La imagen de la izquierda muestra la destrucción de la mezquita Al Nuri tras el fin del asedio. La siguiente es de 2015 (AP)
La imagen de la izquierda muestra la destrucción de la mezquita Al Nuri tras el fin del asedio. La siguiente es de 2015 (AP)

La reconstrucción de Mosul, la ciudad ocupada por el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en 2014 y liberada este año tras nueve meses de fuertes combates, costará 100 mil millones de dólares y tardará varios años, según anunció el gobierno de Irak.

Se calcula que aún hoy hay 3.000 toneladas de concreto destruido y metales doblados en las calles de la ciudad, los restos de los hogares de cientos de miles de personas, según consignó la agencia AP. Además, entre los escombros aún quedan bombas sin estallar.

La destrucción más grande se encuentra en la Ciudad Vieja, casco histórico medieval sobre el río Tigris, donde los yihadistas hicieron su última defensa hasta julio de 2017. En esta zona, el ISIS incluso dinamitó la icónica mezquita medieval de Al Nuri.

La Ciudad Vieja, al oeste del río Tigris, fue la más golpeada por la guerra. Además los cinco puentes están inutilizados por los bombardeos (AP)
La Ciudad Vieja, al oeste del río Tigris, fue la más golpeada por la guerra. Además los cinco puentes están inutilizados por los bombardeos (AP)

Pero todos los barrios fueron afectados, y los cincos puentes que cruzan el Tigris están inutilizados.

Bagdad calcula que 100 mil millones de dólares serán necesarios para la reconstrucción en todo el país, mientras que autoridades locales en Mosul creen que ese número solo cubrirá las necesidades de la ciudad. Por ahora no se sabe de dónde vendrán esos fondos.

Los Estados Unidos se niegan a contribuir, a pesar de que gran parte de la destrucción fue causada por sus ataques aéreos, a solicitud de las tropas iraquíes que pelearon contra los terroristas del ISIS.

Comparación con la Ciudad Vieja en 2015 (AP)
Comparación con la Ciudad Vieja en 2015 (AP)

La ONU ya está encarando proyectos de reconstrucción en varias localidades iraquíes, pero sus aportes son apenas un fracción del total y el primer ministro iraquí Haider al Abadi, ya solicitó un "Plan Marshall" para su país, a la manera de la iniciativa estadounidense para reconstruir Europa tras la Segunda Guerra Mundial.

Otra opción para Irak es acudir a sus vecinos, y ya habría interés de ofrecer ayuda por parte de Arabia Saudita y los países del Golfo, y también de parte de Irán, pero la enemistad entre estos países podrían significar tensiones en la etapa de reconstrucción.

Más urgente aún es la reconstrucción de los hogares destruidos. Solo en Mosul se estima que hacen falta 40.000 casas para unos 600.000 residentes que aún siguen en los campos de refugiados, según un reporte de AP.

La tradicional mezquita medieval de Al Nuri, completamente destruida (AP)
La tradicional mezquita medieval de Al Nuri, completamente destruida (AP)

En total, hay tres millones de personas en Irak que continúan viviendo en estos refugios transitorios a la espera de volver a sus ciudades.

"Si Mosul no es reconstruida puede haber un rebrote de terrorismo", consideró Abdulsattar al Habu, director del municipio de la ciudad y asesor en reconstrucción para la provincia de Nínive, de la que Mosul es parte, según AP.

600.000 personas perdieron sus hogares en Mosul y aún esperan por la reconstrucción poder dejar los campos de refugiados (Getty Images)
600.000 personas perdieron sus hogares en Mosul y aún esperan por la reconstrucción poder dejar los campos de refugiados (Getty Images)

La ciudad, un de las más grandes de Irak, y centro del islam sunita en el norte del país, fue capturada por el ISIS en 2014 y se convirtió en el lugar de lanzamiento formal del califato yihadista.

En julio de 2017 fue liberada por las tropas iraquíes tras casi un año de duros combates en los que murieron unos 10.000 civiles, según trascendió la semana pasada.

LEA MÁS: