Dos candidatos de Morena renunciaron luego de ser levantados en un restaurante de Tequila, Jalisco

Ambos políticos presentaron señales de haber sido golpeados y amenazados luego de que fueron hallados después del secuestro exprés

Ambos políticos estaban en un restaurante del Centro de Tequila cuando los levantaron (Foto: Cuartoscuro)
Ambos políticos estaban en un restaurante del Centro de Tequila cuando los levantaron (Foto: Cuartoscuro)

La tarde de este jueves, se dio a conocer que dos candidatos de Morena a la presidencia municipal de Tequila, Jalisco, renunciaron a sus aspiraciones políticas luego de que fueron “levantados” mientras estaban en un restaurante.

De acuerdo con el diario local El Occidental, Guillermo Cordero García, propietario, y Julio Alejandro García Gutiérrez, suplente, presentaron su dimisión ante el secretario Ejecutivo del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Jalisco (IEPC) el pasado 24 de marzo a las 18:31 horas.

Ambos políticos morenistas se encontraban en un restaurante, ubicado en el centro de Tequila, cuando un grupo de personas se acercó a ellos y los obligó a ingresar a un automóvil, situación que puso alerta a testigos y personas cercanas a ellos, quienes temían por su integridad física.

Posteriormente aparecieron con señales de haber sido golpeados y amenazados por las personas que los levantaron, y momentos más tarde acudieron a la institución electoral de Jalisco para no participar en los comicios del próximo 6 de junio.

Ambos candidatos recuperaron su libertad momentos después de ser levantados (Foto: twitter/vigilantehuaste)
Ambos candidatos recuperaron su libertad momentos después de ser levantados (Foto: twitter/vigilantehuaste)

Según los documentos a los que tuvo acceso el medio jalisciense, los dos comparecieron ante Juan Hernández Rivas, notario público número 2 de Tapalpa a las 11:35 horas, sin especificar el día.

Esta decisión fue tomada en medio de una ola de violencia que sufren los candidatos de los diversos partidos políticos contendientes a los puestos de elección popular en contienda para este 2021.

La Organización no Gubernamental Causa Común informó que desde septiembre de 2020, fecha cuando empezó el periodo de las elecciones, un total de 61 políticos y 78 servidores públicos sin militancia han sido asesinados en diferentes partes del país.

Hacemos un llamado a las autoridades para decirles lo obvio, que las buenas intenciones y los discursos no son suficientes”, sentenció María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, quien además consideró que “Nuestra democracia se encuentra en asedio desde varios frentes”, entre los que se encuentra el riesgo de participar en contiendas electorales.

El narco busca colocar sus intereses políticos en México (Ilustración: Jovani Pérez Silva/Infobae México)
El narco busca colocar sus intereses políticos en México (Ilustración: Jovani Pérez Silva/Infobae México)

Los datos, recabados por Etellekt consultores, corresponden al periodo del 7 de septiembre de 2020 (cuando el Instituto Nacional Electoral -INE- dio inicio al proceso electoral) al 20 de marzo de 2021, y fueron expuestos durante el seminario “Violencia política en México en periodos electorales”.

Una de las principales hipótesis que surgen con estos crímenes políticos es acerca de la presión de narcotraficantes y otras bandas delictivas realizan. Las acciones incluyen secuestros, incendio de viviendas y financiación de candidatos, según el gobierno, que denuncia la existencia de un “partido del crimen organizado”.

Once cárteles se reparten el territorio mexicano: los de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación son los mas fuertes, según un mapa publicado en septiembre del 2020 por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF); sin embargo, en entidades como Guerrero hay más de 80 células delictivas peleándose por la plaza.

Los cárteles del narco amenazan las elecciones del próximo 6 de junio (Foto: especial)
Los cárteles del narco amenazan las elecciones del próximo 6 de junio (Foto: especial)

Así que la presencia de los sicarios puede fungir como una nueva presión con los políticos, ya que buscarían generar alianzas con los gobiernos en turno y colocar sus ideas y acciones por sobre la población de los estados donde se ubican.

En esa misma línea, Rubén Salazar, director de Etellekt, observa que el fenómeno de la violencia contra los candidatos “ha venido creciendo conforme han avanzado los procesos de alternancia” en México, especialmente desde el año 2000 cuando el Partido Revolucionario Institucional (PRI) perdió la presidencia tras gobernar durante siete décadas.

Para Salazar, ese año “se desbarató un sistema de control vertical que ejercía el presidente” hasta el nivel local. De manera que “cuando los alcaldes comienzan a tener poder para designar a sus candidatos empiezan a crecer” los asesinatos, explica Salazar. La mayoría de políticos muertos en el actual período electoral “pertenecía a partidos opositores a los gobiernos estatales”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR