La historia de los tres “Emilios” al frente de Televisa

Emilio Azcárraga Vidaurreta inició la empresa que se convirtió en un referente de los medios en Hispanoamérica. Su hijo y su nieto consolidaron su esfuerzo

Emilio Azcárraga Milmo (izquierda) murió en 1997, y a cargo de la empresa quedó Emilio Azcárraga Jean (derecha). Foto: Twitter / @ProduOficial
Emilio Azcárraga Milmo (izquierda) murió en 1997, y a cargo de la empresa quedó Emilio Azcárraga Jean (derecha). Foto: Twitter / @ProduOficial

La familia Azcárraga es una de las más reconocidas en el mundo de los medios de comunicación en México. Son dueños de una de las cadenas de televisión más importantes en México e incluso en Latinoamérica: Televisa.

Actualmente, quien está al mando de la empresa es Emilio Azcárraga Jean, pero los inicios del imperio de Televisa se remonta a su abuelo, Emilio Azcárraga Vidaurreta, quien comenzó en el mundo de los negocios desde los 17 años, en plena revolución mexicana.

Azcárraga Vidaurreta nació en Tampico, Tamaulipas, el 2 de marzo de 1895. Estudió la primaria en Piedras Negras, Coahuila; la secundaria en San Antonio, Texas; la preparatoria en Austin, y estudió la carrera de economía y negocios en la Universidad de San Eduardo, ubicada también en Austin, Texas.

Comenzó en los negocios a los 17 años, en plena Revolución Mexicana, como vendedor ambulante de zapatos y productos mexicanos. Era muy ágil en las ventas, tanto así, que una empresa de Boston lo contrató para ser su representante en México.

Azcárraga Mimlo fue el segundo en estar al mando de la empresa televisiva. Foto: Twitter / @raulbrindis
Azcárraga Mimlo fue el segundo en estar al mando de la empresa televisiva. Foto: Twitter / @raulbrindis

Se dice que también, él con sus hermanos, compraban arte, joyas y otros productos de valor a familias mexicanas de dinero que habían caído en la miseria gracias a la guerra. Los productos que adquirían los guardaban en bolsas, cruzaban la frontera a los Estados Unidos y los vendían con jugosas ganancias en el país vecino.

Azcárraga Vidaurreta abrió, a los 22 años, una agencia de autos Ford en Monterrey, Nuevo León, llamada Azcárraga y Copland S.A., distribuidora automotriz con capital del Sr. Stanley Copland. Dicha empresa tuvo tanto éxito que le dejó las ganancias necesarias para invertir en otros negocios. En 1923 compró la empresa de discos y fonógrafos Victor Talking Machine. Para 1930, lanzó una nueva empresa: la XEW Radio, el negocio con el que revolucionaría la industria de medios no sólo en nuestro país sino en toda Latinoamérica.

Para 1951, el abuelo del actual dueño de Televisa, invirtió en un nuevo negocio de medios de comunicación, el canal 2 XEW-TV.

Azcárraga Vidaurreta se casó en 1925 con Laura Milmo Hickman, hija de un acaudalado irlandes llamado Patrick Milmo, afincado en México y uno de los hombres más ricos de Monterrey. Juntos tuvieron tres hijos, Laura, Carmela y Emilio Azcárraga Milmo. Este último nacido el 6 de septiembre de 1930 en el Hospital Santa Rosa de San Antonio, Texas.

Emilio Azcárraga Vidaurreta fue el primero en estar al mando de la empresa televisiva. REUTERS / Edgard Garrido / Foto de archivo
Emilio Azcárraga Vidaurreta fue el primero en estar al mando de la empresa televisiva. REUTERS / Edgard Garrido / Foto de archivo

Azcárraga Milmo fue uno de los empresarios más importantes y ricos de México, y de toda Latinoamérica. Tenía un gran liderazgo, que le valió su apodo de “El Tigre”. Su infancia y adolescencia fue dura, pues estuvo marcada por una no tan buena relación con su padre, quien se dice, lo trataba muy mal, incluso peor que a sus empleados.

El Tigre, como se conocía a Azcárraga Milmo, trató varias veces de ganarse a su padre, siempre estuvo en busca de ganarse el título de un digno heredero, hasta que con los años logró que las demás personas le quitaran el título de “hijo de papi”, con el que lo clasificaban, y ganarse su respeto.

Aunque le costó mucho ganarse a su padre, al final lo logró, y tras la muerte de Azcárraga Vidaurreta, en 1972 quedó a cargo ,de la empresa que su padre había consolidado como una de las más grande de México y Latinoamérica, Televisa, que estaba dividida entre él, Laura y Carmela Azcárraga Milmo, entre otros importantes accionistas.

Con el Tigre al mando de la empresa, esta subió de nivel, se logró su internacionalización y tuvo un gran reconocimiento y respeto a nivel mundial. Con él, las telenovelas mexicanas vivieron su época de oro, y la cadena televisiva se volvió potencia.

Se dice que Azcárraga Milmo no tenía una buena relación con su padre. Foto: Twitter / @PrimeraVoz_Mx
Se dice que Azcárraga Milmo no tenía una buena relación con su padre. Foto: Twitter / @PrimeraVoz_Mx

Azcárraga Milmo estuvo casado en cuatro ocasiones. Su primer esposa fue María Regina Shondube Almada, con quien contrajo nupcias en 1952. Poco duró el amor entre ellos, pues Gina, como le decían de cariño, a los pocos meses de casados quedó embarazada y comenzó a padecer fuertes dolores de cabeza. Durante muchos años, Gina padeció epilepsia y, justo recién casada, le fue detectado un tumor en el cerebro.

La primer esposa del empresario dio a luz prematuramente a una niña que murió horas más tarde y la condición de Gina se agravó. Ella fue trasladada a Nueva York, en donde murió.

Su segunda esposa fue la francesa Pamela Surmont, con quien se casó en 1959, en París. Emilio y Pamela tuvieron tres hijas: Paulina, quien murió en su adolescencia, Alessandra y Arianne. El matrimonio entre ambos duró muy poco, y unos años después de casarse se divorciaron.

En 1965 volvió a contraer matrimonio, ahora con Nadine Jean, también de origen francés, con quien tuvo a Carla y Emilio Azcárraga Jean, actual dueño de la empresa. El matrimonio duró apenas siete años. En 1990, El Tigre volvió a casarse con Paula Cussi, su cuarta esposa.

Azcárraga Jean está al mando de la empresa desde la muerte de su padre, en 1997. FOTO: IVÁN STEPHENS /CUARTOSCURO.COM
Azcárraga Jean está al mando de la empresa desde la muerte de su padre, en 1997. FOTO: IVÁN STEPHENS /CUARTOSCURO.COM

Murió en 1997, por un cáncer de páncreas que lo aquejaba. Tras su muerte, fue l turno de Emilio Azcárraga Jean, de liderar el barco de Televisa.

Ese año, Azcárraga Jean asumió el cargo de la presidencia de Grupo Televisa y logró sacar a la compañía del endeudamiento debido a la difícil situación económica que aquejó a la televisora en esos años. De este modo, el empresario le apostó al plan “Televisa 2000”, enfocado en reducir los costos de producción, incrementar la audiencia de la televisora e incursionar en el sistema de televisión de paga.

Sin embargo, más allá de heredar el poderoso imperio de la televisión mexicana y también el Club América, uno de los equipos de fútbol profesional más reconocidos en territorio nacional; Emilio Azcárraga ha construido su fortuna a base de otros negocios, tal es el caso de la compra de algunas compañías especializadas en ofrecer servicios de telecomunicaciones. En 2016 Grupo Televisa concretó la adquisición del total de las acciones de Televisora Internacional, también conocida como Cablevisión, la cual más tarde se convertiría en Izzi Telecom.

En 2006, Azcárraga Jean debutó en el negocio de los juegos de lotería y sorteos mediante PlayCity Casinos, que hasta 2020 registró un total de 21 establecimientos. También creó los llamados Sorteos del Trébol, cuya dinámica se basa en un mecanismo de “raspadito”. Además, en ese mismo año el empresario adquirió el 25% de la aerolínea Volaris, las cuales vendió en 2010 por 80.6 millones de dólares, según información de Proceso, semanario mexicano de periodismo de investigación.

Pese a que Azcárraga Jean ha sido considerado por varios años como uno de los magnates más importantes de México, datos reportados por Forbes aseguraron que su fortuna se redujo considerablemente en el último año, por lo cual se ubica en los últimos peldaños del ranking Millonarios Mexicanos.

SEGUIR LEYENDO: