“A las parteras se les ve como mujeres que no saben nada”: Greta Rico, la fotógrafa que muestra cómo es posible una maternidad sin violencia obstétrica

El 8 de marzo se conmemora a todas las mujeres que resisten y luchan diariamente, por una vida libre de abusos

(Foto: Greta Rico)
(Foto: Greta Rico)

El primer llanto puede fungir como indicador del principio, pero al grito inicial de un bebé le antecede un camino más amplio. Varios meses de transformaciones para la madre y sus entornos: emociones, cuerpo, pensamiento en constante cambio y movimiento. Un recorrido que culmina, pero al mismo tiempo empieza con el parto.

Más allá del tener que acudir a hospitales como única opción, realizarse cesáreas innecesarias o sufrir violencia obstétrica por parte de “médicos calificados”, las parteras resisten -no sólo en comunidades rurales, sino en las ciudades- y continúan otorgando a las mujeres que lo deseen, otra alternativa para llevar a cabo sus procesos de embarazo y alumbramiento.

A las parteras se les ve como mujeres que no saben nada. Desde el modelo médico, las personas que ejercen la ginecología las ven como personas que no saben, que no entienden, cuando todo lo contrario. Muchas atienden bajo evidencia científica y conocimiento empírico”, mencionó para Infobae, la fotógrafa, Greta Rico.

Periodista y también educadora, Greta se ha dedicado durante los últimos años a documentar historias de mujeres desde un enfoque feminista. Y fue en esta búsqueda, cuando surgió uno de sus más reconocidos proyectos: Parteras Urbanas.

“Cuando yo decido iniciar ese camino como documentalista, me acordé que una gran amiga de hace muchísimos años se formó como partera y me llamó mucho la atención que ella estuviera practicando la partería en la Ciudad de México [...]Me pareció muy importante contar una historia que pudiera abonar a informar a las mujeres sobre los procesos fisiológicos que atraviesan sus cuerpos en procesos de transformación como lo es un embarazo”, relató Greta.

(Foto: Greta Rico)
(Foto: Greta Rico)

HASTA EN LO VISUAL, “NO” ES “NO”

Este trabajo documental fue resultado de casi tres años de trabajo, en donde Greta comenzó a involucrarse con las mujeres parteras y aquellas que estaban próximas a tener un bebé. La serie de 40 fotografías que conforman el proyecto, plasma respetuosamente la intimidad que rodea el nacimiento de los infantes, desde el empeño, amor, hasta la paciencia que tienen las parteras para atender dignamente a las mujeres.

De acuerdo con la creadora, uno de los mayores retos que atravesó durante la creación de Parteras Urbanas fue tener que cuestionarse constantemente las prácticas fotográficas violentas que suceden en otros ámbitos, para así no replicarlas.

“Algo que tengo muy presente cuando voy a hacer foto es reflexionar sobre el tema del consentimiento, que es un tema que el feminismo ha puesto sobre la mesa desde que empezó el movimiento y la realidad es que quienes estudiamos foto muy pocas veces, si no es que casi nunca y más si quien está enseñando es un hombre, no te enseñan que es importante pedir permiso antes de tomar una foto”, recalcó la artista visual.

Para Greta resulta importante informar a sus colaboradoras desde un principio, sobre el uso que se le darán a las imágenes y sobre el alcance público que estas pueden llegar a tener, para así generar un espacio de confianza en el que, si una de las participantes decide en algún momento del proceso documental que no quiere continuar, no se sienta obligada a hacerlo y pueda enunciarse.

(Foto: Greta Rico)
(Foto: Greta Rico)

“Sí hubo dos ocasiones en donde a la mitad del parto dijeron: ´quiero que se salga Greta’ y yo me tuve que ir porque así era esto y era la consigna bajo la cual yo estaba trabajando. Me tocó respetarlo y sin rollo, ya después hable con ellas y les dije: no te preocupes al final de eso se trata, de que nosotras nos empoderemos a un nivel de ya estoy a la mitad y no quiero y ya”, sentenció.

UN PROYECTO EN PUERTA

Contrario a lo que generalmente se cree, las parteras no sólo atienden a las mujeres embarazadas, sino que también ofrecen servicios ginecológicos para quienes lo necesiten. Lo anterior con la finalidad de otorgar a las mujeres formas más amables de conocer sus cuerpos y no someterse a tratamientos o procedimientos que puedan llegar a ser más invasivos, que benéficos.

Según del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), durante el 2019 se registraron 2 millones 92 mil 214 nacimientos, de los cuales, 1 millón 873 mil 377 fueron atendidos en una clínica u hospital, mientras que sólo 77 mil 848 fueron en domicilio particular.

(Foto: Greta Rico)
(Foto: Greta Rico)

Además, en México, el porcentaje de nacimientos por cesáreas se ubica por encima del valor recomendado por la Organización Mundial de la Salud (10 y 15% de cesáreas necesarias) y por los límites establecidos en la Norma Oficial Mexicana (máximo de 15% en hospitales de 2º nivel de atención y de 20% en los del 3er nivel), de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2018.

Ante este contexto, parteras de la Ciudad de México en colaboración con Greta Rico, se unieron para crear “Morada Violeta”, una colectiva feminista que busca brindar atención integral y feminista a la salud sexual y reproductiva de las mujeres, desde el modelo de la partería.

“Necesitamos más casas de partería, necesitamos más parteras y desafortunadamente por esta concepción tan colonial y de tanta discriminación hacia las mujeres que la ejercen, hay muy pocos espacios”, concluyó la activista, tras recalcar que Morada Violeta es la primera casa de partería en la CDMX que se enuncia abiertamente feminista.

SEGUIR LEYENDO: