El ex funcionario comparecerá por segunda ocasión ante una corte en Nueva York (Ilustración: Jovani Silva)
El ex funcionario comparecerá por segunda ocasión ante una corte en Nueva York (Ilustración: Jovani Silva)

Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad Pública durante el gobierno de Felipe Calderón, comparecerá por segunda ocasión esta martes ante la Corte Federal de Nueva York, Estados Unidos. La sesión comenzará a las 09:45 horas tiempo local (08:45 tiempo del centro de México).

El ex funcionario, acusado de narcotráfico y aceptar sobornos del cártel de Sinaloa, se declaró “no culpable” de los tres cargos de conspiración para traficar cocaína en Estados Unidos y otro por un falso testimonio. Ahora tendrá que presentarse ante el juez Brian Cogan, famoso por presidir el juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Apenas el 17 de enero, la Fiscalía de Estados Unidos y la defensa de García Luna solicitaron al juez que el caso fuese declarado “complejo”, a fin de obtener un plazo de 60 días entre la audiencia de este martes y la siguiente. La carta, enviada el pasado viernes a Cogan, asegura que la Fiscalía propone presentar voluminosas evidencias relacionadas con el acusado, que remiten a los últimos 20 años; aseguran tener registros financieros, de propiedad y de su proceso de nacionalización.

Se espera que el juez tome la decisión de conceder o no el plazo el día de mañana, tras la comparecencia del ex secretario de Seguridad. La última vez que estuvo frente al juez su audiencia duró únicamente 10 minutos. El ex funcionario apareció sin esposas ni cadenas, y custodiado por tres policías. En esa ocasión, tras escuchar las acusaciones en su contra, García Luna volteó a ver a su familia e insistió en su inocencia.

Genaro García Luna aparece en la corte de Nueva York acompañado de los abogados Erin Reid y Cesar de Castro, el 3 de enero de 2020 (Foto: Reuters)
Genaro García Luna aparece en la corte de Nueva York acompañado de los abogados Erin Reid y Cesar de Castro, el 3 de enero de 2020 (Foto: Reuters)

Su nombre salió a relucir durante el juicio contra “El Chapo”, cuando Jesús “El Rey” Zambada, ex jefe de operaciones del cártel de Sinaloa, aseguró haberle pagado millones de dólares en sobornos mientras controlaba la Policía Federal, a fin de brindarle protección al cártel para sus actividades de narcotráfico.

De acuerdo con el testimonio de Zambada, se reunió en dos ocasiones con el ahora acusado en un restaurante. La primera fue en 2005, mientras García Luna era jefe de la Agencia Federal de Investigación (AFI); la segunda fue en 2006, tras haber aceptado el puesto de secretario de Seguridad Pública.

Ante esas acusaciones que pesan en su contra, se ha filtrado la posibilidad de que el acusado esté entablando nuevas negociaciones con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, con la idea de declararse culpable sin presentarse a juicio y así evitar un mayor escándalo. Así lo explicó el corresponsal de Proceso, J. Jesús Esquivel, quien durante la primera audiencia aseguró que declararse “no culpable” era parte de la estrategia para llegar a un acuerdo con las autoridades estadounideses.

Felipe Calderón Hinojosa, ex presidente de México; y Genaro García Luna, ex Secretario de Seguridad Pública (Foto: Cuartoscuro)
Felipe Calderón Hinojosa, ex presidente de México; y Genaro García Luna, ex Secretario de Seguridad Pública (Foto: Cuartoscuro)

“Genaro García Luna va a ser asesorado por sus abogados porque sabe perfectamente que si se va a juicio habrá narcotraficantes del cártel de Sinaloa, presentados por el Departamento de Justicia como testigos, en un proceso donde lo van a incriminar”, puntualizó.

Un juicio explosivo contra García Luna podría sacar a relucir el nombre de políticos, militares, jefes policíacos y otras personas relacionadas con el trasiego de drogas. Además, en este escenario, el ex secretario de Seguridad enfrentaría una condena máxima de cadena perpetua, o mínima de diez años.

El arreglo como testigo cooperante traería ventajas a García Luna, pues su caso no se daría a conocer, simplemente se incluiría en un encauzamiento en alguna Corte Federal de los Estados Unidos, es decir se mantendría sellado. Sin embargo, la información brindada podría ser utilizada por el gobierno de Donald Trump para comprobar que otras autoridades mexicanas tendrían nexos con el narco y así realizar nuevos juicios.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: