Las trajineras de Xochimilco, uno de los principales puntos turísticos de la Ciudad de México (Foto: Misael Valtierra/ Cuartoscuro)
Las trajineras de Xochimilco, uno de los principales puntos turísticos de la Ciudad de México (Foto: Misael Valtierra/ Cuartoscuro)

Un joven de 19 años de edad perdió la vida este domingo en uno de los lugares más visitados en la Ciudad de México, el canal de Xochimilco, después de que cayera desde una de las tradicionales trajineras y se ahogada, lo cual desató las alarmas y los focos rojos sobre los procesos de seguridad del lugar.

El lugar, donde más de 680 embarcaciones conocidas como trajineras permiten que turistas y locales sean paseados al ritmo de música y, usualmente, bebidas alcohólicas, sufrirá una transformación radical después de lo sucedido, incluidas las restricciones anunciadas este lunes por las autoridades capitalinas.

A continuación, algunos de los motivos que llevaron al muchacho originario de Puebla a perder la vida:

Falta de medidas de seguridad

Las embarcaciones no cuentan con contenciones ni barras para evitar precisamente que las personas se precipiten al canal (Foto: Rogelio Morales/ Cuartoscuro)
Las embarcaciones no cuentan con contenciones ni barras para evitar precisamente que las personas se precipiten al canal (Foto: Rogelio Morales/ Cuartoscuro)

Las trajineras, a pesar de que viajan a una velocidad mínima por un canal que no tiene corrientes poderosas, no cuentan con barandajes ni con protección para evitar precisamente la caída de sus pasajeros, más allá de las bancas donde quienes rentan realizan sus fiestas, celebraciones o simples reuniones.

De hecho, no es extraño ver, cuando hay más de un grupo esparcido en diferentes navíos, que los pasajeros suelen pasar de una a otra trajinera, como ocurrió en el caso del domingo. El muchacho, en su intento por atravesar junto a otros compañeros, cayó en el espacio que se formó naturalmente por el movimiento del agua y fue encontrado apenas un día después por las autoridades.

Es por ello que el alcalde de Xochimilco, José Carlos Acosta Ruíz, anunció que a partir de ahora las trajineras deberán contar con chalecos salvavidas, y los remeros serán sometidos a exámenes antidoping para incrementar la seguridad de los visitantes.

Sin embargo, no quedó claro si los pasajeros deberán abordar con los chalecos puestos mientras viajan o sólo estarán disponibles en la embarcación, que tampoco serviría de mucho en un caso como el más reciente.

Falta de medidas de prevención

Ya no se venderán bebidas alcohólicas en los embarcaderos y sólo los mayores de edad podrán consumir hasta dos bebidas de este tipo (Foto: Especial)
Ya no se venderán bebidas alcohólicas en los embarcaderos y sólo los mayores de edad podrán consumir hasta dos bebidas de este tipo (Foto: Especial)

Aunado a las fallas en la seguridad de las trajineras se suma que las medidas de prevención escasean. Además de los chalecos salvavidas, no hay una regulación real en los embarcaderos de la zona, por lo que las fiestas o reuniones suelen acabar con los pasajeros en un estado de intoxicación que pone en peligro sus vidas.

La alcaldía también anunció de manera sorpresiva que se prohibirá la venta de alcohol en los 10 embarcaderos de la zona: Cuemanco, Salitre, Fernando Celada, San Cristóbal, Belén, Belén de las Flores, Caltongo, Nuevo Nativitas, Las Flores y Zacapa.

También se regularán los establecimientos al interior del canal y alrededor de los embarcaderos. De acuerdo con Acosta Ruíz, también se prohibirá la renta de bocinas para escuchar música en las embarcaciones y los mayores de 18 años podrán consumir solamente hasta dos bebidas alcohólicas durante el trayecto por el canal.

La regulación de renta de bebidas alcohólicas y de seguridad cambiará radicalmente tras los hechos del domingo (Foto: Cuartoscuro)
La regulación de renta de bebidas alcohólicas y de seguridad cambiará radicalmente tras los hechos del domingo (Foto: Cuartoscuro)

Y es que de acuerdo con el alcalde de Xochimilco, en la trajinera se encontraron 30 botellas de cerveza, whisky, ron, "un exceso de alcohol y los jóvenes no se midieron, siguieron consumiendo una gran cantidad de alcohol".

En redes sociales las críticas no se hicieron esperar, ya que los usuarios de Twitter y de Facebook señalaron que las medidas que se tomaron llegan demasiado tarde, ya que, de haberse aprobado o aplicado en el lugar, ninguna muerte habría tenido que lamentarse.

Falta de ayuda

Una de las personas que acompañó a joven en su celebración grabó el momento exacto en el que el cumpleañero desapareció en el agua. Lo que en el primer instante fueron risas, se transformaron en nervios y después preocupación real, cuando se dieron cuenta de que el hombre no volvió a asomar la cabeza a la superficie.

El momento de la caída del joven, captado por una de sus acompañantes (Video: Twitter Marisol_Tea)

La situación solamente se complicó con el paso de los minutos y de las horas, lo que reveló que los protocolos de prevención no fueron los únicos que fallaron: también los de emergencia para evitar que la persona que cayó al canal pudiera ser rescatada viva.

"Se acordó hoy en el gabinete de la Secretaría (de Gobierno) establecer protocolos de atención más rápidos, aquí en estos casos, siempre tenemos que ver que hay situaciones que se pueden prevenir si tenemos protocolos de actuación más eficientes", señaló este lunes por la mañana el secretario de seguridad ciudadana, Jesús Orta.

El fango del canal

Las condiciones del agua del canal complicaron las labores de rescate (Foto: Twitter @SUUMA_CDMX)
Las condiciones del agua del canal complicaron las labores de rescate (Foto: Twitter @SUUMA_CDMX)

El muchacho pretendía cruzar de una trajinera a otra cerca del embarcadero de Salitre, en el barrio de San Cristóbal, pero su cuerpo, sin embargo, fue encontrado "a la altura de Canal Nacional", a una distancia lejana del punto donde cayó a las aguas ennegrecidas por la contaminación.

"Sí es una distancia importante", aceptó Orta. "No tengo la distancia exacta, contrario a lo que pudimos pensar en el inicio de las labores de rescate, de que podía estar en las cercanías, y no fue así", completó.

De acuerdo con medios locales, el fango del canal le complicó al joven salir del agua, además de que la nula visibilidad de las aguas que corren por ahí aumentaron la respuesta de sus amigos y familiares, que buscaron encontrarlo con los largos remos usados para navegar. Incluso alguno intentó nadar para encontrarlo.

"Se tiene que hacer una investigación para ver el tipo de corrientes y el tipo de cosas que pudieran estar ahí, y por supuesto los protocolos que tenemos que establecer", concluyó Orta.