Así es el lúgubre altar a la Santa Muerte descubierto en el penal de Topo Chico

Luego del cierre del Penal de Topo Chico, han salido a la luz imágenes de las celdas, objetos y rituales que los presos tenían en dicha penitenciaria. El más reciente hallazgo es el de una celda acondicionada como un altar a la Santa Muerte

El rito era practicado en una capilla que se había construido dentro del centro penitenciario.

Luego del cierre del Penal de Topo Chico, han salido a la luz imágenes de las celdas, objetos y rituales que los presos tenían en dicha penitenciaria. El más reciente hallazgo es el de una celda acondicionada como un altar a la Santa Muerte.

En el video se puede observar figuras de la Muerte de tamaño real, así como otras más pequeñas. En la entrada se ven dos figuras de esqueletos como si estuvieran custodiando el sitio.

En este “capilla”, los creyentes en este ritual pedían, prometían y dejaban ofrendas.

La vieja prisión del Topo Chico, una de las más violentas y tenebrosas de México, cerrará sus puertas en septiembre para convertirse en sede del Archivo Histórico del norteño estado de Nuevo León.

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

De esta manera, según anunciaron recientemente autoridades estatales, seguirá los pasos de la cárcel de Lecumberri, una prisión de negra historia que funcionó la mayor parte del siglo XX en la Ciudad de México y es desde 1976 Archivo General de la Nación.

Terminó la historia del Centro Preventivo de Reinserción Social (Ceprereso) “Topo Chico”. A lo largo de 76 años fue el escenario de múltiples episodios de violencia, sangre y muerte.

infobae-image

Fue una zona de guerra, un territorio en disputa para Los Zetas y los miembros de El Cártel del Golfo; fue un albergue de la Santa Muerte, un lugar para rituales y cultos diabólicos; fue una cárcel estatal para prisioneros de alto perfil, desde funcionarios públicos de negro historial policiaco, hasta encumbrados banqueros y asesinos que inspiraron películas icónicas como “El Silencio de Los Inocentes”.

El penal de Topo Chico será abierto al público mientras comienzan las obras para convertirlo en un parque (Foto: Cuartoscuro)
El penal de Topo Chico será abierto al público mientras comienzan las obras para convertirlo en un parque (Foto: Cuartoscuro)

El Centro Preventivo y de Reinserción Social Topo Chico es una prisión estatal inaugurada en 1943 y debido al crecimiento de la ciudad quedó ubicado en la periferia del primer cuadro de ciudad de Monterrey, capital del estado de Nuevo León.

En los últimos tres años fue escenario de múltiples riñas y en diversas ocasiones los reos se han amotinado para denunciar la complicidad de las autoridades carcelarias con miembros del crimen organizado que controlan el penal.

Una de las masacres dejó 49 fallecidos y se considera la más grave del país cuanto menos de la última década. Ocurrió en febrero del 2016, cuando dos bandos del grupo los Zetas se disputaron el control de Topo Chico.

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

La riña provocó que se incendiara la cocina, la bodega de víveres y otros puntos del penal.

En el primer motín fallecieron 49 internos y 34 más resultaron heridos, mientras que una segunda reyerta en junio de ese año dejó un saldo de tres muertos y 21 lesionados.

Según un informe publicado ese año por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la sobrepoblación, el hacinamiento, el autogobierno y la falta de personal en el penal mexicano de Topo Chico llevó a esta trágica situación.

Pero además, la CNDH también detectó privilegios con celdas de lujo equipadas con pantallas e incluso saunas, objetos y sustancias prohibidas, y la ausencia de protocolos para la prevención, manejo y control de motines y otros hechos violentos.

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

En marzo de 2019, una protesta por el traslado de unos 500 presos dejó un muerto y una treintena de heridos.

En marzo de 1980, los reclusos identificados como Rodrigo Alcalá López, “El huevo”, y Carlos López Atencio, “El Cubano”, consiguieron desarmar a un celador y más tarde mataron al director del reclusorio Alfonso Domene Flor Millán y a su chofer. Otros internos se sumaron a la revuelta y fingieron que el director del reclusorio estaba secuestrado y vivo, para negociar su libertad.

Incluso, privaron de su libertad a las tres secretarias de Alfonso Domene; cuando las liberaron, ellas relataron a las autoridades que el director ya había muerto. Entonces intervinieron el penal y abatieron a 4 reclusos, todos ellos habían participado en la revuelta.

El lunes 30 de septiembre, el penal de Topo Chico cerró sus puertas para siempre (Foto: Cuartoscuro)
El lunes 30 de septiembre, el penal de Topo Chico cerró sus puertas para siempre (Foto: Cuartoscuro)

LA LUCHA DE CÁRTELES POR CONTROLAR LA CÁRCEL

Los Zetas mostraron el control que mantenían sobre el Topo Chico desde el 2010, pues antes disputaban el control del Cártel del Golfo.

Para mostrar su poder dentro de prisión, el 31 de diciembre de 2010 sicarios sacaron de la prisión a una presa, Gabriela Muñiz Tamez, "La Pelirroja", y la colgaron en un puente peatonal de una importante avenida de Monterrey debido a que era la novia de un capo del grupo rival, el Cártel del Golfo.

Se estima que el grupo obtenía en la prisión suculentas cantidades de dinero por el cobro de cuotas, venta de droga y otros negocios, según informes oficiales.

"A cada nuevo interno le exigen una cuota para no ser golpeado o asesinado que en promedio va desde los 1.500 pesos (unos 75 dólares) semanales y hasta 50.000 pesos (unos 2.500 dólares) mensuales", aseguró este miércoles a Efe Consuelo Morales, directora de la asociación civil Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (Cadhac).

  163
163

La organización comenzó a defender los derechos de los reos desde 1997 y abandonó esa labor en 2010 debido al peligro que representó para ellos el autogobierno de los Zetas.

“Estamos de acuerdo de que la cárcel del Topo Chico no tiene condiciones para que los internos vivan con dignidad. Esto es evidente, lo hemos visto desde hace tiempo”, menciono Morales.

PERSISTE LA INSEGURIDAD PESE A LEVE MEJORA

En su Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2018, la CNDH identificó que el número de homicidios en las cárceles mexicanas bajó de 108 registrados en 2017 a 31 en 2018, un 71,3 %.

La cárcel está considerada como una de las más peligrosas de América Latina (Foto: Cuartoscuro)
La cárcel está considerada como una de las más peligrosas de América Latina (Foto: Cuartoscuro)

Asimismo, se registraron más de 800 riñas y 4 motines, y se documentaron 258 abusos, en su mayoría producidos por autoridades del centro.

En el 34 % de los centros estatales -como el de Topo Chico- persiste la sobrepoblación y en el 44 % el hacinamiento en celdas.

Finalmente, el 50 % de los centros se observaron deficientes condiciones materiales y de higiene del área médica.


MAS NOTICIAS