“Estoy usando a México para proteger nuestra frontera”, estas palabras del presidente de los Estados Unidos Donald Trump, durante un encuentro con la prensa, causaron escozor entre la clase política mexicana y este viernes Andrés Manuel López Obrador hizo acuse de recibo.

El republicano se refirió a las labores que ha realizado México en materia de migración para detener los flujos de personas, en su mayoría de origen centroamericano, que alcanzaron cifras récord en 2018.

“No tengo ningún problema de conciencia”, expresó AMLO, siempre reacio a confrontarse verbalmente con Trump.

El Gobierno desplegó en el sureste del país miles de efectivos de la Guardia Nacional bajo la amenaza estadounidense de imponer aranceles a las exportaciones mexicanas. El número de deportaciones se duplicó en los primeros meses de 2018 y el número de cruces ilegales a EEUU descendieron cuando se cumplió el plazo de 90 días que dio la administración Trump a México para actuar en la materia.

A insistencia de los reporteros en la conferencia matutina, López Obrador amplió su respuesta.

“No se preocupen, nosotros sin balandronadas, sin exageraciones, representamos con dignidad a nuestro país y no tenemos nada de qué avergonzarnos, se defiende la soberanía de México al mismo tiempo no queremos confrontación, tenemos la mano franca, abierta, tendida a todos los gobierno del mundo y abrazamos a todos los pueblos del mundo y de manera especial nos interesa una buena relación con Estados Unidos, una buena vecindad y buscamos que haya cooperación para el desarrollo”, dijo.

Donald Trump, presidente de EEUU. (Foto: AFP)
Donald Trump, presidente de EEUU. (Foto: AFP)

La relación AMLO - Trump ha sido agridulce. Aunque ambos mandatarios se han expresado respeto, el tema migratorio y el tráfico de armas de la Unión Americana a México han provocado momentos álgidos y de tensión.

A pesar de la severidad del discurso de Trump, López Obrador mantiene su política de no intervención. La misma que ha evitado que su administración se pronuncie por la crisis en Venezuela y la dictadura de Nicolás Maduro.

“Respeto mucho, no nos metemos en los asuntos de otros países, porque no queremos que otros países se metan en los nuestros”.

La oposición condenó las palabras de Trump y exigió al gobierno mexicano una respuesta más contundente.

¡Inaceptable! Las declaraciones de Trump ofenden y humillan a nuestro país. El gobierno de Morena no da respuesta. Exigiremos a Marcelo Ebrard una explicación sobre el silencio del gobierno mexicano. ¡No lo podemos permitir!”, externó a través de Twitter Mauricio Kuri, líder de los senadores del conservador Partido Acción Nacional.

“Estoy usando a México para proteger nuestra frontera, porque los demócratas no cambian las lagunas en la legislación”, fue lo que dijo Trump al tiempo de que agradeció la movilización de 27,000 soldados mexicanos, según él, con fines de frenar la ola de migrantes hacia EEUU.

Para la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, las expresiones de Trump tienen un contexto electoral y político.

Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, durante su conferencia matutina en Palacio Nacional. (Foto: Cuartoscuro)
Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, durante su conferencia matutina en Palacio Nacional. (Foto: Cuartoscuro)

Él está obviamente en campaña política, ya sabemos que ya inició la campaña en los Estados Unidos, pero nosotros estamos haciendo nuestro papel en México, no solamente como dicen por el tema de que tuvimos esta situación de una amenaza en los aranceles, sino porque es nuestra obligación como país”, respondió.

Según la ex ministra, México endureció su política de migración por seguridad nacional y no por hacer las veces de “muro” virtual de Trump.

Es nuestra seguridad nacional, es el tema de quién entra a nuestro territorio, cómo podemos tener una migración ordenada, segura, regular y es precisamente en esta tesitura que también es nuestra seguridad nacional, es nuestra seguridad interior la que tenemos que vigilar y cuidar”, dijo ante el Senado de la República el jueves.

En el estudio “Tendencias Migratorias en Centroamérica, Norteamérica y el Caribe”, el organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reveló que solo en el primer semestre de 2019, México regresó a 130,985 migrantes a los países considerados dentro del Triángulo Norte, conformado por El Salvador, Guatemala y Honduras.

Nunca en la historia había alcanzado esa cifra.