Violencia en Guerrero: asesinaron a directora de hospital rural

Un informe, publicado este mayo sobre la situación actual en el estado al sur del país y uno de los más pobres, aseguró que la entidad representa "el mayor desafío para el presidente Andrés Manuel López Obrador"

Después del ataque a balazos contra Honorato Gabriel, los sicarios intentaron huir del lugar. Sin embargo, fueron detenidos por elementos de la Guardia Nacional (Foto: REUTERS/Luis Cortes)
Después del ataque a balazos contra Honorato Gabriel, los sicarios intentaron huir del lugar. Sin embargo, fueron detenidos por elementos de la Guardia Nacional (Foto: REUTERS/Luis Cortes)

Este viernes, alrededor de las 18:00 horas, fue asesinada a balazos la directora del Hospital Básico Comunitario del municipio de Huamuxtitlán, Guerrero, Heréndira Honorato Gabriel. Hasta el momento se desconocen las causas y qué grupo criminal perpetró el crimen.

La doctora del hospital rural, ubicado en la Montaña Alta, perdió la vida después de que un comando fuertemente armado la ejecutó sobre la carretera federal Tlapa–Puebla, en la zona de La Cañada, aledaña al municipio.

Después del ataque a balazos contra Honorato Gabriel, los sicarios intentaron huir del lugar. Sin embargo, fueron detenidos por elementos de la Guardia Nacional.

De acuerdo con el reporte del gobierno de Guerrero, la directora del Hospital Básico Comunitario viajaba por la carretera Tlapa–Puebla cuando fue baleada por los pistoleros. Resultando herida, fue trasladada a un hospital, donde posteriormente falleció.

Habitantes de Huamuxtitlán “se concentraron con la finalidad de apoderarse de los detenidos y hacer justicia por su propia mano” (Foto: Carlos Alberto Carbajal/Cuartoscuro)
Habitantes de Huamuxtitlán “se concentraron con la finalidad de apoderarse de los detenidos y hacer justicia por su propia mano” (Foto: Carlos Alberto Carbajal/Cuartoscuro)

Los presuntos agresores fueron detenidos por policía de la Guardia Nacional: no obstante, La Jornada reportó que habitantes de Huamuxtitlán “se concentraron con la finalidad de apoderarse de los detenidos y hacer justicia por su propia mano”.

Un informe publicado este mayo sobre la situación actual de violencia en el estado de Guerrero, en el sur del país y uno de los más pobres, aseguró que la entidad representa “el mayor desafío para el presidente Andrés Manuel López Obrador y su apuesta para reducir la violencia criminal sin usar la fuerza militar”.

La competencia criminal es feroz, la corrupción es generalizada y la colusión policial desenfrenada

Esta entidad demuestra que el presidente “se ha quedado corto en sus promesas” para frenar la violencia, indicó The International Crisis Group. “Guerrero ilustra cómo las nuevas políticas de López Obrador por sí solas resultan insuficientes para mitigar conflictos violentos”, indicaron.

La violencia no ha cesado a pesar de la emergencia sanitaria por el coronavirus (Foto: Bernardino Hernández/Cuartoscuro)
La violencia no ha cesado a pesar de la emergencia sanitaria por el coronavirus (Foto: Bernardino Hernández/Cuartoscuro)

El informe de la organización independiente, titulado “La guerra cotidiana: Guerrero y los retos a la paz en México” fue realizado con docenas de entrevistados, incluidas autoridades de todos los niveles, víctimas, desplazados e incluso con narcotraficantes e integrantes de autodefensas, durante gran parte de 2019.

De acuerdo con el texto, ya son al menos 40 grupos los que luchan por imponer su propia ley, incluidas las organizaciones criminales y también las autodefensas, que nacieron como una resistencia a la violencia de los primeros y en varias ocasiones acabaron convertidas en grupos parecidos a los que buscaron combatir.

Además, indicaron que “las perspectivas inmediatas para reducir la violencia en Guerrero son desalentadoras”, sobre todo en este momento, cuando el país atraviesa la epidemia de COVID-19. Pues las organizaciones usaron, usan y usarán la contingencia de salud para intentar consolidar su poder, alertaron.

Una solución rápida no es posible

La violencia de los últimos, años, que comenzó sobre todo tras el inicio de la llamada “Guerra contra en narcotráfico” lanzada por el entonces presidente Felipe Calderón (2006-2012), ha sido incalculable: además de las víctimas de homicidio, están los desaparecidos y los desplazados, por ejemplo.

Guerrero cuenta con la presencia de al menos 40 organizaciones que buscan el control de la entidad (Mapa: Infobae México)
Guerrero cuenta con la presencia de al menos 40 organizaciones que buscan el control de la entidad (Mapa: Infobae México)

Guerrero, uno de los bastiones desde hace varias décadas para la producción de marihuana y amapola, que se convierte en heroína, además es uno de los sitios que mejor representa, de acuerdo con el informe, cómo el estado puede convertirse en aliado del crimen organizado.

Asimismo, se le suman la corrupción, el pago de sobornos y la intimidación constante de funcionarios de todos los niveles. “Un habitante de una ciudad mediana que dijo haber sido víctima de extorsión por parte de la policía local señaló que ‘la pregunta no es si la policía es corrupta o no … sino quién [qué fuerza policial] trabaja con quién [qué grupo criminal]’”, recoge el informe.

A pesar de que López Obrador lanzó una promesa “audaz” de llevar la paz a México, indicó el informe, con su intención de evitar el conflicto armado (a pesar de la creación de la Guardia Nacional) y de un ambicioso proyecto de programas sociales, “persisten graves dudas sobre si el gobierno les ha dado continuidad a estas políticas y si, en cualquier caso, funcionarán”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Violencia en Guerrero: encuentran siete cadáveres en el municipio de Copanatoyac

Desplazamientos por violencia del crimen organizado, la otra epidemia que azota al estado de Guerrero

Normalistas vandalizaron la sede del Congreso de Guerrero; rechazaron las nuevas investigaciones sobre el caso Ayotzinapa

Narcotráfico en México: encuentran dos cuerpos decapitados con mensaje en Guanajuato