Otra humillación a la Guardia Nacional: agreden a efectivos con huevos en Tierra Caliente de Michoacán

Habitantes del poblado Cenobio Moreno, ubicado en la Tierra Caliente, corrieron a los militares a “huevazos” al tiempo que amenazaron con desarmarlos

Vuelven a agredir a elementos de la GN en Michoacán

Una vez más, elementos del Ejército que integran la Guardia Nacional fueron agredidos y humillados por civiles quienes les lanzaron huevos y diversos objetos.

La acometida ocurrió la tarde del lunes 3 de febrero en el municipio de Aguililla, en Michoacán, horas después de que grupos armados, presuntamente habitantes del pueblo de Cenobio Moreno, despojaron a los conductores de un tráiler y de un camión, a los que utilizaron para bloquear el paso sobre la carretera Apatzingán-Aguililla, lugar que es controlado por el cártel de Los Viagras y que actualmente es disputado por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Fue entonces que los integrantes de la Guardia llegaron al lugar para retirar el bloqueo, pero fueron agredidos por los pobladores que les arrojaron huevos, piedras y otros objetos, al tiempo que los insultaron, lo cual quedó registrado en un video que circula en redes sociales con una duración de 30 segundos.

En un segundo video se observa que los habitantes del lugar, enclavado en la Tierra Caliente michoacana, encaran a los militares.

“Aquí no somos jaliscos (del Cártel Jalisco Nueva Generación) hijos de su pu&%* madre; aquí somos Michoacán… ¿quieren que los desarmemos, cabrón?. Al tiempo que otro sujeto amenaza con sacarlos del pueblo.

Ante las agresiones y las advertencias, el elemento retrocedió y finalmente, los efectivos de la Guardia Nacional optaron por irse del lugar. Más tarde, la Secretaría de Seguridad de Michoacán únicamente informó que la carretera ya había sido liberada.

Otros casos

El 26 de de mayo de 2019, pobladores de La Huacana, en el estado de Michoacán, desarmaron y retuvieron a los militares alrededor de seis horas. (Foto: captura de pantalla)

No es la primera vez que elementos de las fuerzas federales son humillados. El año pasado, se reportaron al menos 11 agresiones.

El 9 de septiembre de 2019 en el municipio de Acajete, Puebla, cerca de 150 pobladores acudieron a una zona de bodegas resguardadas por soldados para tratar de recuperar las instalaciones.

De acuerdo con la Sedena, en dicho lugar se habían encontrado vehículos y mercancía robada por lo que solicitaron la presencia de autoridades competentes para obtener una orden de cateo.

El hecho dio paso a una serie de intercambios verbales y empujones por parte de los pobladores que supuestamente intentaron romper el cerco de los militares.

Ante la actitud de los habitantes, el comandante de las tropas invitó a los civiles para que desistieran de su actitud, manteniendo en todo momento el control de los elementos castrenses, indicaron las autoridades.

Señalaron que ante la actitud violenta de los civiles, el personal militar efectuó algunos disparos al aire como una medida disuasiva para proteger la vida e integridad del personal y dispersar a los supuestos agresores.

Pero de acuerdo con testimonios de pobladores recogidos por medios locales, durante el enfrentamiento hubo una persona muerta y una herida. Incluso, aseguraron que los disparos no fueron al aire, sino de frente.

Agreden a elementos de la GN en Michoacán

Tan sólo dos días antes, el 7 de septiembre, tres militares fueron golpeados al tratar de evitar que 50 personas saquearan la carga de una tren descarrillado en San Juan del Río, Querétaro. Mientra que el 4 de septiembre manifestantes agredieron a elementos que resguardaban los accesos a Palacio Nacional en Ciudad de México.

El 26 de agosto, en el municipio de Los Reyes, Michoacán, pobladores golpearon con tubos y escobas a militares, tras la detención de un supuesto líder criminal originario de la población.

El 26 de julio de 2019, supuestos huachicoleros se enfrentaron con elementos de seguridad y de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Tepeaca, Puebla. Mientras que el 24 de junio, habitantes de San Martín Texmelucan, también en Puebla, golpearon y lanzaron piedras a militares que acudían a resguardar una bodega donde se robaba gas LP.

Otra más ocurrió en Tetepango, Hidalgo, en donde pobladores imposibilitaron que militares aseguraron dos camionetas que contenían combustible sustraído de una toma de Pemex. En marzo pasado, civiles de ese mismo municipio retuvieron a militares, luego de un enfrentamiento armado entre supuestos huachicoleros y personal de seguridad.

Mientras que a inicio de ese año, en Otumba, Estado de México, y en Tula, Hidalgo; hubo agresiones a militares por el aseguramiento de tomas clandestinas.

Pero uno de los incidentes más graves ocurrió el pasado 26 de de mayo de ese año, cuando pobladores de La Huacana, en el estado de Michoacán, desarmaron y retuvieron a militares alrededor de seis horas, luego de que los soldados se enfrentaron a civiles para repeler un ataque armado. En la trifulca, una menor resultó lesionada, al igual que algunos elementos de las fuerzas castrenses.

El secretario de la Defensa Nacional, General Luis Crescencio Sandoval, reconoció que ese día, la Sedena negoció la liberación de sus elementos. Los civiles se quedaron con las armas a cambio de soltar a los soldados.

Tras lo sucedido en La Huacana, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que la actitud de los soldados “fue muy responsable, muy digna y muy valiente” y confirmó que el Ejército mantendrá una actitud prudente y de respeto a los derechos humanos.

“A nadie se le debe privar de la vida. Eso sí, hago un llamado a todos los mexicanos a que nos portemos bien. Ya pórtense bien” pidió el mandatario. E incluso dijo que “se trabaja en la capacitación para resolver sobre estos casos (…) Es mucho mejor la prudencia que el autoritarismo”, dijo.

Desde el inicio de su gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador, en su carácter de jefe supremo de las Fuerzas Armadas, aseguró que nunca utilizará la fuerza para reprimir al pueblo.

Además, ha insistido una y otra vez que el Ejército “es pueblo uniformado”, por lo que no atacará a la población, aunque eso incluya soportar golpes y agresiones con palos, piedras e incluso tubos y palas.

Es por ello que dio la orden de que las fuerzas del orden no responder aunque fueran agredidos, al argumentar que se respetarán los derechos humanos de la población.

Agresiones a militares en Michoacán (Foto: captura de pantalla)
Agresiones a militares en Michoacán (Foto: captura de pantalla)

Sin embargo, luego de lo ocurrido el 9 de septiembre en Puebla, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) advirtió que los elementos del Ejército y la Guardia Nacional contestarán las agresiones en legítima defensa.

“La Secretaría de la Defensa Nacional hace del conocimiento de la sociedad que ante la ocurrencia de un delito y en los casos en lo que el personal militar o de la Guardia Nacional acudan con el objeto de garantizar la seguridad y paz en el país y sean objeto de una agresión se actuará en su defensa legítima conforme a los principios del Uso de la Fuerza y su gradualidad, para proteger la vida e integridad física de los miembros de las Fuerzas Armadas, con estricto apego al orden jurídico vigente y a los Derechos Humanos”, señalaron.

La institución castrense dijo que los soldados podrán actuar en su defensa si son blanco de una agresión al acudir a una zona con el fin de garantizar la seguridad. La Sedena mencionó que los elementos responderán según los principios del Uso de la Fuerza y su gradualidad para proteger la vida e integridad física de los elementos del Ejército.

Sin embargo, en los hechos, las agresiones a los militares siguen ocurriendo.

MÁS DE ESTE TEMA:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS