Es más probable que una niña o niño indígena muera por enfermedades prevenibles en México (Foto: Instagram savethechildren_mx)
Es más probable que una niña o niño indígena muera por enfermedades prevenibles en México (Foto: Instagram savethechildren_mx)

La organización internacional Save the Children reportó la situación de violencia que viven los niños en Latinoamérica, y en el caso de México, la información no es muy alentadora, entre homicidios y embarazos adolescentes.

El reporte anual "Construyendo una vida mejor con la niñez" evalúa a 176 países usando indicadores internacionales sobre mortalidad infantil, acceso a la educación, nutrición, protección de frente a prácticas que perjudican a los niños como el trabajo infantil, el matrimonio infantil, los homicidios y el desplazamiento forzado.

Nancy Ramírez, directora de Incidencia Política de Save the Children, resaltó que México descendió tres lugares en el ranking, pasando del puesto 93 al 96, debido a los altos índices de embarazos adolescentes y el incremento de homicidios de menores de 18 años de edad.

En México ha escalado la violencia de la forma más extrema: los homicidios (Foto: Instagram savethechildren_mx)
En México ha escalado la violencia de la forma más extrema: los homicidios (Foto: Instagram savethechildren_mx)

Y es que en México ha escalado la violencia de la forma más extrema: los homicidios. En promedio, 4 niñas, niños y adolescentes son asesinados cada día en el país.

El índice nos revela que la posibilidad de que un niño sea asesinado en México es mucho mayor que en países en conflicto armado, como Palestina o Siria

Ramírez también dijo que por eso, Save the Children considera que "un plan de Gobierno que busca la construcción de paz debe tomar en cuenta las voces de las niñas y los niños y establecer estrategias específicamente dirigidas a ellas y ellos porque son quienes están viviendo las peores consecuencias de violencia en el país".

En cuanto a los embarazos de adolescentes, estiman que cada año más de 300.000 jóvenes siguen dando a luz. "Son particularmente preocupantes los embarazos en menores de 15 años de edad, tan solo en el año 2017 se detectaron casi 10 mil casos que son evidente consecuencia de abusos sexuales", anotó Nancy Ramírez.

Los problemas de mortalidad infantil, desnutrición, deserción escolar, trabajo y matrimonio infantil se han reducido en México, aunque siguen afectando desigualmente a la población que vive en zonas rurales o indígenas.

Es más probable que una niña o niño indígena muera por enfermedades prevenibles, sufra desnutrición, no vaya a la escuela, trabaje desempeñando tareas peligrosas o sea obligada a casarse si es niña o mujer adolescente

México ocupa el primer lugar en violencia y abuso infantil dentro de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y es el país con mayor número de adolescentes embarazadas.

Siete de cada diez niños son víctimas de algún tipo de violencia, y en los últimos años, fueron atendidas en servicios de salud 317.996 niñas por violencia sexual, según la organización Save the Children.

"Es por ello que a pesar de los avances se deben redoblar los esfuerzos para llegar a las poblaciones que han sido históricamente marginadas y excluidas", dijo Ramírez de Save the Children, que ha hecho el llamado al gobierno de López Obrador a implementar políticas que garanticen el desarrollo y la protección contra la violencia en la niñez mexicana.