El avión presidencial, adquirido en el sexenio de Peña Nieto (Foto: Archivo)
El avión presidencial, adquirido en el sexenio de Peña Nieto (Foto: Archivo)

La promesa de Andrés Manuel López Obrador de vender el avión presidencial sigue en el aire.

Desde su campaña como candidato presidencial, López Obrador aseguró que la aeronave TP-01 "José María Morelos y Pavón" sería vendida ya que era un lujo del que él prescindiría, por lo que para trasladarse a otras entidades y concretar sus giras, lo haría a través de vuelos comerciales.

El avión fue adquirido en noviembre de 2012 por un monto de 5 mil 213 millones 502 mil 866 pesos, pero la aeronave fue entregada el 3 de febrero de 2016. Hasta el 18 de junio pasado, el gobierno federal había pagado mil 622 millones 19 mil 956 pesos, es decir, el 31%.

Con el dinero de la venta del avión presidencial, Andrés Manuel López Obrador ha prometido muchas cosas.

De acuerdo con sus proyecciones, el gobierno mexicano recibirá alrededor de 150 millones de dólares por la venta del avión, dinero con el que en un inicio, dijo que se financiará el plan para reducir el flujo de migrantes centroamericanos que buscan llegar a los Estados Unidos.

(AFP)
(AFP)

También habló sobre el financiamiento de "proyectos prioritarios en beneficio de los mexicanos" con los recursos recabados por la venta de una flotilla de aviones y helicópteros que eran utilizados por funcionarios públicos.

Mientras que el pasado 17 de agosto de este año, ofreció destinar parte del dinero para ayudar al municipio de Zacualtipán, en el estado de Hidalgo, con el problema de agua.

Estimó que el costo del avión sería equivalente a tres siglos y medio del presupuesto de Zacualtipán.

"Siete mil millones el avión. ¿Cuánto?, ¿Cuántos?, 350 años del presupuesto de Zacualtipán lo que costó el avión presidencial", aseguró López Obrador.

Aunque el presidente sigue prometiendo el uso del dinero para diversos proyectos, la realidad es que el avión presidencial no ha podido ser vendido.

Estatus: en "Stand by"

REUTERS/Edgard Garrido
REUTERS/Edgard Garrido

El 3 de diciembre de 2018, dos días después de que Andrés Manuel López Obrador tomó posesión como presidente de la República, el avión presidencial, un Boeing 787-8 de la serie Dreamliner, partió del aeropuerto de la Ciudad de México hacia el Aeropuerto de Logística, en la ciudad de Victorville, en San Bernardino California, en donde, desde ese entonces, permanece embodegado y en espera de un comprador.

El gobierno federal debe pagar 719 mil 321 dólares por mantener durante un año el avión estacionado en el hangar de la empresa Boeing. La aeronave realizó 214 operaciones en actividades oficiales y cuenta con recámaras, baño, cocina y sala de juntas.

Por medio de un acuerdo, el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) colabora con la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) para asegurar la transparencia en el proceso y garantizar las mejores condiciones para el Estado mexicano en el proceso de enajenación de la aeronave.

Interior del avión presidencial (Foto: SHCP)
Interior del avión presidencial (Foto: SHCP)

En marzo pasado, la UNOPS publicó el anuncio para la venta del avión presidencial mexicano. Posteriormente, el 24 de abril de este año, Jorge Mendoza Sánchez, director del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos, informó que hasta ese momento se contaba con 14 intenciones de compra de ocho países distintos para el avión.

Al mes siguiente, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que el proceso para la venta del avión presidencial estaba en su etapa final, y confió en que esa misma semana se resolvería el tema, luego de que, dijo, ya hay seis propuestas de compra.

En conferencia de prensa mencionó que la ONU está decidiendo sobre la mejor oferta, y que, aunque no podía dar detalles porque es un proceso de licitación, ya se tienen los avalúos y las propuestas, "solo falta decidir", aseguró.

El diario Milenio dejó entre ver mano negra en la renuncia del funcionario, Luis Vera (Foto: Cuartoscuro)
El diario Milenio dejó entre ver mano negra en la renuncia del funcionario, Luis Vera (Foto: Cuartoscuro)

Indicó que antes de llevar a cabo la licitación, la ONU hizo avalúos, para que sirvieran de referencia y se aceptaran propuestas, por lo que una vez que se pueda, informará al respecto.

"Se hacen investigaciones sobre los compradores y la honorabilidad de las personas y empresas que quieren adquirir el avión. No es un asunto tan simple", comentó el mandatario federal por lo que si mañana la ONU decide que hay una buena oferta y se acepta, se realizará la venta de esa aeronave, señaló el mandatario.

Sin embargo, dos meses después, la venta del avión presidencial no se ha concretado.