Álvarez-Buylla, el motor detrás de la denuncia a los científicos del Conacyt: Raymundo Riva Palacio

El columnista señaló que la directora de la Comisión “ha calentado la cabeza” de López Obrador para continuar con las demandas al gremio científico

María Elena Álvarez-Buylla dijo desconocer las imputaciones. (Foto: Twitter/HLGatell)
María Elena Álvarez-Buylla dijo desconocer las imputaciones. (Foto: Twitter/HLGatell)

La acusación por delincuencia organizada contra 31 científicos del Foro Constitutivo Científico y Tecnológico del Conacyt (Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología) continúa su rumbo: cada día surgen nuevas variantes, indagaciones, opiniones y responsables de lo que algunos refieren como una persecución.

Uno de éstos ha sido Alejandro Gerzt Manero, Fiscal General, señalado de acatar y abrazar las acusaciones del órgano que encabeza, la Fiscalía General de la República (FGR); hecho que dio pie a un posible involucramiento del presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Sin embargo, señala Raymundo Riva Palacio en su columna para Eje Central, dentro de este juego se halla una segunda ficha que no solo ha orquestado el agravio al gremio científico, también ha incitado al mandatario de continuar con las demandas: se trata de la directora del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla - quien declaró desconocer las imputaciones el jueves pasado.

“Ahora se sabe que la directora del Conacyt mintió a todos y que, peor aún, ha sido el motor para que el presidente se metiera en una ruta donde, hasta ahora, no existe retorno”.
Riva Palacio señaló que el conflicto entre la 4T y la comunidad científica se originó tras una disputa de Álvarez-Buylla y Julia Tagüeña. (Foto: CDMX)
Riva Palacio señaló que el conflicto entre la 4T y la comunidad científica se originó tras una disputa de Álvarez-Buylla y Julia Tagüeña. (Foto: CDMX)

Y es que, dice el periodista, sería una “lucha de egos” lo que originaría el conflicto entre el gobierno de AMLO y la comunidad científica: mientras que de un lado del ring se encuentra Álvarez-Buylla, en el otro se halla Julia Tagüeña, coordinadora general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico.

Cabe recordar que este último sufrió de recorte a los apoyos por parte del Conacyt por presuntos actos de corrupción - mismos que se destinaban a proyectos científicos. Sin embargo, relata Riva Palacio, el triunfo de Tagüeña con el amparo interpuesto y su negativa ante Álvarez-Buylla para detener el caso, la condenó a entrar en la lista de las científicas acusadas por delincuencia organizada.

Asimismo, María Elena fungió como la proveedora del “respaldo político presidencial” que Gertz Manero necesitó para avanzar con las acusaciones y así evitar el desplome de las mismas: la titular entabló diálogo con López Obrador y - con sus mismos argumentos - lo convenció que el sector científico y académico habían sido “una clase privilegiada por los gobiernos neoliberales”.

“La facilidad con la que puede manipular al presidente a partir de repetir las mismas palabras que él emplea en su narrativa contra el pasado, es asombrosa. La forma como le calienta la cabeza también”.
"La facilidad con la que puede manipular al presidente a partir de repetir las mismas palabras que él emplea en su narrativa contra el pasado, es asombrosa", expresó Riva Palacio (Foto: REUTERS / Edgard Garrido y CDMX)
"La facilidad con la que puede manipular al presidente a partir de repetir las mismas palabras que él emplea en su narrativa contra el pasado, es asombrosa", expresó Riva Palacio (Foto: REUTERS / Edgard Garrido y CDMX)

De esa manera, Raymundo Riva Palacio declaró que Álvarez-Buylla halló “el espacio para satisfacer sus propias inquinas” en “la aversión a la ciencia y el conocimiento del presidente, y la sed de venganza del fiscal general contra una comunidad que lo rechaza como par por falta de méritos”.

Una hábil movida - reconocida por el columnista - la cual le permitió mantenerse a las sombras del conflicto, mientras Andrés Manuel encabeza su agenda y Gertz Manero se sitúa en el blanco de las polémicas, las cuales lo han llevado “a una pendiente de la que no está saliendo bien”.

“Quien peor quedará al final de esta batalla es el presidente López Obrador, que está dando una imagen hacia fuera de intolerancia contra quienes piensan, y hacia adentro, el de una persona a quien pueden manejar si se saben y emplean los resortes que mueven sus pasiones, como lo hizo Álvarez-Buylla”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR