En plena pandemia por COVID-19, sacerdote en Puebla realizó fiesta patronal con “el respaldo de Dios”

El evento reunió a una multitud de personas que asistieron a la fiesta sin ninguna medida de salud

La feria se llevó a cabo sin ninguna medida de prevención. (Foto: Captura de pantalla)
La feria se llevó a cabo sin ninguna medida de prevención. (Foto: Captura de pantalla)

La pandemia en México causada por el COVID-19 no ha terminado, ya que el aumento de casos ha demostrado que la situación continúa afectando distintos sectores del país. Pese a las advertencias de las autoridades de salud para no realizar reuniones masivas, diversas regiones del país han realizado eventos que pone en riesgo la salud de los habitantes, en esta ocasión habitantes de Puebla realizaron una fiesta patronal sin tomar ninguna medida.

El pasado 3 de febrero, vecinos de la comunidad de San Carlos del municipio de Libres, Puebla, realizaron la fiesta de su santo patrono, el sacerdote de la iglesia animó a los pobladores a realizar las fiestas y continuar con la celebración anual, ignorando por completo los protocolos sanitarios.

El padre Alejandro dijo estar “respaldado por Dios” ante la enfermedad del coronavirus, según declaró para El Sol de Puebla. En un video subido a Twitter por el mismo medio se observa una feria de juegos mecánicos donde la gente asistió sin tomar las medidas preventivas sugeridas como el uso de cubrebocas o la sana distancia.

Medios locales compartieron que ningún habitante del municipio llevó a cabo el uso del cubrebocas o la sana distancia (Foto: Captura de pantalla)
Medios locales compartieron que ningún habitante del municipio llevó a cabo el uso del cubrebocas o la sana distancia (Foto: Captura de pantalla)

El video está acompañado de la siguiente descripción: “¡Sin miedo al Covid-19! En Libres realizan fiesta patronal a pesar del decreto estatal para evitar aglomeraciones”.

El sacerdote de la comunidad declaró que obtuvo el permiso del presidente municipal, Francisco Rodríguez, para realizar las celebraciones, por lo que organizó diferentes actividades para celebrar al patrono del pueblo como si fuera un año ordinario.

Aunque el estado de Puebla regresó a semáforo rojo por el aumento de casos positivos de COVID-19, la fiesta fue realizada de manera normal, hubo baile sonidero, espectáculo de caballos, feria con juegos mecánicos, incluso se llevó a cabo el concurso para elegir a la reina de la fiesta patronal del pueblo donde los habitantes del pueblo asistieron y participaron.

(Foto: captura de pantalla Twitter/ @abcradiopuebla1)
(Foto: captura de pantalla Twitter/ @abcradiopuebla1)

Cada una de las actividades fue llevada a cabo sin respetar la regla primordial que sugiere quedarse en casa y evitar zonas concurridas, ya que son los lugares donde mayor riesgo existe de contagiarse del nuevo coronavirus.

De acuerdo con el reporte del 2 de febrero de la Secretaría de Salud de Puebla informó que cuenta con 87 municipios con casos activos y 208 municipios afectados.

Por su parte, el Gobierno de México informó que en Puebla sumó un total de 7 mil 200 defunciones hasta el 3 de febrero. El estado poblano registró 62 mil 473 casos acumulador por COVID-19 y contabilizó 18 mil 251 casos sospechosos.

(Foto: captura de pantalla Twitter/ @abcradiopuebla1)
(Foto: captura de pantalla Twitter/ @abcradiopuebla1)

Puebla no es el único estado que ha violado las normas de salud y prevención, en San Juan del Río del municipio Santiago Choápam, Oaxaca ocurrió un caso similar, tras realizar la fiesta patronal al menos 400 personas se contagiaron y 11 perdieron la vida.

A principios de enero, los habitantes del municipio de Santos Reyes Nopala, Oaxaca, realizaron un jaripeo, incluso le pidieron a los asistentes que se quitaran el cubrebocas para gritar mejor. La fiesta se volvió viral ya que subieron a redes sociales el momento exacto en que el animador del evento decía la frase.

Por su parte, autoridades de la Ciudad de México pidieron a los ciudadanos a no reunirse a celebrar el día de la candelaria por el riesgo que implican las reuniones, al ser una tradición de gran magnitud en el país, el gobierno sugirió evitar visitar a la familia y posponer esta celebración para cuando existan las condiciones adecuadas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS