Cártel Jalisco, Cártel de Sinaloa y Los Rojos: los principales frentes criminales que enfrenta la 4T

Las diversas organizaciones criminales han generado violencia extrema en diversas zonas de México como una forma de amedrentar a sus rivales y a las autoridades

Los cárteles tienen el control de varias zonas del país (Foto: Archivo)
Los cárteles tienen el control de varias zonas del país (Foto: Archivo)

Los hechos violentos y la confrontación entre narcotráfico y las fuerzas federales en México se han un vuelto una constante desde el inicio del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En los últimos meses, los enfrentamientos entre diversos cárteles de la droga por el control del territorio, han originado una guerra sin cuartel en diversas zonas del país.

El hecho más reciente se registró el pasado 17 de octubre, cuando miembros del Cártel de Sinaloa sitiaron Culiacán, la capital del estado, para liberar a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, en una de los acontecimientos que marcará la administración de López Obrador.

Los cárteles se han vuelto sofisticados

Los grupos criminales buscan controlar las zonas de narcotráfico en el país (Foto: Infobae México)
Los grupos criminales buscan controlar las zonas de narcotráfico en el país (Foto: Infobae México)

Antes eran personas sin entrenamiento, sujetos con armas contratados para asesinar. Sin embargo, desertores del Ejército y gente con conocimientos de armas comenzaron a integrarse al crimen organizado, formando incluso grupos de élite al interior de los mismos cárteles.

El nuevo gobierno reconoce la existencia de 37 grupos delictivos de este tipo en el país. A pesar de que el presidente indicó que no emprendería una guerra contra el crimen y que su objetivo no sería la detención de líderes de la delincuencia, existe críticas de la oposición y de los mismos integrantes de gobierno.

El incidente ocurrido el jueves en torno al arresto de Ovidio Guzmán y su posterior liberación fue una escalada raramente vista en la larga guerra contra los cárteles del narcotráfico y aumentó la presión sobre López Obrador.

El presidente afirmó que su gobierno no se centraría en detener a los líderes de la delincuencia organizada. “No se va a encargar específicamente de decapitar a los grupos delictivos y cárteles, sino que se centrará la estrategia en el mantenimiento en general de la seguridad pública".

“No se han detenido a capos porque no es esa nuestra función principal. Es garantizar la seguridad pública, ya no es la estrategia de los operativos para detener a capos, lo que buscamos es que haya seguridad, que podamos disminuir el número de homicidios”, aseguró.

El narco tiene “otros datos”

El narcotráfico siembra terror entre la población mexicana (Foto)
El narcotráfico siembra terror entre la población mexicana (Foto)

Sin embargo, el crimen organizado mantiene una lucha frontal no solo con sus rivales por el control de plazas, sino también con las fuerzas armadas, En el caso de Guerrero, el grupo delictivo de “Los Rojos” ha sembrado terror entre la población; además de estar ligados a uno de los hechos que más consternación ha causado en México: la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, sin que hasta el momento el gobierno haya actuado de forma contundente en contra de la organización.

Mientras que el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), considerado el grupo criminal más poderoso del país, no solo desafía al resto de los cárteles, sino que mediante el uso de la violencia extrema tiene en constante preocupación a los diferentes niveles de gobierno. Hace unas semanas en Michoacán fueron emboscados emboscados policías federales mientras cumplimentaban un mandato judicial en Aguililla. Los policías se encontraban en la localidad de El Aguaje, cuando civiles armados dispararon en su contra. La dependencia confirmó la muerte de 13 elementos, además 3 resultaron heridos.

Las autoridades locales reconocen que los índices de violencia se incrementaron con la presencia del CJNG en 25 de los estados en los que opera, desatando terror especialmente en Baja California, Guanajuato, Michoacán, Veracruz y Jalisco.

Los diferentes brazos armados operan en comunidades para el control de la zona (Foto: Archivo)
Los diferentes brazos armados operan en comunidades para el control de la zona (Foto: Archivo)

El reciente enfrentamiento de las fuerzas federales con el Cártel de Sinaloa hizo que se demostrara que a pesar de la captura del “Chapo” Guzmán, el poder de la organización criminal no ha disminuido.

Los miembros del cártel fueron capaces de intimidar a las fuerzas federales de seguridad en Culiacán, al punto de obligarlos a liberar a Ovidio Guzmán, hijo de una de los fundadores del grupo delincuencial.

Analistas y expertos en seguridad consideran que el gobierno debe cambiar la estrategia de seguridad para que hechos como el de Culiacán no se repitan, y considerar al Estado como incapaz de combatir a los criminales y dejando a los cárteles con el control de varias zonas en el país.

MÁS SOBRE EL TEMA: