Sergio Enrique Calderón, alias “El Cursi” podría estar detrás del ataque en Minatitlán (Foto: Especial)
Sergio Enrique Calderón, alias “El Cursi” podría estar detrás del ataque en Minatitlán (Foto: Especial)

El pasado 19 de abril  un grupo de sujetos armados irrumpió en una fiesta familiar que se llevaba a cabo en una palapa de nombre "El Potro", ubicada en el municipio de Minatitlán, en el estado de Veracruz, dejando 14 personas muertas incluyendo a un bebé de un año de edad.

Fluvia Salinas festejaba sus 52 años cuando los hombres armados atacaron. Según las versiones de los sobrevivientes, los sicarios, antes de rociar con balazos a los asistentes preguntaron por "La Beky".

"La Beky" era una mujer transgénero, era  dueña de la palapa y era administradora de "La esquina del Cha-KL", una antro en la zona centro  a unos metros de la palapa.

El pasado 19 de abril un comando atacó a personas que se encontraban en una fiesta familiar (Foto: Especial)
El pasado 19 de abril un comando atacó a personas que se encontraban en una fiesta familiar (Foto: Especial)

De acuerdo a los relatos que integran la investigación, 6 hombres encapuchados, todos con armas largas y cortas entraron al salón de fiestas, caminaron a la mesa en donde estaba "La Becky" y le advirtieron: "Con esto no se juega". Luego  vino la lluvia de balas.

Una de las lineas de investigación que se están siguiendo, según informó la fiscalía, es la disputa de la plaza por la venta de drogas entre el Cártel Jalisco Nueva Generación y Los Zetas.

De acuerdo con las declaraciones de los testigos, el comando llegó en una camioneta color blanco de la marca Honda.

“La Beky”, mujer transgénero quien era dueña de la palapa en donde ocurrió la masacre de Minatitlán (Foto: Especial)
“La Beky”, mujer transgénero quien era dueña de la palapa en donde ocurrió la masacre de Minatitlán (Foto: Especial)

Según los testimonios, antes de irse los sicarios dispararon a la cabeza de las personas que estaban heridas en el suelo, para cerciorarse de su muerte, incluyendo el niño de un año.

En el patio se encontraron 17 casquillos calibre 223, 15 casquillos 9 milímetros y 5 ojivas deformadas.

El Fiscal General,  Jorge Winckler Ortiz,  indicó que se tienen información que en uno de los bares de "La Beky",  había venta de droga que era comprada a un determinado grupo de la delincuencia organizada, y luego empezó a vender otra de un origen distinto, que es el principal móvil de la tragedia.

De acuerdo a versiones de la prensa local, ha habido varias teorías respecto a la autoría del ataque armado.  El nombre de Sergio Enrique Calderón Quintanilla , ha se ha mencionado en algunos círculos de la fiscalía del estado.

Sergio Enrique Calderón, alias "El Cursi", es identificado como mando del Cártel de Los Zetas. Este personaje sería clave en el caso de la masacre de Minatitlán.

“El Cursi” (Foto: Especial)
“El Cursi” (Foto: Especial)

En marzo del año pasado el gobierno de Veracruz ofreció 500.000 pesos a quien entregará información para dar con su paradero, es señalado como líder de una banda de secuestradores que operaba en Coatzacoalcos, al sur de la entidad Veracruzana.

Calderón Quintanilla heredo la plaza de Hernán Martínez Zavaleta, apodado "El Comandante H", actualmente preso por haber ordenado la matanza de una familia completa en Coatzacoalcos en junio de 2017, incluyendo niños.

Según está versión, Adrían Calderón Quintanilla, hermano de "El Cursi",  quien presuntamente es identificado  por vender droga en las plantas petroquímicas de Minatitlán, Cosoleacaque y Coatzacoalcos, habría sido invitado por "La Beky" a la fiesta en la palapa "Los Potros".

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

"La Beky", según información de medios locales, lavaba dinero para Los Zetas en su bar "La Esquina del Cha-KL".

De acuerdo con está historia, Adrián le habría reclamado a "La Beky" que estuviera ofreciendo sus servicios de lavado de dinero y venta de droga en su bar al Cártel Jalisco Nueva Generación.

Supuestamente, Adrián Calderón amenazó con una pistola a la mujer, pero otro asistente en la fiesta entró en su defensa. Luego de esto el hermano del "El Cursi" se retiró de la fiesta.

Posteriormente regresó acompañado de gente que le habría enviado su hermano "El Cursi" para atacar a "La Beky".

El gobierno del estado no es le único que busca a "El Cursi",  días después de que ofrecieran la recompensa, elementos de la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) y de la fiscalía encontraron un vehículo Versa calcinado color rojo.

En el interior del auto había un narcomensaje firmado por el Cártel de Jalisco Nueva Generación, en el que se ofrecían un millón de pesos  a quien le entregará a Calderón Quintanilla, "El Cursi".

Ofrecieron la misma cantidad por otros dos presuntos sicarios con los apodos de "El Concha" y "El Pinto".

Palapa ‘La Potra’, lugar de la masacre (Foto: Cuartoscuro)
Palapa ‘La Potra’, lugar de la masacre (Foto: Cuartoscuro)

Además, dentro del auto calcinado, los sicarios del CJNG dejaron el cuerpo de un hombre decapitado.

El Cártel Jalisco Nueva Generación empezó a germinar en 2010 como resultado de una serie de muertes, capturas y luchas con cárteles más antiguos; principalmente el de Sinaloa y el Cártel del Milenio.

Después de consolidarse como nueva organización criminal, una de las primera misiones que el cártel se impuso fue combatir a Los Zetas en el estado de Veracruz, un territorio que habían dominado por largo tiempo.

Lo hizo a través de la creación de Los Matazetas, a quienes varios expertos describen como un equivalente del CJNG o una célula especial de la organización.

Este grupo reclamó la autoría de la masacre de 35 personas en Veracruz en 2011, y un mes después las autoridades descubrieron los cuerpos de otras 30 presuntas víctimas de Los Matazetas.

A partir de ese momento se desataron una serie de conflictos entre ambas organizaciones que continua hasta el día de hoy. Las dos buscan apoderarse del los puertos del Pacífico mexicano y el Golfo de México; clave en la producción de drogas sintéticas.

Según reportes de las autoridades, en la actualidad el CJNG controla cerca de 212 municipios en el territorio veracruzano (aproximadamente el 70 por ciento), mientras que el remanente de los Zetas controla algunas regiones del sur de la entidad y de la zona montañosa.