Una enfermera le dijo: “No te puedes morir porque tu cuerpo no se lo van a entregar a tus papás ni a tus hijos”

La frase le dio a Lily la fuerza para enfrentar al COVID-19. La joven empresaria narró cómo durante seis días permaneció intubada e inconsciente y cómo fue el duro regreso a casa