Palacio Nacional es desde el fin de semana la casa del presidente de México (Foto: archivo)
Palacio Nacional es desde el fin de semana la casa del presidente de México (Foto: archivo)

Este fin de semana Andrés Manuel López Obrador se convirtió en el primer presidente en décadas en habitar Palacio Nacional. El edificio guarda cientos de historias que se tejieron a lo largo de los años.

Pero una de las historias poco conocidas es la que se encuentra en el subsuelo del monumental edificio donde antes de la conquista española se encontraba el antiguo Palacio de Moctezuma II, desde donde dirigía el imperio azteca.

El cronista español Francisco López de Gomara reseñó en sus crónicas sobre la Nueva España que el lugar tenía paredes de mármol adornadas con piedras preciosas y techos de madera con lustrosos labrados.

En una carta al Rey Carlos V, el conquistador Hernán Cortés escribió que en "España no hay nada semejante", ya que tenía un oratorio cubierto con planchas de oro, plata y piedras preciosas, los "aposentos" eran "maravillosos". Tenía más de 20 puertas de acceso, tres patios, 100 habitaciones y un número no especificado de salas, de acuerdo con la revista especializada Arqueología Mexicana.

El antiguo Palacio de Moctezuma deslumbró a los conquistadores españoles (Foto: WikiCommons)
El antiguo Palacio de Moctezuma deslumbró a los conquistadores españoles (Foto: WikiCommons)

Todos los días desfilaban por el lugar cientos de personas que llevaban al emperador diferentes tipos de comida, sin contar el estimado de mil mujeres que estaban al servicio de Moctezuma.

También conocido como Casas Nuevas de Moctezuma, el complejo estaba integrado por cinco palacios, intercomunicados entre sí. Uno de ellos era la llamada Casa Denegrida, que tenía ese nombre por el color de sus paredes y la falta de luz, y que fue elegida por el emperador como el lugar al que se retiraba para reflexionar y meditar.

Después de la conquista, el palacio fue entregado a Cortés como recompensa por sus hazañas, pero en 1562 fue vendido por sus descendientes.

En 2008 el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) descubrió en los alrededores del actual Palacio Nacional restos del palacio del antiguo emperador.

Uno de los jardines de la ahora casa presidencial (Foto: Facebook SHCPMX)
Uno de los jardines de la ahora casa presidencial (Foto: Facebook SHCPMX)

Durante décadas se sospechaban de su presencia, ya que el centro de la capital mexicana fue erigido sobre los restos de la antigua Tenochitlán.

"Basados en documentos históricos del siglo XVI, llegamos a la conclusión de que las paredes y cimientos prehispánicos que encontramos forman parte del conjunto habitacional conocido como las Casas Nuevas de Moctezuma, conformadas por cinco palacios intercomunicados, con grandes plataformas", dijo entonces la investigadora Elsa Hernández Pons. Entre los restos encontrados estaban los de la famosa "Casa Denegrida".

López Obrador, su esposa Beatriz Gutiérrez Müller y su hijo menor viven a partir de esta semana en un ala de Palacio Nacional, en un departamento que se construyó durante la Presidencia de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012). Sin embargo, aclaró que alternará su estancia con su domicilio particular, al sur de Ciudad de México.

"Ya estoy aquí desde a anoche. Aquí voy a estar alternando porque no es lo mismo, la casa de uno es mejor", dijo el mandatario el lunes en su habitual conferencia de prensa matutina.

AMLO y su familia solo ocuparan un departamento ubicado dentro del inmueble (Foto: Pixabay)
AMLO y su familia solo ocuparan un departamento ubicado dentro del inmueble (Foto: Pixabay)

Palacio Nacional había dejado de ser la residencia del mandatario mexicano desde la presidencia de Porfirio Díaz (1884-1911).

Para llegar a donde vivirá el presidente, se debe caminar por el corredor Oriente de la Galería de los Presidentes o por el antecomedor, poco usado porque es un sitio diseñado en 1900, incluso sus 11 sillas, pertenecían al tren presidencial de Porfirio Díaz, tapizado en seda. Las vitrinas contienen utensilios, vajillas y demás artículos de oro y plata.

Durante su campaña, López Obrador prometió dejar de usar la Los Pinos como residencia presidencial. Al asumir la Presidencia siguió viviendo en su casa particular ubicada en Tlalpan, en la Ciudad de México.