La verdad sobre la cuenta de López Obrador en Twitter

A través de distintas herramientas consultas a analistas fue posible elaborar un perfil de la cuenta del presidente de la red social

Se analizó con tres herramientas digitales la cuenta de Twitter de López Obrador (Foto: Moisés Pablo / Cuartoscuro)
Se analizó con tres herramientas digitales la cuenta de Twitter de López Obrador (Foto: Moisés Pablo / Cuartoscuro)

Con la ayuda de distintas herramientas de análisis para Twitter y consultas a analistas fue posible obtener información que describe la cuenta oficial del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Dichas plataformas escanean tanto el uso de la cuenta como el de las personas que la siguen, con ello se pudo obtener un resultado que deja poco a la interpretación, pues los datos expuestos no surgen de una intencionalidad, sino de parámetros como la frecuencia y horarios en los que se utilizan.

Sitios de acceso gratuito como Sparktoro, Botometer o Twitteraudit pueden presentar en pocos segundos un análisis objetivo de una cuenta, sus interacciones y del grupo social que lo rodea; sin embargo, no pueden describir el objetivo de las interacciones, pues una “cuenta sospechosa” puede estar a favor o en contra de una cuenta legítima y verificada.

Al utilizar estas herramientas de medición en la cuenta de Twitter verificada del presidente López Obrador (@lopezobrador_), los datos revelan lo siguiente.

Análisis del Twitter de AMLO (Foto: Cortesía)
Análisis del Twitter de AMLO (Foto: Cortesía)

De acuerdo con Botometer, herramienta que indica el comportamiento de las cuentas, esta cuenta fue abierta el 13 de octubre del 2009, ha generado 4,848 tuits, sigue a 252 cuentas y lo siguen 6,989,816 cuentas.

Sobre sus últimas 200 publicaciones, los días de mayor actividad son los días viernes y la hora a la que más publica es a las 07:00 horas, justo cuando encabeza las conferencias matutinas desde Palacio Nacional.

Análisis del Twitter de AMLO: horas en que más utiliza su cuenta  (Foto: Cortesía)
Análisis del Twitter de AMLO: horas en que más utiliza su cuenta (Foto: Cortesía)

Twitteraudit, en su versión gratuita, indica que de los 6,989,816 seguidores de AMLO, 1,668,863 (26%) son falsas y que los 4,901,462 restantes (74%) son cuentas reales. Al mismo tiempo indica que la calificación a la cuenta de López Obrador, señalada con un medidor de rojo, naranja y verde, la sitúa en verde, como señal de una cuenta real.

TwitterAudit Report AMLO, indicador de cuentas presuntamente apócrifas (Foto: Steve Allen)
TwitterAudit Report AMLO, indicador de cuentas presuntamente apócrifas (Foto: Steve Allen)

Sparktoro otorga otro tipo de calificación a los seguidores de López Obrador basado en su comportamiento. Pues de acuerdo al criterio de esta herramienta 3,936,989 (56.4%) de sus seguidores son falsos; sin embargo, cabe destacar que esta estadística no está basada en el 100% de los seguidores de AMLO, pues el método de calificación está basado en una muestra de 2,000 cuentas aleatorias de las 100,000 cuentas más recientes que siguen a López Obrador, luego analiza más de 25 factores correlacionados con cuentas de spam, bot y baja calidad.

La calificación de baja calidad explica a detalle el porcentaje de actividad de los usuarios en distintos rubros:

Inactivo por más de 120 días (% de nuestras cuentas de muestra que no han tuiteado en más de 120 días): 6%

Imagen de perfil predeterminada (% de cuentas de muestra que usan la imagen de perfil predeterminada de Twitter): 23%

Problemas de URL (% de cuentas de muestra que no tienen una URL o una URL que no se resuelve en su perfil): 97%

Número de tuits (% de cuentas de muestra de más de un año con un número muy bajo de tuits): 16%

Tiempos listados (% de cuentas de muestra que se encuentran en un número inusualmente pequeño de listas): 99%

Número de seguidos (% de cuentas de muestra que siguen un número inusualmente pequeño de cuentas): 92%

Nuevo usuario de Twitter (% de nuestras cuentas de muestra que han creado su cuenta en los últimos 90 días): 74%

Nombre para mostrar (% de cuentas de muestra cuyo nombre para mostrar coincide con las señales relacionadas con el correo no deseado): 57%

Problemas de ubicación (% de cuentas de muestra que utilizan una ubicación que no coincide con ningún nombre de lugar conocido): 85%

Sobre compartir (% de cuentas de muestra que enviaron un volumen anormalmente grande de tuits cada día): 3%

Número de seguidores (% de cuentas de muestra que tienen un número sospechosamente pequeño de seguidores): 94%

Palabras clave de perfil (% de cuentas de muestra que utilizan palabras clave relacionadas con spam en la descripción de su perfil): 70%

La lectura simple de estos datos podría prestarse a más de una interpretación, por tal motivo se debe de tener la noción del contexto en el que se publican, así como de un lenguaje especializado en redes sociales para evitar caer en falsas impresiones.

El reclamo de AMLO

El mandatario pidió esclarecer el tema de bots en redes sociales (Foto: Galo Cañas / Cuartoscuro)
El mandatario pidió esclarecer el tema de bots en redes sociales (Foto: Galo Cañas / Cuartoscuro)

Desde que el jefe del ejecutivo federal increpó, durante la mañanera del lunes 4 de mayo, a las principales redes sociales del mundo, la óptica mediática se centró en el discurso pronunciado por el mandatario en pro de la transparencia de recursos generados por los llamados bots en Facebook y Twitter.

“Me explicaban un mecanismo para neutralizar a los bots, me decían algunos, y es importante hacer una exposición sobre eso, sobre las redes, también para pedirle a Twitter y ‘Face’ que nos expliquen cómo es que venden publicidad para bots, y además cuánto ingresa a las empresas de México por compra de publicidad”, dijo durante conferencia de prensa.

La duda planteada por el jefe del ejecutivo no quedó en el aire por mucho tiempo, pues Twitter México contestó ese mismo día, al mismo tiempo que se desmarcó de toda fuente de recursos generadas por estas prácticas de golpeteo político.

“Como cada trimestre Twitter reportó sus ingresos, producto de los servicios que ofrece la plataforma, con foco en la venta de publicidad. El reporte desglosa las cifras relevantes para entender cómo se generan los ingresos del servicio”, junto con un vínculo que lleva al desglose de los recursos.

La empresa del pajarito azul contestó ese mismo día  (Foto: Reuters / Brendan McDermid)
La empresa del pajarito azul contestó ese mismo día (Foto: Reuters / Brendan McDermid)

Aún con esta respuesta, en la empresa creada por Jack Dorsey se presentan diversos casos de señalamientos masivos en contra de diversas figuras públicas (periodistas, políticos, marcas, sociedades, etc.) que no necesariamente corresponden con un comportamiento habitual de usuarios comunes.

Entonces, se deben de tener algunas consideraciones previas para poder abordar este tema, pues el lenguaje específico del fenómeno de la interacción en redes resulta ajeno a mucha de la gente que quiere comprenderlo ahora que está en la agenda pública.

Primero se tiene que atender las definiciones más básicas. Bot viene de la palabra robot, pero acortada y se refiere a un tipo de programa informático autónomo que es capaz de llevar a cabo tareas concretas e imitar el comportamiento humano. Al ser un sistema de programación, los mecanismos de seguridad de Twitter y Facebook lo pueden detectar y neutralizar, de hecho, penalizan este comportamiento.

Las cuentas que incurren en estos comportamientos suelen ser penalizadas en automático (Foto: Archivo)
Las cuentas que incurren en estos comportamientos suelen ser penalizadas en automático (Foto: Archivo)

Twitter no recibe ingresos por automatización maliciosa. La automatización, o los llamados ‘bots’, que se utilizan con fines de mala fe están prohibidos en Twitter", agregó la rede social en la respuesta dirigida al presidente.

Otro término que entra en juego para poder explicar el comportamiento de algunas cuentas es el de sockpuppet o títeres de calcetín. Este concepto alude a una identidad en línea utilizada con fines de engaño. Se optó por esta definición pues hace referencia a la manipulación de un títere de mano simple hecho de un calcetín. Actualmente se usa para atacar o defender a una persona u organización, con la idea de influir en la opinión pública. Al no ser un bot, puede eludir la seguridad básica de las empresas ubicadas en Silicon Valley; sin embargo, tras un análisis más extenso, un sockpuppet puede ser rastreado e identificado pues presenta un patrón sospechoso de comportamiento en redes.

Cabe destacar que las interacciones que genera un sockpuppet no gratifica a ninguna red social, entonces el informe que presentó Twitter sólo resuelve la mitad de la duda planteada por el mandatario nacional, pues si bien explica que no se puede lucrar con el uso de bots en Twitter, no explica la campaña de desprestigio que asegura hay en su contra.

Alberto Escorcia, analista de este fenómeno y director de Lo Que Sigue, explicó a Infobae México que aparte de leer las especificaciones del perfil, otro método efectivo para entender los ataques coordinados consiste en seguir las tendencias, mismas que se pueden entender como orgánicas (legítimas) y no orgánicas (ilegítimas).

Existen otros métodos a parte de los bots para atacar gente en Twitter Foto: Reuters / Fabrizio Bensch)
Existen otros métodos a parte de los bots para atacar gente en Twitter Foto: Reuters / Fabrizio Bensch)

Cuando Infobae preguntó respecto al uso de los sockpuppet o algún otro método de atacar a una figura pública, el analista contestó:

"Eso es más bien para Estados Unidos. Acá en México estamos muy adelantados en esos temas [...] lo que comenzaron a contratar a aquí fueron personas reales en masa que les pagan muy barato para hacer trending topics. De hecho aquí lo difícil de detectarlos es que ya no son tan automatizados; en realidad ya no existen los bots.

Lo que existe ahora son grandes ejércitos de personas, generalmente adolescentes o estudiantes de comunicación, que los activan a través de grupos de Facebook y se ponen a tuitear sin ayuda de ningún programa.

Ahora, la única manera de detectarlos es con un término que se llama coordinación [...] Solamente con un análisis gráfico, es decir, si metemos los los tuits a un programa que grafica los trending topics ya es cuando podemos ver si se pusieron de acuerdo o no un montón de gente para hacer una tendencia".

El apodo es bots, pero ya no son bots. Son ejércitos pagados de personas

Se suelen contratar a adolescentes y estudiantes de comunicación para estas tareas (Foto: Archivo)
Se suelen contratar a adolescentes y estudiantes de comunicación para estas tareas (Foto: Archivo)

Respecto a las herramientas que validan la calidad del usuario y sus seguidores, Escorcia especificó que pueden funcionar como guía, pero no como un resultado fidedigno en sí mismo. Él recomendó usar trendsmap para rastrear las tendencias.

“Esas herramientas no son confiables, pues suelen confundir a personas reales [...] son una guía, pero no son la panacea. Yo lo que recomiendo es el análisis gráfico de las tendencias. Otra cualidad es que repiten los mensajes, hay que pensar que son chavos que les pagan muy poco, entonces no tienen mucho tiempo de creatividad”.

Asimismo, vale mucho la pena rescatar el tema de “sembrar bots”, pues derivado del algoritmo de las redes sociales, que proporcionan sólo un porcentaje de difusión sobre el total de seguidores, tener varias cuentas apócrifas resulta contraproducente, pues captan parte de tu difusión total y restan a tu difusión orgánica.

Cuando te mandan bots, te reduce tu alcance

“El 1% (de seguidores) lo puede ver, es un límite que tiene el famoso algoritmo de Twitter, pero estoy hablando de 1,000 personas reales. Si tu eres un periodista destacado o incómodo, si te mandan otros 1,000 de bots, el alcance real de esos 1,000, se reduce al 0.5%, es decir, ahora lo van a ver 500 bots y 500 personas”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: