La verdad sobre la “plaga” de cucarachas en Tlatelolco

Pueden generar enfermedades como salmonelosis o propiciar infeciones por E coli, huyen de la luz y son expertas en supervivencia

En Tlatelolco, sitio urbano, estos insectos abundan durante las noches (Foto: Antonio San Juan)
En Tlatelolco, sitio urbano, estos insectos abundan durante las noches (Foto: Antonio San Juan)

Cucarachas en la Unidad Habitacional Tlatelolco son comunes, pues se trata de insectos adptados a un entorno urbano, sin embargo, los vecinos del lugar desconocen de plagas, aunque sí las han visto en jardineras y estacionamientos, especialmente, durante la noche.

El fin de semana pasado circularon reportes sobre estos invertebrados del orden blattodea entre los edificios de Tlatelolco, algo que trabajadores de limpieza atribuyeron a la acumulación de basura.

Uno de estos empleados aseguró que, en su experiencia (seis años trabajando en el bloque de viviendas), las cucarachas están en departamentos, porque buscan espacios cálidos y viven entre los muebles, junto con chinches. Cuando algún habitante de la unidad se deshace de sillones o roperos, es común que en ellos estén esta clase de insectos.

Los ancestros de las cucarachas datan de hace 300 millones de años (iStock)
Los ancestros de las cucarachas datan de hace 300 millones de años (iStock)

También pueden encontrarse entre las bolsas de basuras que habitantes de la Colonia Guerrero y aledañas, dejan frente a la estación del Metro Tlatelolco.

Doña Yeni, barrendera con 15 años en la unidad habitacional, contó que sí ha visto cucarachas en el edificio Antonio Rosales, adjunto a la avenida Ricardo Flores Magón. Además ha notado la presencia de hormigas, pero refiere que esto no es algo nuevo, pues los insectos buscan desperdicio para alimentarse.

Al menos seis vecinos y dos locatarios negaron que hubiera una plaga en la sección 2 y 3 de la unidad habitacional. Sin embargo, Laura Castillo afirmó que “siempre” ha habido cucarachas de un tamaño mayor a 3 centímetros. Lo han reportado a las “autoridades”, pero el problema sigue.

Pese a los letreros, las personas abandonan su basura en banquetas y jardineras (Foto: Antonio San Juan)
Pese a los letreros, las personas abandonan su basura en banquetas y jardineras (Foto: Antonio San Juan)

El oficial López, quien patrulla por la unidad con su bicicleta, dijo que no tenía reportes de estos insectos en la sección 2. Pero hace una semana supo de una plaga cerca de la Plaza de las Tres Culturas, junto a una construcción improvisada con triplay y láminas, hechas por quienes laboran en reparaciones al templo de Santiago.

Mientras que el vigilante de uno de los estacionamientos dijo que “salen poquitas” en la noche, y las ve cuando hace sus rondines, pero si puede, las aplasta. Aunque destacó que miden unos 5 centímetros; tampoco consideró que se tratara de algo extraordinario.

Las cucarachas viven en matorrales, bosques, grutas, incluso en zonas desérticas, otras más tienen hábitos acuáticos y pueden permanecer varios minutos bajo el agua. Pero aquellas localizadas en barcos o ciudades son del tipo doméstico, de acuerdo con un artículo de la revista Ibero Diversidad Entomológica.

Doña "Yeni" dijo que estos insectos no son algo nuevo y en sus 15 años de trabajo siempre las ha visto  (Foto: Antonio San Juan)
Doña "Yeni" dijo que estos insectos no son algo nuevo y en sus 15 años de trabajo siempre las ha visto (Foto: Antonio San Juan)

Aquellas domésticas son omnívoras (que comen plantas, frutos y otras sustancias orgánicas como partes de animales), es decir, comen lo que encuentran; y causan daño por lo que estropean que por lo que consumen.

La temperatura óptima a la que muestran mayor actividad oscila alrededor de los 20º C, presentando reacciones y movimientos torpes a temperaturas extremas”, explica Felipe Pascual Torres del Departamento de Zoología adscrito a la Facultad de Ciencias en la universidad de Granada.

Raúl Esnaurrizar, responsable sanitario de fumigaciones Garco, recomienda que las personas lleven su propia bolsa para transportar productos del supermercado o la tienda, para evitar contaminación de cucarachas, pues estos locales podrían albergar a los insectos en sus almacenes.

Un trabajador de limpieza se quejó de que la gente no usa los contenedores y "no se ve la barrida" (Foto: Antonio San Juan)
Un trabajador de limpieza se quejó de que la gente no usa los contenedores y "no se ve la barrida" (Foto: Antonio San Juan)

Destacó que estos insectos son los más exitosos en supervivencia de entornos urbanos y requieren de factores básicos para desarrollarse, tales como la humedad, disposición de alimentos y refugio. Mencionó que si ya existe un problema de plaga debe llamarse a expertos, especialmente, a quienes tengan un certificado y calificaciones ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

“El problema en México es que pasa un chavo y te dice, te cobro 20 pesos, te fumigo, y la gente se los da, y no sabe que lo que le está poniendo es un producto que ni siquiera está indicado o que no es para una casa habitación, y entonces, no solucionas el problema. No se debe creer en mitos urbanos, que la comadre te diga que el ácido bórico, o que le pongas mantequilla y vinagre, todos estos problemas caseros agravan el problema”, advirtió.

En cuanto a las cucarachas de Tlatelolco, también se les ve en los llamados “hongos”, contenedores con esta forma dispuestos en la unidad habitacional e identificados por color según se deposite en ellos materiales orgánicos o inorgánicos. Aunque un trabajador de limpieza aseguró que en los “hongos” también abundan ratas.

Pueden esparcir hasta 26 enfermedades, según el fumigador de Garco (Foto: Archivo)
Pueden esparcir hasta 26 enfermedades, según el fumigador de Garco (Foto: Archivo)

“Los blatodeos muestran una cierta tendencia al gregarismo, al menos en los estadios jóvenes. Aunque si bien se encuentra a menudo numerosos individuos adultos reunidos en un mismo sitio, parece deberse mayormente a una respuesta común a determinados estímulos que a un cierto instinto de sociedad, aunque sea rudimentaria”, refiere el entomólogo Felipe Pascual Torres.

Los ancestros de estos insectos datan de hace aproximadamente 300 millones de años, llegan a medir hasta siete centímetros. El orden Blattodea tiene catalogadas más de 4,600 especies en ocho familias. Pueden esparcir patógenos como salmonela y E coli, lo que genera problemas estomacales y diarrea. Son lucífugas, es decir, huyen de la luz, por ello es común encontrarlas de noche, o en sitios sin iluminación.

No obstante que la acumulación de basura es un factor para que haya cucarachas, en la unidad habitacional Tlatelolco opera el servicio de recolección de residuos toda la semana. Pero al recorrer el lugar es posible observar basura en las jardineras, bolsas de basura abandonadas en las banquetas, todo, a pesar de que hay contenedores para ello.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: