Publi XIII: la gran estafa mexicana de 800 millones de pesos que dejó a cientos de personas sin dinero y sin auto

El giro del negocio consistía en la oferta de vehículos por una fracción de su valor a cambio de que éstos portaran publicidad

El caso Publi XIII dejó a cientos de personas sin dinero y sin el automóvil que les prometieron (Foto: Cuartoscuro)
El caso Publi XIII dejó a cientos de personas sin dinero y sin el automóvil que les prometieron (Foto: Cuartoscuro)

A la edad de 82 años, este miércoles 14 de abril murió en una prisión federal Bernie Madoff, el financiero que se declaró culpable de orquestar la estafa piramidal más grande de la historia. Miles de clientes fueron engañados por décadas, pues se les prometía incrementar sus fortunas desafiando las fluctuaciones del mercado.

Sin embargo, su negocio fue expuesto en 2008 como un esquema Ponzi de miles de millones de dólares que acabó con los ahorros de la gente y arruinó organizaciones benéficas y fundaciones. Se volvió tan odiado que tuvo que usar un chaleco antibalas en la corte.

Entre los famosos que fueron estafados se encuentran el director de cine Steven Spielberg, el actor Kevin Bacon y el lanzador del Salón de la Fama Sandy Koufax.

Aunque dicho suceso parecería el tema perfecto para un largometraje de Hollywood, en México se vivió un caso parecido en la primer década del 2000. Se trata de la empresa Publi XIII, fundada y dirigida por José Luis González González.

Los clientes de Publi XII recibían un nuevo auto a cambio de permitir publicidad en ellos (Foto: Reuters / Imelda Medina)
Los clientes de Publi XII recibían un nuevo auto a cambio de permitir publicidad en ellos (Foto: Reuters / Imelda Medina)

El giro del negocio consistía en la oferta de automóviles por una fracción de su valor a cambio de que estos portaran publicidad. La empresa entregaba el vehículo a los clientes y estos estaban obligados a recorrer determinado kilometraje mensual y a participar en caravanas, para exhibir las unidades cubiertas por publicidad.

No obstante, a partir de mayo de 2003 se empezaron a conocer fraudes; acto seguido, la compañía se declaró en quiebra y ya no se entregaron más automóviles.

De los 14,000 socios con los que contaba Publi XIII, solamente 3,000 consiguieron una adjudicación de vehículo, que en muchos casos la empresa entregó a los clientes, pero no liquidó a las agencias. Cuando la firma desapareció algunos se quedaron con las unidades sin contar con la documentación que les permita asegurarlos o pagar los derechos de tenencia y uso vehicular correspondiente.

En muchos casos, las personas que circulaban portando un permiso fueron detenidos y acusados de traer un auto robado. Otros no pudieron tramitar los documentos correspondientes porque la factura del carro no estaba a su nombre, sino al de Publi XIII.

En 2010 la PGJDF anunció que las personas afectadas por la estafa podrían recuperar una parte del dinero que invirtieron (Foto: Cuartoscuro)
En 2010 la PGJDF anunció que las personas afectadas por la estafa podrían recuperar una parte del dinero que invirtieron (Foto: Cuartoscuro)

Ante las denuncias por fraude contra la empresa, la entonces Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), emitió en diciembre de 2003 una orden de aprensión contra José Luís González.

Luego de permanecer casi cinco años prófugo, el propietario fue detenido en el estado de Jalisco en noviembre de 2008. El acusado recibió una pena de 130 años y nueve meses de prisión y una multa de 37.6 millones de pesos.

Dos años más tarde, la PGJDF anunció que las personas afectadas por la estafa podrían recuperar una parte del dinero que “invirtieron”.

El recurso que la dependencia capitalina entregó fue parte de la concentración y venta de activos de la compañía, los cuales se entregarían a 13,833 acreedores comunes en todo el país, detalló el entonces procurador del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, en conferencia de prensa. Según lo informado por el gobierno, el total del fraude fue superior a los 800 millones de pesos.

“Se determinó realizar la primera dispersión de recursos económicos obtenidos con motivo de la concentración y venta de activos de la empresa Publi XIII a favor de 13,833 acreedores comunes reconocidos, a partir de hoy. Se hace del conocimiento a la opinión pública que todos los bienes propiedad de esa empresa, asegurados por el Ministerio Público en su momento, forman parte de la masa concursal que se instruye en el juicio de concurso mercantil”, detalló el funcionario en agosto de 2010.

SEGUIR LEYENDO: