Tomás Rojo: el asesinato de un activista yaqui indigna a México

En 2010, Rojo Valencia encabezó la llamada guerra por el agua en el estado de Sonora

Encabezó la "guerra por el agua" en 2010 tras el anuncio de construcción del Acueducto Independencia (Foto: Fiscalía de Sonora)
Encabezó la "guerra por el agua" en 2010 tras el anuncio de construcción del Acueducto Independencia (Foto: Fiscalía de Sonora)

La Fiscalía del estado de Sonora, en el norte de México, confirmó el pasado lunes que los restos hallados la semana pasada en una fosa corresponden al líder indígena Tomás Rojo Valencia, de 54 años y quien había sido reportado como desaparecido el 27 de mayo.

El director del Laboratorio de Criminalística de la Fiscalía estatal, Salvador Samaniego, dijo que una vez concluidos los análisis de ADN a los restos hallados el 17 de junio en la comunidad de Vícam “fue posible llegar a la comprobación científica de que corresponden a Tomás Rojo Valencia, vocero de la etnia yaqui”.

Explicó que el mismo día del hallazgo se confirmó que la vestimenta del cuerpo localizado correspondía a la descrita por sus familiares cuando denunciaron su desaparición. El cuerpo de Rojo Valencia fue encontrado el pasado jueves semienterrado en una fosa clandestina en la comunidad de Vícam, en el municipio de Guaymas (Sonora).

”A partir de este momento, el dictamen pericial de la autopsia, la causa de muerte, así como los indicios y datos de prueba recuperados por personal de Servicios Periciales en el lugar del hallazgo, quedan como información reservada y protegida para garantizar el debido proceso de la indagatoria”, aseguró la Fiscalía en un comunicado.

El cuerpo de Rojo Valencia fue encontrado el pasado jueves semienterrado en una fosa clandestina (Foto: EFE/Daniel Sánchez/Archivo)
El cuerpo de Rojo Valencia fue encontrado el pasado jueves semienterrado en una fosa clandestina (Foto: EFE/Daniel Sánchez/Archivo)

En 2010, Rojo Valencia encabezó la llamada guerra por el agua en el estado de Sonora, que se desató cuando el Gobierno del estado anunció la construcción del Acueducto Independencia para llevar agua desde la cuenca del Río Yaqui hacia la capital, Hermosillo, de donde actualmente se abastece a más de 300.000 personas y que inició operaciones en 2013.

En un comunicado el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) condenó el asesinato del activista y otros hechos de impunidad que ocurrieron al sur de Sonora en las últimas semanas.

“Este Instituto exige a las instancias de procuración e impartición de justicia, que emprendan las investigaciones correspondientes y que castiguen a los responsables de estos hechos, además de implementar acciones de apoyo a familiares y víctimas”, escribieron

OTRA INDÍGENA DESAPARECIDA

Por otra parte, las autoridades indicaron que iniciaron una investigación para localizar a la indígena yaqui Lorena Josefina Valenzuela Esquer, de 25 años, quien fue reportada por sus familiares como desaparecida en el puerto de Empalme, en el sur de Sonora, desde el pasado jueves. Los familiares de la mujer denunciaron que la vieron por última vez el 17 de junio, cuando salió de su hogar en Vícam, para dirigirse a su centro de trabajo ubicado en Empalme, donde se perdió contacto con ella.

Además, las autoridades buscan a los responsables del homicidio de Luis Urbano Domínguez Mendoza, quien fue asesinado en Ciudad Obregón.

El INPI lamentó la muerte de el activista (Foto: EFE/Archivo)
El INPI lamentó la muerte de el activista (Foto: EFE/Archivo)

Las autoridades señalaron que la denuncia fue presentada este domingo ante la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Empalme y este lunes la Fiscalía estatal activó las acciones de búsqueda. México es considerado uno de los países más peligrosos para ambientalistas y líderes sociales, con 170 personas defensoras de derechos humanos y dos luchadores sociales desaparecidos de 2006 a mayo de 2020, según la Campaña Nacional contra la Desaparición Forzada en México.

Con todo esto detrás, el INPI recalcó que “ha establecido una nueva relación horizontal que parte del diálogo y la construcción de acuerdos con los pueblos indígenas, a través de sus autoridades comunitarias y órganos de gobierno, bajo el principio de que en unidad alcanzarán las mejores soluciones para detener la violencia que tanto daño les ha causado”.

*Con información de EFE

SEGUIR LEYENDO: