El próximo domingo 27 de octubre comienza el horario de invierno. (Foto: Especial)
El próximo domingo 27 de octubre comienza el horario de invierno. (Foto: Especial)

El próximo domingo 27 de octubre comienza el horario de invierno. Deberás atrasar las manecillas de reloj y pasar algunas semanas acostumbrándote a la nueva dinámica, ya que la cantidad de horas de luz son diferentes a la primera parte del año.

La historia de este movimiento en el reloj se remonta a varias décadas atrás cuando Benjamin Franklin envió una carta a Le Journal París con una serie de medidas que proponía aplicar para que la población ahorrara energía. Aunque nunca se aplicaron, posteriormente se establecieron algunas acciones para evitar el consumo energético excesivo.

El cambio de horario se realiza dos veces al año y tiene como objetivo aprovechar las horas del sol.

En 2019 el horario de invierno, como se conoce al cambio que se hace a finales de este mes, comenzará en la madrugada del 27 de octubre, exactamente a las 00:00 horas. Se recomienda que antes de dormir de atrase el reloj.

Durante los meses que integran esta temporada habrá luz a horas más tempranas y como consecuencia oscurecerá más temprano también. Aunque pareciera que los días son más cortos, eso es solo una percepción que, en algunos casos, causa problemas de salud.

Al iniciar el mes de abril del próximo año, los mexicanos tendrán que adelantar sus relojes para acomodar el horario, pasando nuevamente por una dinámica que puede generar efectos negativos en el desempeño cotidiano de la población.

¿Por qué cambiar el horario?

 El año pasado la Comisión Europea propuso que se eliminará esta medida porque el ahorro “es mínimo” (FOTO: MARIO JASSO /CUARTOSCURO)
El año pasado la Comisión Europea propuso que se eliminará esta medida porque el ahorro “es mínimo” (FOTO: MARIO JASSO /CUARTOSCURO)

La carta que escribió Benjamin Franklin, en 1789, tenía una propuesta de ahorro y su plan planteaba lo siguiente: establecer impuestos para aquellos que tuvieran contraventanas por las que no pudiera pasar la luz, moderar el consumo de cera y velas, prohibir el tránsito nocturno y tocar las campanas de la iglesia por las mañanas para que todos se levantaran a una misma hora a comenzar sus días.

Es uno de los precedentes más antiguo que se tiene sobre la instauración de este cambio que se estableció de manera oficial hasta 1974. Durante ese año, tanto Europa como América del Norte, vivieron una crisis energética que dio como resultado el establecimiento del cambio de horario.

Sin embargo, el año pasado la Comisión Europea propuso que se eliminara esta medida porque el ahorro “es mínimo” y hay una cantidad considerable de personas que abogan por la abolición de esta medida ante los efectos nocivos que tiene en la salud.

¿El cambio de horario es malo para la salud?

Las razones para mantenerlo de esa forma son porque el horario de verano desincroniza la luz y la hora, además hace que las personas se duerman más tarde, por lo que mientras menos horas duerman, menor rendimiento tienen (Foto: Cuartoscuro)
Las razones para mantenerlo de esa forma son porque el horario de verano desincroniza la luz y la hora, además hace que las personas se duerman más tarde, por lo que mientras menos horas duerman, menor rendimiento tienen (Foto: Cuartoscuro)

En 2018, la Sociedad Española del Sueño (SES) aconsejó que dejara de realizarse el cambio de horario y que se mantenga el que ahora se conoce como horario de invierno, esto porque “El horario de invierno promueve un ritmo biológico más estable que el del verano, algo que contribuye a mejorar el rendimiento intelectual y ayuda a disminuir la aparición de diversas enfermedades como las cardiovasculares, obesidad, insomnio y depresión”, reportó Europa Press.

Las razones para mantenerlo de esa forma son porque el horario de verano desincroniza la luz y la hora, además hace que las personas se duerman más tarde, por lo que mientras menos horas duerman, menor rendimiento tienen. Llegan a generar padecimientos emocionales y físicos negativos en las personas que son muy sensibles a ese tipo de cambios.

Otras consecuencias de dormir poco son: irritabilidad, bajo rendimiento escolar y laboral e insomnio. Consideraron que mantener un ciclo sueño-vigilia regular es “uno de los pilares fundamentales para la salud”.

A pesar de la iniciativa para erradicar el cambio, este 27 de octubre los mexicanos tendrán que atrasar su reloj. Las recomendaciones de la Asociación para el Autocuidado de la Salud (ANEFP) fueron que se establezca una rutina de sueño en horarios regulares, es decir, acostarse y levantarse siempre a una hora parecida, evitar las cenas pesadas y el consumo de cafeína.


MÁS SOBRE ESTE TEMA: