Eclipse penumbral de Luna: cómo verlo desde México la madrugada de este lunes 30 de noviembre

El doctor Raúl Mújica, astrónomo del INAOE y del Comité Nacional Noche de las Estrellas, nos explicó las claves para observar el fenómeno que ocurrirá en la madrugada del 30 de noviembre

El cuarto y último eclipse de Luna del 2020 ocurrirá en la madrugada del 30 de noviembre (Foto: REUTERS/Carlos Jasso)
El cuarto y último eclipse de Luna del 2020 ocurrirá en la madrugada del 30 de noviembre (Foto: REUTERS/Carlos Jasso)

Desde la Antigüedad, los eclipses han despertado la fascinación del ser humano. A lo largo de los siglos, distintas civilizaciones intentaron explicar estos fenómenos astronómicos a través de mitos y leyendas. En la cultura china se atribuían a ataques de dragones celestiales. En los años de la polis griega se creía que eran producidos por el poder del Dios Zeus. Y en las crónicas de los primeros reyes de Babilonia, se narró que un gran fuego consumió el cielo.

A pesar de que hoy conocemos la razón científica que hay detrás del evento, su belleza nos sigue cautivando. Y por eso, muchos queremos contemplar el eclipse de Luna que ocurrirá en la madrugada de este lunes 30 de noviembre.

Para poder seguir la función que protagonizará en el cielo nuestro satélite, el doctor Raúl Mújica, astrónomo del INAOE y miembro del Comité Nacional Noche de las Estrellas, atendió en entrevista telefónica a Infobae México, y explicó todas las claves que se deben conocer para disfrutar con detalle del fenómeno. Y la buena noticia es que no es necesario ser experto, ni contar con instrumentos profesionales para observarlo.

“El lunes 30 de noviembre, a eso de las 01:30 de la mañana (hora Ciudad de México), lo que vamos a tener es el inicio de un eclipse penumbral”, comenzó explicando el doctor Raúl Mújica.

Qué es un eclipse penumbral

La sombra de la Tierra tiene dos partes: la umbra y la penumbra. Cuando la Luna entra en la umbra, la parte interior y más oscura, se produce un eclipse total. Cuando el satélite, en cambio, se mete solo en la penumbra, la parte exterior y más tenue, hablamos de un eclipse penumbral. Este lunes, la Luna atravesará la penumbra, y por eso, se oscurecerá levemente (GIF: Jovani Pérez/Infobae México)
La sombra de la Tierra tiene dos partes: la umbra y la penumbra. Cuando la Luna entra en la umbra, la parte interior y más oscura, se produce un eclipse total. Cuando el satélite, en cambio, se mete solo en la penumbra, la parte exterior y más tenue, hablamos de un eclipse penumbral. Este lunes, la Luna atravesará la penumbra, y por eso, se oscurecerá levemente (GIF: Jovani Pérez/Infobae México)

Los eclipses de Luna ocurren cuando el Sol, la Tierra y nuestro satélite se alinean. La Luna atraviesa entonces la sombra de nuestro planeta, que está dividida en dos partes: la umbra y la penumbra.

“Resulta que la sombra de la Tierra tiene dos componentes, un componente que se llama la umbra, que es la parte más oscura de la sombra, y otra parte que es más tenue, que se llama la penumbra, y que está alrededor. Son como dos conos: uno interno que es la umbra, y otro externo que es la penumbra”, indicó el astrónomo.

Dependiendo de qué zona de la sombra atraviese la Luna, existen tres tipos de eclipse: total, parcial y penumbral.

“El eclipse total se produce cuando el satélite se mete en la umbra; entonces generalmente la Luna cambia de color y se ve roja, porque la sombra de la Tierra tiene ese color. Por eso algunos la llaman Luna de Sangre”, explicó Mújica García.

“Un eclipse parcial ocurre cuando la Luna pasa por la umbra pero no entra completamente, solo cubre una fracción del disco, entonces pues se ve digamos como mordida, se ve una parte oscura. Y hay un tercer eclipse que son los penumbrales, que es cuando la Luna solamente pasa por la penumbra, digamos la sombra más tenue”.

El fenómeno que veremos en la madrugada del 30 de noviembre es un eclipse penumbral. Es decir, el satélite atravesará la penumbra: el cono exterior y más débil de la sombra de nuestro planeta. Por ese motivo, la superficie lunar se oscurecerá solo levemente, y el efecto será más difícil “de apreciar a simple vista”.

A pesar de esto, podrá contemplarse desde cualquier parte del mundo, y para avistarlo desde México, el Doctor Raúl Mújica nos explicó los pasos que debemos seguir y las principales recomendaciones.

Fecha y hora

Este año 2020, el cuarto y último eclipse de Luna llegará a punto para cerrar el mes. Tendrá lugar, exactamente, en la madrugada del lunes 30 de noviembre, a la 01:30 horas.

“La Luna va a pasar por la parte sur de la penumbra de la Tierra, y empieza a la 01:30, 01:32. El máximo va a ser a las 03:42 y va a terminar el eclipse a las 05:53 de la mañana. Son más de cuatro horas, son cuatro horas y 21 minutos lo que va a durar”, aclaró el astrónomo.

Desde qué lugar observarlo

El doctor Raúl Mújica confirmó que el espectáculo podrá apreciarse incluso desde las grandes ciudades (Foto: REUTERS/Lisi Niesner/Archivo)
El doctor Raúl Mújica confirmó que el espectáculo podrá apreciarse incluso desde las grandes ciudades (Foto: REUTERS/Lisi Niesner/Archivo)

Los eclipses de Luna, a diferencia de los solares, pueden contemplarse desde cualquier punto del planeta siempre que sea de noche.

“La ventaja de los eclipses de Luna es que se pueden ver en casi todo el mundo, donde es de noche. Cuando sucede, lo vemos en todo el lado nocturno del planeta porque estamos parados en el objeto que produce la sombra. Ya que la Tierra produce la sombra, entonces el eclipse lo podemos ver en todos lados”,

Aunque siempre se recomienda observar el cielo desde lugares alejados de la contaminación lumínica, estos fenómenos pueden avistarse sin problema desde las grandes ciudades.

“Observar el cielo siempre es mejor en cualquier sitio oscuro, lejos de las luces de la ciudad, pero en estos eclipses en el caso de la Luna se pueden ver desde la ciudad. Ahora con la pandemia la sugerencia más bien es que suban a la azotea y que lo aprecien un ratito”, agregó Mújica García. “Lo podemos ver todo siempre que esté despejado, sin nubes. No causan daño a la vista, así que no necesitamos ninguna protección especial”.

Cómo observarlo

La mejor forma de observar el cambio en el brillo de la Luna es tomar dos fotografías: una antes de comenzar el eclipse, y la otra, mientras esté ocurriendo (Foto: AFP/Philip FONG/Archivo)
La mejor forma de observar el cambio en el brillo de la Luna es tomar dos fotografías: una antes de comenzar el eclipse, y la otra, mientras esté ocurriendo (Foto: AFP/Philip FONG/Archivo)

Para ser testigo del eclipse, no es necesario contar con instrumentos profesionales de observación. No se requieren telescopios ni binoculares, y de hecho, se desaconsejan si queremos apreciar a nuestro satélite completo.

“Los telescopios generalmente lo que tienen es que su campo de visión es muy pequeño, entonces se utilizan para ver detalles, por ejemplo, en el caso de la Luna, que es un objeto muy grande en el cielo, con un telescopio podemos ver los cráteres, podemos ver un pedazo de la Luna [...] Un telescopio es un campo de visión que es más pequeño, entonces solamente vamos a ver un pedacito de la esfera. A algunos les gusta observar con telescopio los eclipses la Luna, pero, la verdad es que la belleza de estos es ver el objeto completo, a simple vista. Puedes contemplarlo con un telescopio, pero no van a ver algo espectacular en este caso”, aclaró el astrónomo.

En su opinión, la mejor manera de advertir el oscurecimiento de la Luna es tomar dos fotografías. Para capturar estas imágenes, aclaró, no es necesario ser profesionales y podemos hacerlo incluso con la cámara de nuestro celular.

“Es un poco difícil de apreciar la diferencia entre el eclipse penumbral y una Luna llena normal con un poquito de neblina por ejemplo. La sombra, la penumbra, es muy tenue, entonces el efecto del brillo de la Luna no es tan fácil de advertir a simple vista. Lo que estamos sugiriendo es que tomen una foto antes, y una foto durante el eclipse, y que después comparen las dos fotos. Si tomas en las mismas condiciones la foto, van a poder observar que hay diferencia en el brillo de la Luna”, aconsejó el doctor.

“Incluso hasta con teléfonos celulares se puede obtener, lo único que necesitamos es que de preferencia lo pongan en un trípode, en una base, y que configuren un poquito su disparador si es que pueden, pero ahora las cámaras son automáticas, y ya te miden el brillo, etc.”

Aunque se trata de una hora y de un día complicado, Raúl Mújica aseguró que merecerá la pena desvelarse y dirigir la mirada hacia la Luna.

“La hora no es la mejor la verdad, y además, el día, porque hay que empezar la semana. A lo mejor te vas a desvelar un poquito, pero yo creo que observar el cielo vale la pena. Observen desde el inicio, aguanten a ver si llegan a la totalidad, y después, al día siguiente, usen mucho café para estar en las clases en el trabajo, y todo”, concluyó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El fascinante hallazgo de astrónomos mexicanos: detectaron un exoplaneta gaseoso tipo Saturno

Un telescopio ubicado en México halló dos exoplanetas: así fue el descubrimiento de SAINT-EX

Un hoyo negro en el centro de la Vía Láctea: la relación del mexicano Luis Felipe Rodríguez y el Nobel de Física 2020

El fascinante hallazgo de astrónomos mexicanos: detectaron un exoplaneta gaseoso tipo Saturno