(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

México restó importancia a cualquier posible fricción con Estados Unidos después de revertir su promesa de no intervenir en asuntos de otros países y ofrecer asilo a Evo Morales, una figura imponente para los movimientos de izquierda de América Latina

Puede que EE.UU. no esté de acuerdo con la decisión de México, pero seguramente la respetará, dijo Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, en una conferencia de prensa el martes. El presidente Donald Trump acogió la salida de Morales, que lideró a Bolivia durante casi 14 años y renunció el domingo en medio de disturbios sociales y enfrentamientos políticos provocados por irregularidades electorales.

“Las relaciones con EE.UU. están en su mejor momento en los últimos años”, dijo Ebrard cuando se le preguntó si la decisión podría generar tensión con la administración Trump. “No pronostico ninguna queja sobre la posición que ha tomado México con respecto al asilo. No hemos recibido ninguna y no esperamos recibir ninguna”.

Ebrard también criticó fuertemente a la Organización de Estados Americanos, un foro para discutir asuntos regionales, diciendo que se mantuvo en silencio después de que los militares pidieron la renuncia de Morales, lo que México ha llamado un golpe de Estado. Tanto la oferta de asilo como la condena de la OEA marcan un cambio brusco para el país que se comprometió a permanecer neutral en situaciones como la crisis humanitaria venezolana.

La llegada de Evo Morales a México puede abrir nuevas grietas en la relación México-EEUU (Foto: Edgard Garrido/ Reuters)
La llegada de Evo Morales a México puede abrir nuevas grietas en la relación México-EEUU (Foto: Edgard Garrido/ Reuters)

Dada la renuencia de México a condenar los abusos contra los derechos humanos en Venezuela, llevar a Evo Morales a México después de las irregularidades constitucionales “podría crear tensiones adicionales con EE.UU.”, dijo Carlos Bravo, politólogo del Centro de Investigación y Docencia Económicas de Ciudad de México. Bravo también dijo que esta controversia puede llevar a un nuevo retraso en la ratificación del acuerdo comercial del país, o T-MEC.

Durante la conferencia de prensa, Ebrard dijo que T-MEC es un asunto comercial completamente ajeno a la oferta de asilo de México a Morales, y agregó que traer a Morales a México no afectará su ratificación. Funcionarios del Departamento de Estado no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios sobre la decisión de México.

El tema de los migrantes ha sido una discusión histórica entre los dos países (Foto: Reuters)
El tema de los migrantes ha sido una discusión histórica entre los dos países (Foto: Reuters)

Morales llegó el martes a México en medio de escándalos de seguridad que sacudieron la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, incluida la captura y liberación del hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, y el asesinato de nueve mormones, incluidos seis niños, por parte de narcotraficantes.

Un avión mexicano recogió a Morales en Bolivia después de que se concedieron múltiples solicitudes para volar sobre el espacio aéreo de países latinoamericanos, incluido Brasil.

La OEA publicó un informe el domingo en el que decía que las elecciones presidenciales del 20 de octubre se vieron empañadas por serias irregularidades, lo que llevó a las fuerzas armadas, al mayor grupo sindical del país y a líderes de iglesias locales a pedir la renuncia del presidente incluso después de que Morales anunciara nuevas elecciones.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: