El bólido fue visto por cámaras en diversas partes de la Ciudad de México y en otros estados (Foto: Archivo)
El bólido fue visto por cámaras en diversas partes de la Ciudad de México y en otros estados (Foto: Archivo)

Las cámaras de la Ciudad de México registraron la caída de un objeto envuelto en una bola de fuego que dejó un rastro de luz en el cielo. La Coordinación Nacional de Seguridad y Protección Civil (CNPC), informó que no se encontró evidencia de que el objeto lograra hacer impacto con la Tierra, por lo que seguramente “se destruyó en el aire”.

A pesar de que al principio el objeto luminoso fue confundido como un meteorito puesto que se había pensado que había impactado en el planeta, especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desmintieron esta versión e informaron que en realidad no había evidencias de un impacto.

Realmente se trató bólido, un conjunto de minerales que se desprendieron de un asteroide de mayor tamaño, que se fragmenta fácilmente y terminan viajando a través del espacio sin rumbo fijo pero a una velocidad superior que la de otros objetos con mayor masa.

Si bien pueden ser peligrosos en caso de impacto con algún cuerpo celeste o planeta debido a su velocidad, usualmente terminan desintegrándose al entrar en contacto con atmósferas como la de la Tierra.

El bólido es visible durante el ensayo general para el festival del Día del Ejército (Video: Twitter @andresgavito)

Su trayectoria suele permanecer dando la vuelta al sol, por lo que tienden a repetir el trayecto una vez que se acercan demasiado a la estrella principal del sistema solar. Por ello es que se dirigen en un sentido similar al de los planetas y que pueden llegar a cruzar las atmósferas de estos.

Los bólidos son considerados similares a los meteoritos puesto que se desplazan a una gran velocidad y sin rumbo fijo, siendo su destino el estrellarse contra otros cuerpos celes y tras los cuales se pueden causar gran daño. Pero la mayoría de las veces, los bólidos se destruyen después de estar en contacto con la fricción de la atmósfera de nuestro planeta, suelen desintegrarse rápidamente y no llegan a impactar con el planeta.

A pesar de no tener registro de daño alguno causado por el cuerpo celeste, el bólido sí pudo ser visto en distintos estados del país como Jalisco, Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí, Michoacán y la Ciudad de México. A pesar de que una de las hipótesis es que el bólido se desintegró al chocar con la atmósfera, también se menciona que pudo no haber caído y continuar su trayectoria para poder seguir recorriendo el sistema solar.

México es uno de los países en los cuales se perciben la mayor cantidad de fenómenos celestes debido a su posición geográfica. Según las declaraciones de Daniel Flores, maestro en ciencias y experto de meteoríticas en la UNAM, el bólido alcanzó una velocidad de hasta 70 kilómetros por hora y por su trayectoria logró ser más visible en la atmósfera.

Los cuerpos celestes suelen ser eventos comunes vistos en México debido a su ubicación geográfica y la gran cantidad de cámaras en la Ciudad. (Foto: Archivo)
Los cuerpos celestes suelen ser eventos comunes vistos en México debido a su ubicación geográfica y la gran cantidad de cámaras en la Ciudad. (Foto: Archivo)

Se suele considerar como meteoritos a todo cuerpo que impacta sobre la superficie del planeta, ya que mientras un cuerpo no toca ninguna superficie, se denomina como meteoro. Sin embargo estos suelen mantener su masa y una velocidad menor que la de los bólidos por lo que suele ser más fácil predecirlos, además de que los bólidos nunca impactan en la superficie sino que sólo pasan cerca y atraviesan su atmósfera.

Un peligro constante e inevitable

Los meteoritos que mayores estragos podrían causar en el planeta son los denominados como 310442, uno que se acercó a la Tierra durante el año pasado. A pesar de que el tema fue conducido de forma alarmista, el meteoro no tuvo efectos pues sólo pasó cercanamente.

Por otro lado, México también tiene en su historial el choque del meteorito Chicxulub, el emblemático y catastrófico evento que causó la muerte masiva de los dinosaurios y que terminó impactando en la península del estado de Yucatán.

Al impactar, el meteorito causó una gran actividad sísmica que tuvo como resultado las erupciones de diversas cadenas volcánicas que causaron una nube de cenizas que cubrió a gran parte del planeta, lo cual hizo disminuir la cantidad de plantas y hierbas que servían como alimento para la mayor parte de especies de dinosaurios y a su vez, privó de alimento a otras especies carnívoras con la reducción del número de presas disponibles.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: