FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM
FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM

La inflación de México se encamina hacia un segundo mes consecutivo en el objetivo, mientras que un indicador clave de la actividad económica cayó inesperadamente, según datos publicados el jueves que refuerzan pronósticos de fuertes recortes de tasas de interés.

Los precios al consumidor a principios de octubre aumentaron 3,01% respecto al año anterior, menos de lo esperado por analistas en una encuesta de Bloomberg y en línea con el objetivo de 3% del banco central. En otro comunicado, la actividad económica en agosto se contrajo inesperadamente en 0,85% respecto al año anterior, sorprendiendo a analistas que esperaban una ganancia de 0,50%.

Los inversionistas aumentan sus apuestas de que el banco central de México continuará una serie de recortes ya que la tasa de interés real sigue siendo una de las más altas en los mercados emergentes a pesar de una actividad débil.

Formuladores de políticas ya bajaron las tasas en las últimas dos reuniones después de que la inflación se detuvo y la economía esquivó por poco la recesión. Incluso el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien había prometido impulsar el crecimiento y no intervenir en la actividad del banco central, dijo que le gustaría que las tasas bajaran.

En la última reunión de fijación de tasas en septiembre, dos de los cinco miembros de la junta del banco central votaron por un recorte de medio punto, más pronunciado que la reducción de un cuarto de punto decidida por la mayoría.
En la última reunión de fijación de tasas en septiembre, dos de los cinco miembros de la junta del banco central votaron por un recorte de medio punto, más pronunciado que la reducción de un cuarto de punto decidida por la mayoría.

“Es probable que Banxico vuelva a cortar en noviembre”, dijo Marco Oviedo, economista jefe para América Latina de Barclays, quien señaló que la flexibilización se vería favorecida por la eventual ratificación de un nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y no más rebajas crediticias de la petrolera Pemex. “Si eso sucede, es posible que quieran acelerar el ritmo en abril de 2020”.

En la última reunión de fijación de tasas en septiembre, dos de los cinco miembros de la junta del banco central votaron por un recorte de medio punto, más pronunciado que la reducción de un cuarto de punto decidida por la mayoría. Esos miembros fueron Gerardo Esquivel y Jonathan Heath, ambos escogidos por el presidente.

La pregunta ahora no es si México continuará los recortes, sino qué tan rápido lo hará. La tasa de referencia caerá a 6,50% para fines del próximo año desde el actual 7,75%, según una encuesta de economistas de Citibanamex publicada el 22 de octubre. El producto interno bruto crecerá solo 0,3% este año y 1,3% el año próximo.

Lo que dice nuestro economista:

“Los servicios débiles explican los datos de actividad decepcionantes y apuntan a desacelerar el consumo de los hogares y retrasar los riesgos a la baja para el crecimiento. Evidencia de una desaceleración de la demanda interna genera preocupación por las perspectivas de crecimiento, pero es consistente con el aumento de la holgura económica que se traduce en una menor presión sobre los precios. La perspectiva debería respaldar las expectativas de que el banco central continúe reduciendo las tasas de interés”.

—Felipe Hernández, economista de Bloomberg Economics

Algunos economistas divisan recortes aún más agresivos en el horizonte. Goldman Sachs dijo que las tasas podrían caer a 5,75% al final del ciclo, e incluso así el banco considera que ese nivel es conservador.


MÁS SOBRE OTROS TEMAS: