Donald Trump enseñó el interior de su limusina presidencial al dictador norcoreano, Kim Jong-un.

Durante un paseo de los dos mandatarios por el balneario de Singapur, donde celebraron una cumbre el martes, caminaron hacia la limusina presidencial estadounidense, apodada "la bestia".

Trump fue visto hablando y gesticulando antes de que un agente del Servicio Secreto abrió la puerta para dejar que los mandatarios echasen un vistazo dentro.

Donald Trump y Kim Jong-un (Reuters/ Jonathan Ernst)
Donald Trump y Kim Jong-un (Reuters/ Jonathan Ernst)

No estuvo claro de inmediato qué le pareció a Kim la visita, pero parecía sonreír.

Trump dijo que él y Kim firmarían un documento pronto, pero declinó concretar qué tipo de documento sería.

(Con información de AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: