Qué se celebra el 5 de mayo y por qué no es un día de asueto

La suspensión de actividades sólo aplica para la educación básica

El 5 de mayo no forma parte de los días que está considerado como  descanso obligatorio (Foto: EFE/Francisco Guasco)
El 5 de mayo no forma parte de los días que está considerado como descanso obligatorio (Foto: EFE/Francisco Guasco)

Cada 5 de mayo se conmemora la victoria de ejército mexicano ante las tropas francesas en la Batalla de Puebla, lo cual sucedió en 1862. El hecho histórico se recuerda como una de las victorias importantes por ser uno de los mejores ejércitos de la época.

En relación sobre si es o no un día de asueto, para la Secretaría de Educación Pública (SEP) es considerado como un día festivo, por lo que no hay clase, lo cual no aplica para todos los sectores productivos.

El 5 de mayo es un día festivo laborable, lo único se suspende son las clases a nivel básico.

La ley también lo indica como tal. En el artículo 74 de la Ley Federal del Trabajo, de los nueve días al año que están considerados como descanso obligatorio, el 5 de mayo no está considerado en dicha categoría, como es el caso del 1 de mayo, por ejemplo.

Para la SEP el 5 de mayo es un día feriado (Foto: Saúl López/Cuartoscuro)
Para la SEP el 5 de mayo es un día feriado (Foto: Saúl López/Cuartoscuro)

Cabe señalar que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el pasado 5 de febrero que propondría una reforma al calendario de la Secretaría de Educación Pública para que los días ya no se recorran a lunes, “regresar a las fechas históricas”.

Lo anterior lo justificó porque muchos estudiantes desconocen las fechas importantes para la historia del país y sólo ponen atención o tienen presente el hecho de que no tienen clases.

“Es muy lamentable que se haya dejado en el olvido estas fechas cívicas, históricas”, indicó.

¿Qué sucedió el 5 de mayo?

Anónimo, Batalla del 5 de mayo de 1862, óleo sobre tela, Museo Nacional de las Intervenciones, Exconvento de Churubusco, INAH. Imagen tomada del libro: Eduardo Báez, La pintura militar en el siglo XIX, México, Secretaría de la Defensa Nacional, 1992, p. 1
Anónimo, Batalla del 5 de mayo de 1862, óleo sobre tela, Museo Nacional de las Intervenciones, Exconvento de Churubusco, INAH. Imagen tomada del libro: Eduardo Báez, La pintura militar en el siglo XIX, México, Secretaría de la Defensa Nacional, 1992, p. 1

El 5 de mayo de 1862, en el cerro de Loreto, en Puebla, se enfrentaron el ejército mexicano a las fuerzas armadas francesas, que eran reconocidas como la más experimentada en el orbe en ese momento.

Tras la Guerra de Reforma, Benito Juárez se alzó como presidente, pero México se encontraba en ruinas y en julio de 1961 decidió suspender el pago de la deuda externa, lo que generó la molestia de Inglaterra, España y Francia, enviaron militares a México para reclamar sus recursos. La deuda ascendía a USD 80 millones.

Gracias a los Tratados de la Soledad, Inglaterra y España retiraron a sus soldados, pero Francia no. Napoleón III decidió invadir México con el fin de establecer una monarquía y en abril de 1962, las tropas frnacesas llegaron a Veracruz.

Estados Unidos se encontraba en plena Guerra Civil y el emperador francés consideró que era el momento adecuado para hacerse con gran parte de Norteamérica.

Al frente del ejército francés se encontraba el Conde de Lorencez, quien pronto se dio cuenta de la fragilidad de México e informó lo siguiente: “Somos tan superiores a los mexicanos en organización, disciplina, raza, moral y refinamiento de sensibilidades, que le ruego anunciarle a Su Majestad Imperial, Napoleón III, que a partir de este momento y al mando de nuestros 6,000 valientes soldados, ya soy dueño de México”.

La de Puebla fue la primera batalla que México ganó en una guerra (Foto: óleo sobre tela de autor desconocido, colección INAH)
La de Puebla fue la primera batalla que México ganó en una guerra (Foto: óleo sobre tela de autor desconocido, colección INAH)

Con los franceses avanzando por México, el general Ignacio Zaragoza, al frente del ejército de Oriente, les puso un alto en su camino hacia la capital. La fecha histórica llegó a principios de mayo.

Se había dado ya un enfrentamiento entre el ejército francés y el mexicano, pero la mañana del 5 de mayo de 1862 inició la famosa batalla. Alrededor de las 11:15 am comenzaron las hostilidades con un cañonazo desde el Fuerte de Guadalupe, en Puebla.

Durante tres horas el ejército mexicano repelió el ataque francés. Los soldados nacionales aguantaron estoicos el embate de los europeos. Lorencez trató por todos los medios de hacerse con el fuerte, pero terminaron retrocediendo.

Según el periódico La Orquesta, los franceses fueron rechazados tres veces y se retiraron en completa dispersión. “Las tropas francesas han llegado hasta los fosos y en su retirada han perdido 700 hombres”.

La prensa mexicana consignó la derrota del ejército francés. En esta caricatura de Constantino Escalante los zuavos están atorados y Lorencez trae una bota en la cabeza
La prensa mexicana consignó la derrota del ejército francés. En esta caricatura de Constantino Escalante los zuavos están atorados y Lorencez trae una bota en la cabeza

El general Ignacio Zaragoza escribió en un informe al respecto: “Las armas nacionales se han cubierto de gloria. Las tropas francesas se portaron con valor en el combate y su jefe con soberbia, necedad y torpeza”.

Cabe señalar que es una fecha popular en territorio estadounidense entre los mexicanos que residen en dicho país.

El periódico The New York Times relata que el día se hizo popular porque a inicios de la década de los 70 que activistas mexicoestadounidenses que luchaban en el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos usaron ese día para demostrar el orgullo que sentían por sus raíces.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS:

MÁS LEIDAS AMÉRICA