Nueva información de inteligencia recolectada por oficiales del ejército de Corea del Sur indicaría que la promesa de desarme hecha por Kim Jong-un al presidente Trump, durante la histórica cumbre que tuvo lugar el pasado 12 de junio en Singapur, podría ser simplemente una cortina de humo orquestada para continuar expandiendo las capacidades bélicas del régimen.

Según reportes compartidos por el periódico financiero The Wall Street Journal, en base a evidencia compartida recientemente por un legislador senior de Seúl, identificado como Kim Hack-yong, Corea del Norte estaría desarrollando un nuevo submarino nuclear con la capacidad de lanzar misiles balísticos nucleares, lo que iría completamente en contra de su garantía de avanzar hacia un desarme y representaría una nueva amenaza para los EEUU y sus aliados.

El ejército surcoreano asegura que el proyecto está siendo llevado a adelante en la costa este. Imágenes satelitales recopiladas por oficiales de inteligencia muestran el movimiento de los trabajadores y materiales en el puerto norcoreano de Sinpo, donde se cree que el submarino está siendo construido en un astillero cubierto.

Un vocero del Departamento de Defensa de Corea del Sur aseguró no poder dar mayores detalles acerca de los hallazgos pero hizo hincapié en que Seúl y Washington deberían continuar monitoreando de cerca las instalaciones militares del régimen.

"Confío que Kim Jong Un honrará el contrato que firmamos y, todavía más importante, nuestro apretón de manos. Acordamos la desnuclearización de Corea de Norte. Por otro lado, China estaría ejerciendo presión negativa en el acuerdo por nuestra postura sobre el comercio. ¡Espero que no sea así!", escribió este lunes el presidente Trump a través de la red social Twitter.

El programa de misiles balísticos submarinos de Pyongyang fue hecho público por primera vez en 2014 y se cree que hasta el momento Corea del Norte ha hecho entre cuatro y seis lanzamientos de prueba. Un test llevado a cabo en 2016 mostró el progreso de la iniciativa militar con el lanzamiento de un misil que recorrió unos 480 kilómetros dentro de la trayectoria esperada.

Imágenes satelitales difundidas en los últimos días muestran que Corea del Norte también está expandiendo sus instalaciones de producción de misiles, a la vez que se construye un nuevo edificio en el mismo terreno donde se ubica uno de sus reactores productores de plutonio.

Oficiales de los EEUU citados por el WSJ han señalado que el programa de los misiles submarinos representa una gran amenaza dado que estos son mucho más difíciles de identificar y destruir antes de ser lanzados. Por su parte, la embajada de los EEUU en Corea del Sur evitó hacer referencia a la información compartida por Seúl.

Expertos coinciden en que el compromiso de desarme firmado en Singapur por Kim Jong un está plagado de términos ambiguos que complicarían una desnuclearización total y que dejarían lugar al régimen para que siga adelante con sus ambiciones militares.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: