Agatha Christie en 1936. Según su biógrafo estaba en una profunda depresión
Agatha Christie en 1936. Según su biógrafo estaba en una profunda depresión

Debieron pasar 91 años para que finalmente se supiera algo más sobre uno de los grandes misterios jamás revelados por alguien que dedicó su vida a ellos: Agatha Christie llevó a su tumba un secreto que no compartió con nadie, pero que hoy casi un siglo después pareciera haber sido resuelto.

El 3 de diciembre de 1926, cuando la novelista tenía 36 años desapareció 11 días de su hogar en Sunningdale, Berkshire, Reino Unido. Nadie supo de ella durante esas largas jornadas y la desesperación de sus allegados era creciente. Los medios de la época dedicaron páginas y páginas a la historia que recordaba incluso sus propias creaciones.

Los medios británicos dieron amplia cobertura a la desaparición de Agatha Christie: “Misterio por la desaparición de la novelista”, tituló el Daily Mirror
Los medios británicos dieron amplia cobertura a la desaparición de Agatha Christie: “Misterio por la desaparición de la novelista”, tituló el Daily Mirror

Ahora, su biógrafo Andrew Wilson elaboró una nueva teoría que refuta la explicación que dio Christie al reaparecer. Para el escritor la joven novelista quiso suicidarse al estrellar su automóvil que condujo por una carretera de Surrey. Pero al sobrevivir, según Wilson, la culpa la acosó durante tantos días como duró su desaparición. La autora era una devota cristiana que había aprendido durante sus años de formación que el suicidio era un pecado grave.

Otra portada de un diario inglés dando cuenta de la desaparición de Agatha Christie
Otra portada de un diario inglés dando cuenta de la desaparición de Agatha Christie

Eso fue quizás lo que la llenó de vergüenza y la llevó a refugiarse y a inventar con posterioridad que había sufrido "pérdida de memoria". El vehículo -un Morris Cowley– fue hallado abandonado al día siguiente por la policía. En su interior sólo había un sobretodo y la licencia de conducir de su propietaria, la famosa escritora de suspenso.

De inmediato, las autoridades del Reino Unido dispusieron un operativo nunca visto hasta entonces que demandó la participación de mil policías y 15.000 voluntarios en todo el país. Incluso se utilizaron aviones para intentar dar con el paradero de la autora. El primer sospechoso sobre su desaparición fue su propio marido: el coronel Archibald Christie, quien tiempo atrás le había pedido el divorcio porque le confesó estar enamorado de otra mujer.

Agatha Christie nunca confesó que inventó la historia de la pérdida de la memoria. Ahora su biógrafo Wilson ensayó la nueva teoría
Agatha Christie nunca confesó que inventó la historia de la pérdida de la memoria. Ahora su biógrafo Wilson ensayó la nueva teoría

Pero once días después de su desaparición, la afamada escritora fue descubierta. Estaba escondida en un pequeño alojamiento en Harrogate llamado Swan Hotel. Se había registrado bajo un seudónimo que era todo un mensaje para su marido: Nancy Neele, el nombre de la amante de aquel.

Pero a pesar de que Christie señaló que había sufrido una pérdida de la memoria como consecuencia del accidente, su biógrafo indicó que se encontraba en una gran depresión producto de su estado marital y de la muerte de su madre. "Estaba deprimida. Sufría de insomnio, comía poco, se sentía confundida, sola y desesperadamente infeliz", relata Wilson.

Dos años después, durante una entrevista, la autora reconocería que el accidente fue a propósito. Que estaba fuera de sí y que lo provocó para dañar su vida. Lo que nunca señaló fue que la culpa la derrotó de tal forma que buscó refugio en un hotel y se hizo pasar por alguien que había perdido la memoria. Para Wilson, después del choque, Christie volvió en sí del trance en que se encontraba y tuvo un sentido de culpa y supo que lo que hizo no había sido "cristiano". Fue por eso que inventó que perdió la memoria tras el accidente.

LEA MÁS: