La mitad de los pescados que se comercializan en México tienen residuos de plástico

El “Estudio sobre el impacto de la contaminación por microplásticos en peces de México” se realizó en el Golfo de California, el Golfo de México y el Mar Caribe

El estudio representa alrededor de la mitad de los ejemplares: se revisaron 755 muestras de 66 especies. (FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO)
El estudio representa alrededor de la mitad de los ejemplares: se revisaron 755 muestras de 66 especies. (FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO)

Uno de cada cinco pescados, que se utilizaron en el “Estudio sobre el impacto de la contaminación por microplásticos en peces de México”, tienen algún tipo de plástico proveniente de fibras textiles y otras celulosas modificadas como el algodón.

El estudio representa alrededor de la mitad de los ejemplares: se revisaron 755 muestras de 66 especies.

GreenPeace México, el Centro de Diversidad Biológica, los investigadores de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, el Laboratorio de Biodiversidad y la Conservación Arreficial de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en el Puerto de Morelos, el Instituto de Ciencias Marinas y Pesquerías de la Universidad de Veracruz, son quienes participaron en esta investigación, en conjunto con los laboratorios de Green Peace Internacional de la Universidad de Exter, Inglaterra.

Se analizaron los componentes de plásticos que se encontraban en el estómago de los pescados y, como resultado de ello, se identificaron hasta 2,000 fragmentos entre tozos y fibras de plástico.

Los pescadores de la cooperativa “El Manglito” dijeron al medio que ellos asisten cada tres días a recoger las jaulas en las que atrapan las especies de pescado pargos y huachinangos.  (FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO)
Los pescadores de la cooperativa “El Manglito” dijeron al medio que ellos asisten cada tres días a recoger las jaulas en las que atrapan las especies de pescado pargos y huachinangos. (FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO)

“Con la acción de las olas, el viento, la radiación ultravioleta, que es un componente importante para romper los plásticos, se van fragmentando cada vez en pedazos más pequeños y es en las columnas de agua donde los peces los consumen”, dijo el coordinador de la campaña Océanos de GreenPeace México, Miguel Rivas, al periódico Milenio.

Los pescadores de la cooperativa “El Manglito” dijeron al medio que ellos asisten cada tres días a recoger las jaulas en las que atrapan las especies de pescado pargos y huachinangos.

Posteriormente, cuando le quitan las vísceras “anda uno de mitotero buscando a ver qué comió, y nunca encontramos nada; por ejemplo, el pargo se come la sardina, pero puede ser que el plástico esté muy microscópicamente, porque nosotros no vemos eso”.

En efecto, el estudio reveló que el plástico, al degradarse, ha llegado hasta los animales que lo confunden con su alimento y lo consumen. Los pescadores no logran localizar los residuos en la revisión visceral que practican al animal porque son microscópicos.

El representante de México, Centro para la Diversidad Biológica, dijo que incluso en un espécimen, fueron encontrados 45 piezas de microplástico. (FOTO: ELIZABHET RUIZ /CUARTOSCURO)
El representante de México, Centro para la Diversidad Biológica, dijo que incluso en un espécimen, fueron encontrados 45 piezas de microplástico. (FOTO: ELIZABHET RUIZ /CUARTOSCURO)

De los 411 peces analizados, de 66 especies diferentes, se hallaron residuos plásticos de menos de cinco milímetros, lo que representa un 54% de la muestra total del estudio.

Las investigaciones se realizaron en tres partes diferentes del país: en La Paz, ubicada en el Golfo de California; en Veracruz, que se encuentra en el Golfo de México y en el Puerto de Morelos que se localiza en el Mar Caribe.

El representante de México, Centro para la Diversidad Biológica, dijo que incluso en un espécimen, fueron encontrados 45 piezas de microplástico. “Estamos hablando de celofán, fibras textiles y plásticos provenientes de artefactos de la pesca”, especificó.

Veracruz fue el lugar donde se localizó un mayor número de peces con microplástico pues en un 96% del total de 219 ejemplares fueron encontrados residuos de este tipo. Únicamente se registraron ocho ejemplares limpios, lo que representa un 4% del total.

Para los investigadores es importante que cambiemos “nuestros hábitos de consumo y producción de plástico” (Foto: Especial)
Para los investigadores es importante que cambiemos “nuestros hábitos de consumo y producción de plástico” (Foto: Especial)

En Puerto Morelos se analizaron 16 especies de peces con importancia comercial y de los 218 estómagos analizados, el 61% presentaban algún tipo de plástico.

Por su parte, La Paz presentó una menor cantidad de animales afectados puesto que de los 318 peces solo 67 habían ingerido plásticos, lo equivalente al 21% del total. En esta zona se analizaron alrededor de 24 especies distintas.

Para los investigadores es importante que cambiemos “nuestros hábitos de consumo y producción de plástico”, lo cual, le parece a Alejandro Olivera que es un tema urgente para legislar.

Miguel Rivas explicó que al año se tiran 13 millones de toneladas de plástico al mar “es como si tiráramos un camión de basura lleno de plástico cada minuto del año a los océanos”. A pesar de que existen iniciativas para reformar la Ley General para la Prevención y Gestión integral de los Residuos, se teme que estas queden estancadas por un largo periodo.

"Nosotros le estamos pidiendo a la autoridad de salud que nos descarte que las toxinas que liberan los plásticos producto de su descomposición y que estos mismos no estén afectando a los seres humanos, porque el hecho de que se extraigan las vísceras no es una garantía de que el contaminante como tal es extraído totalmente”, explicó Rivas.

Expresó también la importancia de responsabilizar a quienes producen esa mercancía y la ponen en el mercado, pues son quienes tiene la oportunidad de generar productos con menor impacto ambiental.


MÁS SOBRE OTROS TEMAS:

Uno de cada cinco filets de pescado comercializados en la costa bonaerense no es lo que indica su etiqueta

Un estudio reveló el engaño al consumidor en la venta de pescado en Cancún, Mazatlán y CDMX

Un atún de 278 kilogramos alcanzó el precio récord de 3,1 millones de dólares en la primera subasta del año en Tokio

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos