Una camioneta tipo
Una camioneta tipo "Pick up" tras ser chocada por un presunto miembro de un cartel del narcotráfico en Villa Unión, Coahuila (Foto: Gerardo Sánchez/ Reuters)

La rivalidad que se ha dado entre carteles por la lucha de plazas a los largo de la República Mexicana parece no tener fin, ni límites.

Durante los últimos siete años, los gobiernos al mando de México han ordenado que sean sus fuerzas militares las que ataquen y combatan al narco de manera directa, situación que en consecuencia ha provocado que los cárteles ingenien nuevas maneras de defenderse y atacar, no sólo a sus contrincantes por pelea de plazas, sino también a las tropas enviadas por el ejército.

La variedad de carteles que inundan al país, así como la diversidad de tácticas que han desarrollado para combatir a quienes consideran sus rivales ha derivado en la adquisición de armamento y de vehículos que ni el ejército mismo tiene.

Lo último en ingeniería proveniente del narco son sus famosos vehículos blindados, lo que se conoce como “armaduras del narco” o peor aún: “La Tropa del Infierno”.

Enfrentamientos y saldo de muertos

Fachada baleada en Villa Unión, Coahuila, a finales de noviembre 2019 (Foto: Reuters)
Fachada baleada en Villa Unión, Coahuila, a finales de noviembre 2019 (Foto: Reuters)

Investigadores de la Oficina de Estudios Militares Extranjeros de la Universidad de Claremont en California señalaron a través de un estudio, que conforme a estimados conservadores el número de muertos durante el sexenio calderonista (2006-2012) oscila en los 70,000 muertos. El número de desaparecidos llega a los 30,000 durante el mismo periodo.

De acuerdo con los investigadores, a partir de que los carteles colombianos fueron desmantelados en Medellín y Cali (en Colombia) durante la década de los noventa, el poder del narco mexicano se incrementó.

Ello sería el antecedente a la ola de violencia que ha dejado miles de muertos desde 2005 en México, cuando el gobierno del ex presidente Vicente Fox Quesada envió tropas para que se enfrentaran a los cárteles de Tamaulipas.

Autoridades y caos

El caos provocado por el narco en estados como del de Coahuila, cada vez es más inminente e incontrolable por parte de las autoridades (Foto: Reuters/ Gerardo Sánchez)
El caos provocado por el narco en estados como del de Coahuila, cada vez es más inminente e incontrolable por parte de las autoridades (Foto: Reuters/ Gerardo Sánchez)

Uno de los casos más recientes en materia de generación de caos por parte del narco y atención del mismo por parte de las autoridades, es el de Coahuila, donde presuntos narcotraficantes pertenecientes al Cártel del Noroeste han sembrado terror montados en las camionetas blindadas.

Tan sólo en agosto de 2019, en Tamaulipas se reportó el ataque a un retén policial por parte de un comando de camionetas verde militar identificadas como “La Tropa del Infierno”.

El sábado 30 de noviembre, el saldo en Coahuila provocado por este comando fue de al menos 14 muertos, conforme a información provista por las autoridades.

Fue por más de una hora que las fuerzas mexicanas de seguridad se enfrentaron a presuntos miembros de un cartel correspondiente al municipio de Villa Unión, muy cerca de la frontera con Texas.

Por su parte, el gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, informó que fueron cuatro agentes los que murieron en el tiroteo, en tanto que un número no definido de trabajadores municipales están desaparecidos.

Estrategia fallida

Vista de una fachada ubicada en Villa Unión, Coahuila, tras el enfrentamiento de presuntos miembros del narco con autoridades locales (Foto: Reuters/Gerardo Sanchez)
Vista de una fachada ubicada en Villa Unión, Coahuila, tras el enfrentamiento de presuntos miembros del narco con autoridades locales (Foto: Reuters/Gerardo Sanchez)

Mientras la estrategia de combate al narcotráfico sigue siendo la misma desde el sexenio calderonista y las fuerzas del ejército sólo improvisan, los carteles se encuentran bien organizados, además de contar con vehículos blindados.

Los investigadores de la Oficina de Estudios Militares Extranjeros, señalaron en su estudio que la experiencia por la que han de pasar tanto las fuerzas militares como las policiales en el combate a los carteles, ha de ser similar a la que sufrió el ejército de Gadafi ante los rebeldes de la revolución en Libia en 2011, pues éstos también emplearon vehículos blindados para combatirlos.

El día siguiente de los enfrentamientos en Coahuila, es decir, el domingo 1 de diciembre, se registró como el más violento de todo 2019 en México, y fue este estado el que registró el mayor número de homicidios, con 21; le siguió Estado de México (14), Guanajuato (10), Oaxaca (10) y Baja California (9). Ello, conforme a las estadísticas del conteo diario del Gobierno de México, que en la reunión del gabinete de seguridad tiene una estimación a la alza de entre 20 y 25 por ciento.

En tanto que siete presuntos delincuentes fueron abatidos la madrugada del domingo 1 de diciembre, también en Coahuila, dejando un saldo de 21 muertos. Detrás de estos enfrentamientos se encuentran grupos armados como el que irrumpió el sábado en el estado.

Miguel Ángel Riquelme señaló que fue una caravana de camionetas las que entraron a una comunidad de 3,000 habitantes disparando contra la comunidad y con el objetivo de atacar las oficinas del gobierno local.

Aunque también se reportaron bajas por parte de los presuntos miembros del llamado Cartel del Noroeste, los operativos continuaron en Villa Unión en el que fueron abatidos otros siete delincuentes.

Tipo de camionetas y blindaje

Camioneta negra tipo pick up fue identificada con las siglas C.D.N. (Cartel del Noroeste) pintadas sobre la puerta (Foto: Reuters)
Camioneta negra tipo pick up fue identificada con las siglas C.D.N. (Cartel del Noroeste) pintadas sobre la puerta (Foto: Reuters)

Las camionetas ya identificadas en este tipo de ataques se le adjudican al Cartel del Noroeste, gracias a que en medio de la balacera en la que civiles se protegían como podían, una camioneta negra tipo pick up fue identificada con las siglas C.D.N. pintadas sobre la puerta.

Hasta el momento los vehículos blindados por el narco han sido utilizados primordialmente en Tamaulipas, en enfrentamientos entre los carteles de los Zeta y del Golfo. Aunque el gobierno ya ha incautado cientos de ellos, la artillería que han desplegado en diferentes estados denota no sólo su poder adquisitivo en materia de armamento, sino también la capacidad que los carteles tienen de modificarlos con rifles de francotirador y ametralladoras con monturas fijas dentro de los vehículos.

Modificación de vehículos

La capacidad del narco para modificar sus vehículos ha aumentado al grado de rebasar al ejército (Foto: Archivo)
La capacidad del narco para modificar sus vehículos ha aumentado al grado de rebasar al ejército (Foto: Archivo)

En la parte trasera de los vehículos ubican protecciones con armas blindadas, además de vidrios que se asemejan a los que se usaban en el “Papamóvil”, los cuales se extienden en un diámetro de aproximadamente 25 milímetros junto al calibre 50.

El análisis de la modificación de vehículos a manera de narco tanques ha sido analizado por Boderland Beat, Insight Crime y Small Wars Journal, análisis que con tan sólo ver el glosario, se sabe que el reforzamiento e ingeniería con la que cuenta el narco sobrepasa todo límite en materia de recursos materiales y financieros.

Términos como “El Monstruo”, “El Rinoceronte” o “El Papamóvil” son empleados en “Narco Armor Improvised Armored Fighting Vehicles in Mexico” para describir el nivel que han alcanzado los cárteles en lo respectivo a entrenamiento, manejo y distribución de este tipo de vehículos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: