Ayuno Financiero: cómo ahorrar dinero fácilmente en 21 días

La famosa frase “para esto trabajo” no entra en este procedimiento. Olvídate de los “caprichos”, es hora de realizar una “dieta” con el dinero para cumplir con los objetivos marcados

Este método está recomendado para malas rachas, periodos vacacionales o para una compra a futuro (Foto: Pixabay)
Este método está recomendado para malas rachas, periodos vacacionales o para una compra a futuro (Foto: Pixabay)

Una de las cualidad donde más flaquean algunas personas es en el ahorro de dinero. Ya sea por darse unos “gustitos” de más o por la cantidad percibida cada mes, los billetes y monedas salen volando y se sufre a final de quincena o a la hora de realizar compras necesarias.

Para intentar solucionar este problema, se han creado un sinfín de métodos para que cualquiera que se lo proponga logre obtener el hábito del ahorro, el cual no es fácil, pues implica dejar de hacer algunos gastos o “limitarse” a la hora adquirir un producto.

Claro, suena complicado de momento, pero a la hora de “romper el cochinito”, todo ese esfuerzo se verá recompensado y no habrá mayores quejas. Seguramente hasta se decidirá continuar con el procedimiento elegido, u otro nuevo, para volver a obtener la misma o una mayor.

Por ello, en esta ocasión te mostraremos este procedimiento para que en tan sólo 21 días logres habituarte al ahorro. Se trata del “Ayuno Financiero”, el cual surgió del libro “El ayuno financiero de 21 días: el camino hacia la paz y la libertad”, escrito por la asesora financiera y columnista del Washington Post, Michelle Singletary.

En sólo 21 días tendrás un resultado significativo a la hora de ahorrar (Foto: Pixabay)
En sólo 21 días tendrás un resultado significativo a la hora de ahorrar (Foto: Pixabay)

Este texto coloca en la misma balanza las finanzas y una dieta para realizar una analogía fácil de comprender. De alguna u otra forma, todos tenemos “malos hábitos” a la hora de comer, al igual que con los gastos. Así que Singletary propuso erradicarlos para aprovechar ese dinero en otras cosas.

Con este ayuno, se eliminarán todos los consumos considerados innecesarios o que, de momento, no satisfacen, como viajes, salidas a restaurantes, compras por internet, entre otros, para simplemente vivir con lo estrictamente necesario: comida, salud, vivienda, servicios, etc.

Ya que se trata de una “dieta”, se debe hacer por un periodo prolongado. En este caso es por 21 días, durante los cuales no habrá ningún “capricho” o adquisición que pueda afectar las finanzas personales y romper con el método.

No sólo es dejar de gastar compulsivamente y ya. Existen una serie de sugerencias a seguir para minimizar el impacto, mismas que también ayudarán en un futuro en caso de repetir el ayuno o comenzar una vida con finanzas más sanas.

Entre las recomendaciones están pagar siempre en efectivo, pues con ello se lleva una cantidad limitada en la bolsa y se evita el uso de tarjetas de crédito para no tener deudas. También se aconseja registrar todos los gastos, ya que con ello hay un mayor raciocinio y vigilancia con las compras.

Todos los gastos deberán ser registrados (Foto: Pixabay)
Todos los gastos deberán ser registrados (Foto: Pixabay)

Para poder cumplir este último paso, existen aplicaciones móviles para tener mayor control, pues los registros de gastos en los bancos no ayudan en mucho. También se puede hacer de manera rústica y anotar todo con pluma y papel en una libreta. Ya es elección de cada quien.

Aunado a ello, Singletary menciona que se puede llevar un diario durante los 21 días. En este apartado se podrán anotar todos los gastos, las cosas en las que se ahorra y las dificultades presentadas. A la hora de consultar las notas, se podrán identificar los factores y hábitos a mejorar, mantener o cambiar.

Otro punto que se debe realizar es la comunicación con familiares y amigos. A ellos se les avisará sobre el método que se está realizando para evitar tentaciones o sugerencias que rompan el ayuno. De esta manera se hará más sencillo cumplirlo.

La escritora detalló que este procedimiento está recomendado para tiempos difíciles, periodos vacacionales o para planear una gran compra a futuro. Con estas condiciones, también se facilitará el proceso.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR