La Unión Europea anunció el miércoles un nuevo plan para reasentar al menos 50.000 refugiados, la mayoría de ellos del norte de África.

El poder ejecutivo de la UE, la Comisión Europea, dijo que ha asignado una partida de 587 millones de dólares para la iniciativa. Se trata de un plan de asilo "voluntario" en el que incentivarán con 10.000 euros a cada país de la UE por refugiado acogido.

Sin embargo, este programa se presenta cuando la UE ni siquiera ha llegado a un 30% de las cuotas prometidas en dos años, ya que los Estados de la UE tenían que haber acogido de forma obligatoria a 98.255 personas llegadas a Grecia e Italia, según los acuerdos, aunque se comprometieron a acoger hasta 160.000. Sin embargo, las cifras de acogida solo llegan hasta el 28.734 asilados.

El proyecto de Bruselas quiere enfocarse en refugiados de Libia, Egipto, Níger, Sudán, Chad y Etiopía. Libia es el primer lugar adonde muchos migrantes llegan arriesgando sus vidas cruzando el mar Mediterráneo en busca de un futuro mejor en Europa. Egipto, Sudán, Chad y Níger – uno de los principales países de transición para migrantes en África – colindan con Libia.

La mayoría de los migrantes que cruzan el Mediterráneo probablemente son inaptos para asilo en Europa, pero la UE quiere asegurarse de que refugiados genuinos no tienen que poner sus vidas en riesgo al cruzar el mar peligrosamente.

Refugiados en Alemania (AFP)
Refugiados en Alemania (AFP)

"Europa tiene que demostrar que está lista para compartir la responsabilidad con terceros países, especialmente en África. Gente que tiene una necesidad genuina de protección no debería arriesgar sus vidas o depender de contrabandistas", dijo el comisionado de migración de la UE Dimitris Avramopoulos.

Cada país europeo es responsable individualmente de decidir la cantidad de reasentados, así que Bruselas no los puede obligar legalmente a aceptar más gente.

La Comisión también quiere establecer proyectos pilotos para ayudar a crear más vías legales para ciudadanos de países que están cooperando con la UE para ir a Europa.

La decisión es parte de los esfuerzos -muchas veces insuficientes- de la UE para abordar la problemática de cientos de miles de refugiados y migrantes no autorizados que han tratado de ingresar a Europa en los últimos años, socavando la solidaridad europea mientras algunos países discutían sobre cómo tratar el problema.

De acuerdo con el español Público, otra de las ideas expuestas por Avramopoulos es la de promover proyectos piloto de migración legal para facilitar la entrada de inmigrantes por canales seguros, una iniciativa que Bruselas se ofrece a coordinar y financiar en parte con fondos comunitarios.

Migrantes subsaharianos en el Mediterráneo (AP Photo/Santi Palacios)
Migrantes subsaharianos en el Mediterráneo (AP Photo/Santi Palacios)

Otra de las claves sobre las que insisten los servicios comunitarios desde el inicio de la crisis migratoria es en la de agilizar las deportaciones, con una mejor colaboración con los países de origen o tránsito de los inmigrantes que llegan a la UE de manera irregular.

La vertiente exterior es otro de los pilares sobre los que la UE apoya el refuerzo del control de los flujos migratorios, por lo que el Ejecutivo comunitario ha pedido también a los Estados miembros avanzar "con urgencia" en la reforma del sistema común de asilo y en la colaboración con los países de origen y tránsito, en especial con aportaciones de peso al Fondo fiduciario para África.

Con información de AP

LEA MÁS: