Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre el “Rey de la basura” y Sandra Vaca: quiénes son los políticos acusados de dirigir una red de prostitución al interior del PRI

Este sobrenombre ha sido ligado desde décadas atrás a casos de violencia, abuso de poder, proxenetismo y corrupción; actos que han permitido a los portadores del alias liderar desde la Unión de Pepenadores, hasta el Partido Revolucionario Institucional (PRI)

  (Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

De líder de los pepenadores a líder del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el apodo “Rey de la basura” se ha hecho presente en la agenda pública desde décadas atrás por cometer casos de violencia, abuso de poder, proxenetismo y corrupción.

Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, ex líder del PRI y actualmente imputado por encabezar una red de prostitución en el partido, es hijo de Rafael Gutiérrez Moreno, quien se ganó ese título tras liderar por casi 20 años a más de 5 mil pepenadores (trabajadores de la basura) quienes laboraban para él con salarios miserables durante los años 70 y 80 en el Distrito Federal, hoy Ciudad de México.

Fue en ese reinado donde encontró su fortuna, su escaño político y su muerte: debido a su liderazgo, logró conseguir una diputación en el PRI durante el sexenio de José López Portillo. Además, se dice que, a través de vejaciones y amenazas, exigía a sus trabajadores que les regalaran a sus hijas para violarlas y así cumplir su delirio por engendrar 158 hijos.

Pero en 1987, el zar del basurero fue asesinado a sus 54 años por su propia esposa, Martha García, quien, cansada de la violencia que sufrió durante once años y la promiscuidad del reinado de su esposo, orquestó el crimen con un sicario.

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

Sin embargo, el deceso no frenaría el legado del rey, ya que su hijo, Cuauhtémoc Gutiérrez, heredaría el apodo, el negocio y el lugar dentro del PRI, partido en el que su madre, Guillermina de la Torre, conocida como “La Zarina de la basura”, buscó sin éxito una diputación y la jefatura delegacional de Iztapalapa en 2015.

Dentro del PRI, Cuauhtémoc Gutiérrez inició su vida política a los 14 años en el Frente Juvenil Revolucionario y, posteriormente, en el Movimiento Territorial. Después ejerció como diputado federal suplente, de 1991 a 1994, y luego diputado en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal del 2000 al 2003.

Su más grande ambición se daría en 2011, cuando buscó la candidatura al Gobierno del Distrito Federal por su partido, sin embargo, no recibió apoyo y fue Beatriz Paredes quien contendió por el partido tricolor en las elecciones de julio de 2012.

Irónicamente, esta derrota antecedió su escalada a la diligencia del PRI, la cual ejercería desde diciembre del 2012 hasta el 2018. No obstante, en 2014 fue destituido del cargo luego que el portal de Carmen Aristegui de MVS revelara la existencia de una presunta red de prostitución al interior del Comité Ejecutivo y apuntara a Cuauhtémoc como la cabeza de la misma.

(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

Mediante el desvío de recursos de la Secretaría de Finanzas del PRI, a cargo de Roberto Zamorano Pineda, esta red pagaba 11 mil pesos a mujeres de entre 18 a 32 años que eran reclutadas para cumplir las fantasías sexuales del Rey de la basura Jr., bajo el engaño de que trabajarían como secretarias o edecanes para el partido.

Una de las participantes del delito, es la diputada priista, Sandra Esther Vaca Cortés, quien, en ese entonces, ejercía como secretaria particular de Gutiérrez de la Torre y fungía como “filtro” para reclutar a las jóvenes engañadas que pedían trabajo. Cabe recalcar que, a pesar de las acusaciones, en enero del 2021, la funcionaria se registró como candidata a una diputación por la coalición Va por México para la jornada electoral de este 6 de junio.

La mujer, descrita en la investigación con piel blanca y largo cabello, jamás mencionaba sus apellidos a las víctimas, lo que obstaculizó su identificación durante las averiguaciones. Fue así que, mediante una solicitud de acceso a la información, el PRI confirmó al portal de noticias su identidad.

Los documentos entregados al equipo de reporteros señalaron que Sandra Esther Vaca Cortés trabajó desde 2013 como secretaria del ex líder priista, un periodo de poco más de un año, y dejó el puesto 14 días después de la publicación del reportaje en 2014, sin embargo, nunca abandonó su militancia.

A pesar de la documentación, en 2015, la entonces Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) resolvió no ejercer acción penal contra el ex líder del tricolor en la Ciudad de México.

No fue hasta septiembre del 2020 que la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) anunció la reapertura del caso debido a irregularidades durante la investigación en administraciones pasadas, entre las que destaca la ausencia de actos para esclarecer los hechos, actuaciones defectuosas de las autoridades pasadas, declaraciones insuficientes, omisiones en las averiguaciones previas, retrasos en la recuperación de pruebas, búsquedas defectuosas que pudieron impedir la localización de las víctimas, filtraciones de datos confidenciales y personales.

Finalmente hoy, 9 de marzo, casi siete años después, el diario semanal Proceso informó que un juez penal del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, giró una orden de aprehensión contra Sandra Esther Vaca Cortés, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre y Roberto Zamorano, por los delitos de trata de personas y asociación delictuosa, así como a las exempleadas Claudia Priscila Martínez y Adriana Rodríguez, quienes también actuaron como reclutadoras de la red de prostitución.

SEGUIR LEYENDO: