El esperanzador avance de estudiantes mexicanos para reducir los efectos negativos de la quimioterapia

Se trata de un alimento helado creado con frutas y vegetales

Pinkboli fue ideado por estudiantes universitarios para aminorar efectos secundarios de quimiotrapia (Foto: Faacebook LNB Campus GDL)
Pinkboli fue ideado por estudiantes universitarios para aminorar efectos secundarios de quimiotrapia (Foto: Faacebook LNB Campus GDL)

Las personas que reciben quimioterapias por padecer cáncer, como el de mama, pueden sufrir severos efectos secundarios. Algunos de los síntomas más comunes son caída de cabello, llagas en la boca, pérdida o aumento de apetito, náusea, vómito y bajos recuentos sanguíneos, según el Instituto Nacional de Cancerología de México.

Por lo que la fundación Salvati y estudiantes de Nutrición y Bienestar Integral del Instituto Tecnológico de Monterrey (ITESM), campus Guadalajara, crearon un alimento que ayuda a disminuir estos signos.

Se trata de Pinkboli, un producto rico en vitamina A y C, elaborado con fresas, jugo de limón, zanahoria, betabel, proteína vegana, miel de abeja, chía, linaza, agua y stevia. Es presentado de forma helada para que ayude a calmar el malestar de las llagas de la boca.

Estudiantes presentaron y entregaron el alimento a pacientes (Foto: Facebook: LNB Tec Campus GDL)
Estudiantes presentaron y entregaron el alimento a pacientes (Foto: Facebook: LNB Tec Campus GDL)

El proyecto fue ideado como parte de la iniciativa Nutrir+, que durante cuatro años ha buscado idear alimentos para poblaciones vulnerables. Fue presentado a finales de octubre durante el evento PinkFest 2019 del ITESM de la capital de Jalisco, en el que diversas disciplinas buscan crear soluciones que mejoren la calidad de vida de las mujeres que padecen cáncer de mama.

Un equipo de 20 alumnos de quinto semestre de la carrera de Nutrición, junto a siete profesores, diez socios formadores de organizaciones externas invitadas en colaboración con Salvati y 16 estudiantes de diseño industrial, fueron los que hicieron posible esta comida.

Primero identificaron los requerimientos nutricionales de pacientes con esta enfermedad que acuden a la fundación Salvati y luego los alumnos, divididos en equipos de cinco personas, realizaron mezclas hasta que encontraron la adecuada. El resultado tiene un sabor dulce, ácido y refrescante, dijeron las creadoras.

El producto está hecho de fresas, jugo de limón, zanahoria, betabel, proteína vegana, miel de abeja, chía, linaza, agua y stevia (Foto: Salvati Guadalajara)
El producto está hecho de fresas, jugo de limón, zanahoria, betabel, proteína vegana, miel de abeja, chía, linaza, agua y stevia (Foto: Salvati Guadalajara)

Su valor nutricional es de 200 calorías en total y 11 gramos de proteína, lo que equivale a una porción y media de carne y una de verduras.

El empaque fue sometido a un concurso dentro de la universidad para elegir el más adecuado. Mariana Franco Verduzco, estudiante de la misma institución fue la ganadora. Dijo que se alineó a los Objetivos de Desarrollo Sostenibles de la Organización de las Nacionales Unidas (ONU), haciendo hincapié en el 12, que fomenta la producción y consumo responsable.

Su diseño además está pensado en las raíces del betabel “Me inspiré en las enredaderas porque me parece muy interesante la forma en la que crecen y se apoyan en otros elementos de la naturaleza. Escuché las experiencias que nos contaron las pacientes y me inspiraron a poner el corazón en este proyecto”, dijo durante la presentación del producto.

(Foto: Facebook LNB Tec Campus GDL)
(Foto: Facebook LNB Tec Campus GDL)

Se trata de un empaque en forma de tira relleno con el producto color fucsia. Se puede amarrar entre sí, y va sujeto con un listón rosa, similar al que se utiliza en la campaña de concientización de cáncer de mama.

Para poder crearlo se realizó una colecta de efectivo dentro de la institución. Con los recursos se logró fabricar 140 Pinkbolis que fueron entregados durante varias jornadas en donde se les explicaba a las mujeres con este padecimiento cómo está conformado el alimento.

El dinero que sobró fue donado directamente a mujeres de la Fundación Salvati para ayudar en sus tratamientos médicos. “Los alumnos y profesores del Tec no hicieron el proyecto como otra simple tarea, sino que lo hicieron con todo su corazón”, declaró Daniela Gordillo, profesora de la universidad y co creadora de Nuti+.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS

“El cáncer de mama se puede curar”: Tres famosas mexicanas sobrevivieron a la enfermedad y compartieron con Infobae su testimonio de esperanza

Una nueva esperanza contra el cáncer de mama: probaron con éxito una vacuna en los Estados Unidos

Destacan un nuevo tratamiento contra el cáncer de mama avanzado que reduce un 30% la mortalidad

Te Recomendamos