Andrés Manuel López Obrador durante la conferencia en Palacio Nacional, donde explicó el operativo contra Ovidio Guzmán López (Foto: Cuartoscuro)
Andrés Manuel López Obrador durante la conferencia en Palacio Nacional, donde explicó el operativo contra Ovidio Guzmán López (Foto: Cuartoscuro)

La frustrada captura de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo" Guzmán ha desestabilizado al gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). A pesar de los días transcurridos desde el enfrentamiento en Culiacán entre las fuerzas armadas y el Cártel de Sinaloa, el mandatario no ha sido capaz de acallar las críticas por el fallido operativo.

A lo largo de estas semanas, el gobierno federal ha rectificado y dado marcha atrás en sus propias versiones en tantas ocasiones, que hasta el momento no se tiene claridad sobre lo ocurrido ese 17 de octubre, cuando el Ejército se vio superado por el crimen organizado en Sinaloa.

Primero se dijo que Ovidio Guzmán había sido localizado de manera fortuita, casi por un golpe de suerte. Horas después, la administración tuvo que reconocer que fue un operativo planeado que salió mal. El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo advirtió posteriormente sobre posibles filtraciones que habrían permitido al cártel organizarse y evitar la captura del hijo del Chapo, sin embargo, el pasado viernes negó que hayan existido.

También se ha tenido que aclarar sobre si el presidente tenía conocimiento o no del operativo, y si su objetivo era realmente Ovidio Guzmán o su hermano, Archivaldo. La última contradicción envuelve al presunto responsable del operativo, el coronel del grupo antidrogas Juan José Verde Montes. Supuestamente, el militar actuó sin la autorizaciones de sus superiores. Un día después de que se hiciera público su nombre, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) aclaró que él no participó directamente en la operación de Culiacán, sino que lo coordinó desde la Ciudad de México.

El operativo fallido se realizó el pasado 17 de octubre en Culiacán, Sinaloa (Foto: Cuartoscuro)
El operativo fallido se realizó el pasado 17 de octubre en Culiacán, Sinaloa (Foto: Cuartoscuro)

La explicación a medias sobre el operativo en Sinaloa no termina por aclarar quiénes fueron los políticos responsables de permitir la captura y liberación de Ovidio, ni cómo fue que un cártel frustró su intento. Aún así, el presidente se mantiene firme en que su gobierno tomó la decisión correcta al poner en libertad a uno de los sucesores de Joaquín Guzmán Loera.

Las críticas en contra de la administración del tabasqueño no sólo provienen de la opinión pública, el propio Ejército está molesto. Carlos Demetrio Gaytán Ochoa cuestionó abiertamente las “decisiones estratégicas” de Obrador y atribuyó a la jerarquía castrense “la muy alta responsabilidad de mantener cohesionado al país, coadyuvar a su pacificación a la brevedad posible y de hacerlo todo con el menor costo social y la mayor eficacia”.

“Nos sentimos agraviados como mexicanos y ofendidos como soldados”, dijo ante cientos de generales y funcionarios retirados que se reunieron este fin de semana en la Ciudad de México. Sin mencionar directamente al presidente ni su mando absoluto en las fuerzas armadas, advirtió que la legitimidad del Ejecutivo le ha permitido tomar de manera casi unilateral, decisiones estratégicas que no han convencido al Ejército.

En la actualidad vivimos en una sociedad polarizada políticamente, porque la ideología dominante, que no mayoritaria, se sustenta en corrientes pretendidamente de izquierda, que acumularon durante años un gran resentimiento
Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, compareció ante el pleno de la Cámara de Diputados, en donde entregó el informe de hechos sobre el operativo en Culiacán (Foto: Cuartoscuro)
Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, compareció ante el pleno de la Cámara de Diputados, en donde entregó el informe de hechos sobre el operativo en Culiacán (Foto: Cuartoscuro)

Ochoa no es el único que ha criticado a Obrador, Sergio Aponte Polito, general retirado que encabezó durante tres décadas operaciones contra el narcotráfico, señaló en entrevista para Proceso que “el hecho de que en la operación realizada en Culiacán se haya detenido a un presunto narcotraficante de importancia y después se haya ordenado su liberación” genera en el cuerpo militar una sensación de molestia y decepción contra la administración de López Obrador, con el “agravio y enojo por los muertos y heridos que resultaron de este enfrentamiento”. Al respecto, Aponte señaló que un militar fue “masacrado y otro perdió una pierna por un disparo de fusil Barret calibre .50”.

La viabilidad de la estrategia de seguridad está en duda y las críticas hacia el mandatario por la liberación de Ovidio no cesan. Ante este escenario, López Obrador dijo este fin de semana que era inmune a un golpe de Estado porque lo respalda una mayoría ciudadana.

¡Qué equivocados están los conservadores y sus halcones! Pudieron cometer la felonía de derrocar y asesinar a Madero porque este hombre bueno, Apóstol de la Democracia, no supo, o las circunstancias no se lo permitieron, apoyarse en una base social que lo protegiera y respaldara. Ahora es distinto. Aunque son otras realidades y no debe caerse en la simplicidad de las comparaciones, la transformación que encabezo cuenta con el respaldo de una mayoría libre y consciente, justa y amante de la legalidad y de la paz, que no permitiría otro golpe de Estado.

Su mensaje en redes sociales no ha sido bien recibido por la oposición, que le ha solicitado aclarar su mensaje. Partido Acción Nacional (PAN) exigió a través de un comunicado que señale cuáles son las amenazas que enfrenta el país.

"Llama mucho la atención que en medio de una crisis económica y de seguridad, el presidente señale algún tipo de amenaza de golpe de Estado, es necesario que precise qué tipo de riesgo enfrentamos y de quiénes específicamente”, señaló en comunicado el dirigente del partido, Marko Cortés, quien coincidió con las críticas expuestas por los generales en contra de Obrador.

"Coincidimos con el General Carlos Gaytán que señala que son millones de mexicanos los que estamos preocupados por la situación actual y los que nos sentimos agraviados por muchas razones; por haber doblegado al gobierno mexicano ante el crimen organizado, incrementándose en consecuencia la violencia, los delitos del fuero federal y local, por haber provocado con sus malas decisiones una recesión económica. Por todo eso, coincidimos con el general y expresamos nuestro más amplio reconocimiento a las Fuerzas Armadas que una vez más confirman sus principios de honor, valor y lealtad para con el pueblo de México”, señala el comunicado.

Acción Nacional dijo además que las “malas decisiones” del gobierno han provocado una disminución de la actividad económica, por lo que urge un cambio en la estrategia gubernamental que reactive la inversión productiva y el consumo interno.

El mandatario ha dicho que un golpe de Estado en su contra es imposible (Foto: Cuartoscuro)
El mandatario ha dicho que un golpe de Estado en su contra es imposible (Foto: Cuartoscuro)

De manera semejante, el Obispo de Tabasco (estado del que es oriundo AMLO), aseguró este domingo que a medida que se cumplan los compromisos presidenciales, se diluirán las supuestas intenciones de dar un golpe de Estado en México.

En la rueda de prensa dominical, Gerardo de Jesús Rojas López refirió que el pueblo espera que la presente administración cumpla con sus promesas de campaña. “Que se den oportunidades, que vengan empresas y la gente pueda tener un trabajo digno con que ganarse el pan de cada día”.

Mientras tanto, este domingo el tabasqueño volvió a compartir en redes sociales un video en el que aseguró que “no hay nada que temer, vamos muy bien porque estamos cumpliéndole al pueblo y el pueblo nos está apoyando".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: