Por una falsa alarma cientos de personas entraron en pánico en Londres. Es que la policía británica respondió este viernes por la tarde a avisos de disparos en la estación de metro Oxford Street "como si fuera un incidente terrorista", pero no encontró ni sospechosos ni víctimas.

Antes de concluir que era una falsa alarma, desplegaron cientos de uniformados en el área y pidieron a todos los que estuvieran por allí que se refugiaran en edificios y que no se acercaran al lugar.

"Seguimos respondiendo a un incidente en Oxford Circus. La estación está actualmente cerrada, por favor eviten la zona a esta hora. Oficiales están en el lugar", escribió en la red social Twitter la policía del transporte público británico (BTP). Esta fuerza, además, confirmó un herido.

Así, se multiplicaron los mensajes en las redes sociales de pedido de ayuda y de testimonios de encierro. Afortunadamente se trató de una falsa alarma.

 

El incidente generó pánico entre quienes se encontraban en la zona, ubicada en el corazón del distrito comercial de la capital británica. Además, hoy es uno de los días más importantes para el comercio, con grandes descuentos, por lo que el área está más abarrotada aún.

Las autoridades trataron la emergencia como si se tratara de un atentado. Es que el Reino Unido vive un 2017 violento, en el que ya sufrió 4 episodios terroristas.

Un 2017 aterrador:

15 de septiembre de 2017. Al menos 22 personas resultaron heridas tras la explosión de un artefacto de fabricación casera en un tren del metro de Londres. La deflagración se produjo sobre las 07:20 GMT en un vagón de la estación Parsons Green, al suroeste de Londres, en el tramo exterior de la línea District, cuando estaba repleta de pasajeros que acudían a su trabajo en el centro de la ciudad.
3 de junio de 2017. Ocho personas murieron y 48 resultaron heridas, 21 de ellas de gravedad, después de que tres terroristas atropellaran a una veintena de peatones en el Puente de Londres y, después, apuñalaran a varias personas en el cercano mercado gastronómico de Borough Market. Los autores del ataque fueron abatidos por la Policía.
22 de mayo de 2017. 22 personas murieron y decenas resultaron heridas en Mánchester después de que un terrorista suicida hiciera estallar su carga explosiva al término de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande en el estadio Manchester Arena. Muchas de las víctimas eran menores de edad.
22 de marzo de 2017. Un terrorista mató a cuatro personas (otras dos personas murieron semanas después a causa de las heridas) en las cercanías del Parlamento británico. Entre las víctimas se encuentra Keith Palmer, un policía que intentó detener al asesino.
 

LEA MÁS: