Gobierno mexicano ascendió a ex embajadora en Bolivia que fue declarada “non grata”

María Teresa Mercado Pérez, que había estado encargada de la embajada mexicana de La Paz hasta finales de 2019, debió salir de aquel país tras la escalada de tensiones que comenzó con el asilo otorgado a Evo Morales

María Teresa Mercado, ex embajadora de México en Bolivia (Foto: Archivo)
María Teresa Mercado, ex embajadora de México en Bolivia (Foto: Archivo)

El gobierno de México informó este domingo que María Teresa Mercado Pérez, ex Embajadora en Bolivia y que fue expulsada del país sudamericano tras ser declarada “non grata” después de las tensiones que vivieron ambos países en los últimos meses, había sido ascendida al rango de embajadora de carrera.

“La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) anuncia que en uso de las facultades que le confiere la Ley del Servicio Exterior Mexicano, el presidente Andrés Manuel López Obrador, a recomendación del canciller Marcelo Ebrard, otorgó el ascenso a rango de embajadora a la ministra María Teresa Mercado Pérez”, señalaron en un comunicado.

El ascenso a rango de embajadora dentro del Servicio Exterior Mexicano reconoce su larga trayectoria como diplomática de carrera, y a su excepcional gestión como Titular de la Embajada de México ante el Estado Plurinacional de Bolivia

Mercado Pérez ha sido miembro del Servicio Exterior Mexicano (SEM) desde 1982, y había obtenido el rango de ministra en 2017. La funcionaria ha sido jefa de Cancillería de las embajadas de México en Dinamarca, Argentina y en la embajada especial de Bélgica y la Unión Europea.

La mujer ha sido condecorada por el Reino de Dinamarca y el de los Países Bajos. Sin embargo, el evento que más atrajo los focos de los medios fue el que ocurrió entre diciembre de 2019 y enero de 2020, cuando, después de las tensiones que se vivieron entre México y Bolivia, el gobierno del país sudamericano decidió declararla “persona non grata”.

El asilo ofrecido por México a Evo Morales comenzó las tensiones con el gobierno interino de Bolivia (Foto: Luis Cortés/ Reuters)
El asilo ofrecido por México a Evo Morales comenzó las tensiones con el gobierno interino de Bolivia (Foto: Luis Cortés/ Reuters)

Mercado Pérez tenía 72 horas para abandonar el país, y así lo hizo el 31 de diciembre pasado. La Cancillería mexicana instruyó inmediatamente a su funcionaria a regresar a México para resguardar su seguridad, por lo que Ana Luisa Vallejo, quien se desempeñaba como jefa de cancillería en Bolivia, quedó como embajadora.

La situación comenzó a tensarse a finales de diciembre, pero la situación estalló a mediados de noviembre cuando después de unas elecciones calificadas como “fraudulentas”, Evo Morales perdió el apoyo del Ejército y de otras instituciones claves para su continuidad.

El mandatario boliviano salió de su país junto a su vicepresidente, Álvaro García Linera, entre otros, y fueron asilados por México, que incluso envió una avión para poder retirarlos de la nación sudamericana. Después de unas semanas, Morales y García Linera decidieron viajar a Argentina, donde asumió Alberto Fernández, uno de sus principales aliados políticos, como presidente.

La tensión en la Embajada mexicana en La Paz derivó en la salida de Mercado del país, después de ser declarada "non grata" (Foto: Especial)
La tensión en la Embajada mexicana en La Paz derivó en la salida de Mercado del país, después de ser declarada "non grata" (Foto: Especial)

A partir de entonces, la situación entre ambos países fue tensa hasta el punto que las autoridades mexicanas comenzaron a denunciar, la semana de Navidad de 2019, movimientos sospechosos de las fuerzas de seguridad locales alrededor de la embajada mexicana en La Paz.

Para el gobierno sudamericano, debido a que en la embajada de México en Bolivia se encuentran alrededor de una decena de ex funcionarios del gobierno de Evo Morales, cuatro de ellos con mandamientos de aprehensión por procesos abiertos en su contra por delitos de sedición y terrorismo, era posible sospechar “un posible plan fuga”.

Después del complicado lío internacional, en el que incluso estuvo involucrado el gobierno español en algún punto, México rebajó la tensión retirando a su entonces embajadora. La SRE anunció unos días después que ya había enviado a un nuevo encargado de Negocios ad interim a la Embajada de México en Bolivia. Según se puede leer en el comunicado, Edmundo Font llegó el viernes 3 de enero a La Paz como embajador de carrera.

El encargado de negocios de la Embajada de México en Bolivia, Edmundo Font, junto a otros diplomáticos mexicanos, gestionó la salida de los políticos bolivianos (Foto: EFE)
El encargado de negocios de la Embajada de México en Bolivia, Edmundo Font, junto a otros diplomáticos mexicanos, gestionó la salida de los políticos bolivianos (Foto: EFE)

Font, el principal representante de la Cancillería mexicana en Bolivia hasta nuevo aviso, cuenta con amplia experiencia y reconocido prestigio en la esfera diplomática. Cuenta con 45 años de trabajo en el Servicio Exterior mexicano, es el embajador en activo con mayor antigüedad y ha estado adscrito en Centroamérica, Sudamérica, El Caribe, Europa, Medio Oriente y Asia.

El gobierno mexicano, por su parte, consiguió este sábado acoger a dos ex funcionarios del ex presidente Morales que estaban detenidos en el aeropuerto internacional de El Alto, junto a La Paz, cuando se disponían a volar a México vía Lima.

Font, junto a otros diplomáticos mexicanos, gestionó la salida de los políticos bolivianos, expuso en Twitter Maximiliano Reyes, subsecretario mexicano de Relaciones Exteriores para América Latina.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

TE PUEDE INTERESAR