La noche del pasado lunes se anunció que OV7 no estará en las últimas fechas del “90′s Pop Tour”. (Foto: Instagram)
La noche del pasado lunes se anunció que OV7 no estará en las últimas fechas del “90′s Pop Tour”. (Foto: Instagram)

Erika Zaba, Lidia Ávila, Mariana Ochoa, Óscar Schwebel, integrantes de OV7, confirmaron su presencia en el cierre de la gira “90′s Pop Tour”. Previamente BOBO Producciones anunció la cancelación de su participación en estos eventos, lo que desató una serie de críticas y reclamos por la compra adelantada del boletaje.

La noche del pasado lunes se dijo que la agrupación mexicana no estaría en las últimas fechas del “90′s Pop Tour”, pero tras una reunión entre los cantantes y productores, se acordó que sí estarán en los conciertos que se ofrecerán en la Ciudad de México, Torreón y Monterrey.

Una fuente de la revista Quien informó que los protagonistas de esta polémica decidieron llevar a cabo las fechas restantes de la gira y no incumplir con sus fanáticos.

Su éxito les permitió sobrevivir a los conflictos y evolucionar hasta convertirse en OV7, proyecto que persiste hasta la fecha y que ahora se enfrenta a una nueva batalla. (Foto: Facebook)
Su éxito les permitió sobrevivir a los conflictos y evolucionar hasta convertirse en OV7, proyecto que persiste hasta la fecha y que ahora se enfrenta a una nueva batalla. (Foto: Facebook)

A finales de la década de los 80, un grupo de niños llamado Onda Vaselina, irrumpió en la escena musical con los temas Qué buen reventón y Qué triste es el primer adiós. La banda infantil se consolidó en el gusto de varias generaciones, mientras que su éxito les permitió sobrevivir a los conflictos y evolucionar hasta convertirse en OV7, proyecto que persiste hasta la fecha y que ahora se enfrenta a una nueva batalla.

Desde hace unos años, el grupo OV7 se ha dedicado a revivir sus momentos de gloria en los años 90 al lado de importantes exponentes de aquella época. Primero unió esfuerzos con Kabah y después con JNS, Magneto, Mercurio, Caló y The Sacados en la gira “90′s Pop Tour”, de la misma que fueron sacados esta semana.

A través de un comunicado en la cuenta oficial de la gira se indicó que la decisión es ajena a BOBO, la productora de Ari Borovoy (quien también es integrante de OV7).

Por su parte, los cinco integrantes de la agrupación mexicana aseguraron que fueron marginados de manera unilateral por BOBO Producciones e indicaron que pronto ofrecerían más información del asunto, pues la cuenta oficial del grupo fue tomada por Borovoy.

Al respecto, la Procuraduría General del Consumidor (Profeco) explicó las consecuencias para ambas partes en caso de que no se cumplan con las fechas pactadas desde hace meses.

Surit Berenice Romero, subprocuradora de Servicios de Profeco, indicó que por ley, los consumidores afectados con esta decisión pueden pedir un reembolso y una compensación del 20% del costo de la entrada.

“Son un derecho de todo consumidor la compensación y el reembolso, cuando la prestación del servicio sea deficiente, no se preste o no se proporcione conforme a lo que fue contratado; es decir, si el consumidor compró los boletos para ir a verlos. En este caso, como el servicio se modificó, corresponde a la empresa el reembolso de lo pagado, más un 20% adicional como compensación o bonificación”, explicó la funcionaria.

Romero detalló que los clientes ya pueden solicitar la devolución de su dinero y la bonificación correspondiente directamente en taquilla. En caso de que la empresa se niegue a otorgar estos beneficios, los compradores podrán quejarse ante la Profeco para interponer una queja.

La Profeco, según la servidora pública, ya detectó algunas anomalías establecidas por la empresa en materia de devoluciones: “Encontramos algunas cláusulas abusivas, pues dicen que el tiempo que van a reembolsar este recurso va a depender de los organizadores. Esto no puede ser así, la Ley Federal de Protección al Consumidor establece que son 10 días para que puedan devolver este dinero y su bonificación”.

En el caso de que este tema sea parte de una estrategia publicitaria, la empresa podría ser acreedora a una sanción de hasta cuatro millones de pesos por faltar a la veracidad.

MÁS SOBRE ESTE TEMA