Quién tomaría las riendas del Gobierno Federal si se complica la salud de AMLO por COVID-19

El presidente de México es de la tercera edad y padece hipertensión, dos de los factores que aumentan el riesgo de que la enfermedad se complique

(Foto: Reuters / Henry Romero)
(Foto: Reuters / Henry Romero)

Este domingo por la tarde, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmó que fue diagnosticado con COVID-19, enfermedad que ha infectado a 1,763,219 mexicanos, así como ha cobrado la vida de 149,614 desde que la pandemia llegó a territorio nacional.

A pesar de que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, encabeza por el momento las tradicionales conferencias matutinas, usuarios de redes sociales se han preguntado qué dicta la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en dado caso de que la salud del primer mandatario se agrave.

Cabe recordar que López Obrador, de 67 años de edad, padece hipertensión, dos de los factores que aumentan el riesgo de que la enfermedad se complique.

La Constitución no especifica quién asume las funciones del presidente en caso de que sufra alguna enfermedad, tal como ahora, pero sí aclara qué sucedería si pide licencia temporal o definitiva. Según los artículos 84 y 85, el mandatario puede solicitar una licencia por hasta 60 días naturales.

Foto: Presidencia de México.
Foto: Presidencia de México.

En un escenario en el que el mandatario necesitara un relevo definitivo, el Congreso tendría que nombrar a una persona en su sustitución en un plazo no mayor a 60 días, en tanto que la titular de Gobernación asumiría sus funciones temporalmente, tal como lo hizo esta mañana y lo continuará haciendo hasta que el presidente de México convalezca por completo.

“En caso de falta absoluta del Presidente de la República, en tanto el Congreso nombra al presidente interino o substituto, lo que deberá ocurrir en un término no mayor a sesenta días, el Secretario de Gobernación asumirá provisionalmente la titularidad del Poder Ejecutivo”, detallan los artículos.

Cabe destacar que durante ese periodo, quien encabece el cargo presidencial no podrá quitar ni nombrar secretarios de Estado sin autorización previa del Senado.

“Quien ocupe provisionalmente la Presidencia no podrá remover o designar a los Secretarios de Estado sin autorización previa de la Cámara de Senadores”, precisa el artículo.

(Foto: captura de pantalla Constitución Política de México)
(Foto: captura de pantalla Constitución Política de México)

Además, si la falta absoluta del mandatario ocurriera en los primeros cuatro años del periodo, el Congreso deberá nombrar a un Presidente sustituto para que termine el mandato.

No obstante, López Obrador lleva dos años de mandato, por lo que en esa situación, el Congreso tendría que convocar primero a sesión extraordinaria para formar un Colegio electoral que designe a un sustituto para terminar el sexenio.

Luego del anuncio de su contagio, el Jefe del Ejecutivo aseguró que se mantendrá al tanto de los asuntos públicos desde Palacio Nacional. Fue así que esta mañana estaba programada una llamada telefónica con su homólogo ruso, Vladimir Putin, para acordar el envío de la vacuna rusa Sputnik V contra el COVID-19.

(Foto: captura de pantalla Constitución Política de México)
(Foto: captura de pantalla Constitución Política de México)

Durante la conferencia vespertina de ayer, José Luis Alomía, director de Epidemiología, informó que la salud de López Obrador está siendo vigilada por especialistas en COVID-19.

“Felizmente, el presidente se encuentra estable y los síntomas son leves. Está resguardado en su domicilio y en este momento, y desde que inició con los síntomas, el equipo de médicos que se conformó para una situación se encuentra bajo su atención”, apuntó el funcionario en conferencia de prensa.

Expresó que estos médicos son especialistas en la materia y son coordinados por Jorge Alcocer, secretario de Salud. Ellos darán un seguimiento puntual de la salud del Jefe del Ejecutivo para que tenga una pronta recuperación.

MÁS SOBRE ESTE TEMA