunión versus los de los contramanifestantes y residentes.

Foto cortesía AP
Foto cortesía AP

Las reglas especifican que los escudos, cascos y bastones utilizados en las manifestaciones que tuvieron lugar recientemente en Charlottesville, EEUU no son permitidos en Alemania.

Los cánticos antisemitas explícitos suelen provocar la intervención de los agentes de la ley, pero generalmente estos intentan detener a individuos particulares y no suelen detener una marcha completa.

La policía ha compartido que 39 personas fueron detenidas el sábado, 35 de ellos pertenecientes a la marcha de la extrema derecha, mientras que los restantes cuatro eran integrantes de la contramarcha.

Doce de los extremistas de derecha están siendo investigados por desplegar en el desfile símbolos prohibidos. Otros de los investigados están siendo han sido acusados de resistir el arresto, asalto y ofensas vinculadas a drogas.

Foto cortesía AP
Foto cortesía AP

Hess recibió una cadena perpetua en los juicios de Nuremberg por su rol en la planificación de la Segunda Guerra Mundial y murió el 17 de agosto de 1987.

Las autoridades aliadas aseguran que el líder Nazi se suicidó pero los simpatizantes de la agrupación extremista aseguran que este fue asesinado, por lo que organizan marchas anuales en su honor.

Estas solían tener lugar en el pueblo bávaro de Wunsiedel, donde Hess fue enterrado, hasta que las autoridades removieron sus restos.

Con información de AP.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: