El premier israelí lanzó su advertencia al régimen de Irán
El premier israelí lanzó su advertencia al régimen de Irán

"El ejército israelí llevó a cabo un extenso ataque contra objetivos iraníes en Siria" añadió. "Estamos en una campaña prolongada y nuestra política está clara: no autorizaremos a Irán a establecerse militarmente en Siria", advirtió.

"Irán cruzó una línea roja. Nuestra reacción fue la consecuencia de ello" explicó Netanyahu en un video en redes sociales.

Israel aseguró hoy haber diezmado la infraestructura militar iraní en Siria tras más de 70 bombardeos nocturnos en reacción al lanzamiento de 20 cohetes desde el sur de Damasco, que no causaron daños y que el Ejército israelí atribuyó a la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria.

Un F-15E y dos F-16I de la Fuerza Aérea de Israel en vuelo (archivo)
Un F-15E y dos F-16I de la Fuerza Aérea de Israel en vuelo (archivo)

"Hemos atacado prácticamente toda la infraestructura iraní en Siria", dijo el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, que aseguró a la emisora Kan que "por primera vez, Irán ha atacado el Estado de Israel. Ni un solo misil iraní alcanzó territorio israelí y tienen que recordar esto: Si nosotros tenemos lluvia, ellos tendrán un diluvio".

El jefe de la portavocía militar para medios internacionales, el teniente coronel Jonathan Conricus, declaró a Efe que las Fuerzas de Defensa de Israel "han dado un golpe significativo a los esfuerzos terroristas de Irán y a su expansión militar en Siria".

"No puedo entrar en detalles de cómo lo hicimos. Pero fue un ataque de represalia a gran escala", concluyó.

La tensión entre Israel y Siria y, más concretamente, con las fuerzas iraníes presentes en el país vecino, se ha elevado en las últimas semanas hasta alcanzar esta madrugada su punto más álgido.

Los enfrentamientos de la noche se producen después de cuatro ataques graves contra instalaciones militares en Siria, de los que se responsabiliza a Israel, que ni confirma ni desmiente su participación en varios de ellos.

El último ocurrió en la noche del martes, cuando se bombardearon almacenes y plataformas de misiles en el suroeste de Damasco supuestamente pertenecientes a fuerzas iraníes, matando a quince personas, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, de las que siete serían iraníes, según Israel.

La agresión con cohetes desde Siria hoy sería una respuesta a ese ataque.

En febrero, Israel derribó un dron iraní tras su incursión en su espacio aéreo y que cargaba explosivos para atacar a este país, un hecho que fue respondido por un bombardeo israelí sobre objetivos iraníes en Siria, que fue contestado por disparos de las defensas antiaéreas sirias, lo que provocó la caída de un caza israelí en la región de Galilea (norte del país), con heridas a sus ocupantes.

A principios de abril, el Gobierno iraní acusó a Israel del bombardeo contra una base aérea siria en Homs en el que murieron cuatro asesores militares iraníes y hace casi dos semanas se bombardeó un cargamento de misiles de larga distancia procedente de Teherán, informó hoy el diario Yediot Aharonot.

"La situación en el Golán hoy es de tensa calma", dijo a Efe Conricus desde el norte de Israel, y confirmó que "los niños van al colegio y los adultos al trabajo, pero continuamos vigilando los movimientos y estamos en alerta alta".

El Ejército israelí asegura que no ha tenido que enviar tropas adicionales a la zona, ya que no se trata de cantidad de fuerzas sobre el terreno, sino de "hacer un buen uso de la inteligencia, crucial para entender lo que están haciendo los iraníes", por lo que "se ha aumentado el nivel de alerta en las partes relevantes de las Fuerzas Armadas".

Según Conricus, Israel ha pasado el último mes frustrando intentos de ataque iraníes desde Siria: "En los últimos treinta días han estado buscando oportunidades y nosotros hemos actuado para repelerlas y hemos tomado medidas efectivas para garantizar que no puedan atacarnos".

A esto se podría atribuir la debilidad del último ataque, con el lanzamiento de una veintena de cohetes Grad y Fajr-5, de los que 16 cayeron en territorio sirio y otros cuatro fueron interceptados por las defensas israelíes.

"No queremos escalar la situación. No queremos guerra" repiten a diario dirigentes israelíes, que también dejan claro que sin embargo, no permitirán ningún riesgo ni la instalación de fuerzas iraníes en el país vecino.

Con información de EFE y AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: