El “Señor de los túneles” del “Chapo” Guzmán fue condenado a 10 años de prisión en EEUU

Sánchez Villalobos logró verdaderas hazañas de ingeniería para propiciar el tráfico de drogas en la frontera de México con Estados Unidos y fue pieza clave en las operaciones del Cártel de Sinaloa

El capo planea volver a Guadalajara para tratarse por problemas de salud (Foto: Twitter@robertrarce)
El capo planea volver a Guadalajara para tratarse por problemas de salud (Foto: Twitter@robertrarce)

José Sánchez Villalobos, arquitecto de narcotúneles transfronterizos para Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, fue sentenciado a 10 años de cárcel en la Corte del Distrito Sur de California.

Conocido como el Señor de los túneles, este sujeto fue extraditado de México a Estados Unidos en enero de 2020, después de pasar ocho años tras las rejas.

Luego de declararse culpable en diciembre pasado, Sánchez Villalobos solo esperaba sentencia, la cual fue mínima por cargos de distribución de drogas.

Aceptó haber planeado, financiado y supervisado la construcción de varios túneles entre la frontera estadounidense y mexicana, tanto en Mexicali como en Tijuana, Baja California, para traficar narcóticos.

“Prometo que no volveré a hacer nada ilegal, porque la forma fácil de conseguir dinero suele ser la mala forma de conseguirlo”, dijo Sánchez Villalobos en español al pedir disculpas ante el Tribunal, según consignaron medios locales.

Guzmán Loera innovó en el narcotráfico al usar pasadizos en la frontera de México y EEUU para pasar droga y ganancias de regreso (Foto: Europa Press)
Guzmán Loera innovó en el narcotráfico al usar pasadizos en la frontera de México y EEUU para pasar droga y ganancias de regreso (Foto: Europa Press)

Ya pagó nueve años y medio con el tiempo que estuvo encerrado en una prisión mexicana y otra de San Diego, California, por lo cual saldría libre a finales de este 2021 o principios de 2022.

Sánchez Villalobos fue responsable de construir los famosos narcotúneles del cártel de Sinaloa, considerados de los más sofisticados al tener geolocalizadores (GPS) de operación manual y control remoto.

Sus alias eran: Quirino, Quinino, Quiri, Garañón, el Gato, Primo, el Viejo y Greñudo. Con esos apodos dificultó que las autoridades norteamericanas pudieran identificarlo.

Los pasadizos que construía se caracterizaban por comenzar en casas o bodegas con patios de gran extensión a fin de poder apilar la tierra removida en el propio terreno. Para las obras se usaban perforadoras móviles suecas de gran calado con un precio de un millón de dólares. Además, empleaba aves para medir los niveles de oxigenación de las construcciones.

El diseño consideraba una profundidad de más de 10 metros para evitar ruidos al exterior y el apuntalamiento de las paredes, además de contar con sistemas de iluminación y ventilación. En la boca de los túneles realizaba un marco de apuntalamiento de madera que servía para el trazo de rieles a fin de guiar correctamente la máquina perforadora.

Sus obras eran hazañas de ingeniería (Foto: Archivo)
Sus obras eran hazañas de ingeniería (Foto: Archivo)

La relevancia de estas obras de ingeniería debajo de la tierra en las operaciones del Cártel de Sinaloa fue de vital importancia para el desarrollo de la organización criminal, pues en menos de una semana lograba trasladar la droga, lo cual le valió el apodo del Rápido al entonces líder de la organización, el Chapo Guzmán.

El Señor de los túneles fue detenido en Zapopan, Jalisco, el 15 de enero del 2012 por miembros de la Secretaría de la Defensa Nacional. Los agentes del Ejército le seguían la pista al menos desde noviembre de 2011 derivado de la averiguación previa UEIORPIFAM/308/2011, luego de que los militares decomisaran 15 millones 350 mil dólares en Tijuana.

Elementos ministeriales determinaron que el efectivo estaba vinculado con operaciones ilícitas de José Sánchez Villalobos, supervisor del tráfico de drogas desde Jalisco hasta Baja California para el Cártel de Sinaloa. Este sujeto se hacía llamar Óscar González Hernández para burlar a las autoridades.

Nueve meses después de su arresto, el 13 de octubre de 2012, el Distrito Sur de California lo acusó de 13 cargos relacionados con narcotúneles encontrados el 25 de noviembre de 2010 y el 29 de noviembre de 2011 cerca de la frontera mexicana y estadounidense.

Ubicado como miembro de alto rango del Cártel de Sinaloa, Sánchez Villalobos fue quien operó y construyó dos pasadizos de Otay Mesa, en uno de ellos se incautaron 16 mil 34 kilos de marihuana y en otro, 23 mil 171 kg del mismo enervante.

Sánchez Villalobos fue acusado de 13 cargos pero condenado solo por uno (Foto: AP)
Sánchez Villalobos fue acusado de 13 cargos pero condenado solo por uno (Foto: AP)

Él determinó quién podía traficar droga en los narcotúneles, qué cantidad sería transportada y la tarifa por usar sus obras de ingeniería.

Un memorando señaló que Señor de los túneles nació en Atequiza, Jalisco, y trabajó desde niño en la finca de su familia compuesta por 10 hermanos.

Cuando tenía 20 de edad cruzó la frontera y llegó a Los Ángeles, donde trabajó las siguientes dos décadas. No queda claro cómo fue que se enroló con el Cártel de Sinaloa, pues en 2005 volvió a Guadalajara.

Actualmente tiene 58 años y si bien es residente legal de EEUU, es posible que sea devuelto a México cuando cumpla su condena. Según Guadalupe Valencia, su abogada, José Sánchez Villalobos planea regresar a la capital de Jalisco y someterse a una cirugía porque enfrenta graves problemas de salud.

SEGUIR LEYENDO: