El movimiento #MeToo en México ha cobrado fuerza. (Foto: Archivo)
El movimiento #MeToo en México ha cobrado fuerza. (Foto: Archivo)

El movimiento #Metoo mexicano se colocó como tendencia en Twitter la semana pasada, después de que un grupo de mujeres denunciaran por redes haber sido víctimas de acoso por parte del editor de la revista Tierra Adentro, Herson Barona.

Luego de eso, se sumaron cientos de mensajes denunciando acoso, abuso y violaciones sexuales por parte de compañeros, jefes, maestros, artistas, músicos, entres otros; lo que dio paso a que aparecieran cuentas especificando el entorno en que el acoso o abuso se presentó.

Se crearon las cuentas de #MeTooEscritoresMexicanos, #MeTooPeriodistas, #MeTooFotografosMexicanos, #MeTooActvista, #MeTooArtes, #MeTooPolíticos, #MeTooCulturaMx, #MeTooAbogados, #MeTooCineMexicano, #MeTooAcadémicos, #MeTooMx y #MeTooMúsicosMexicanos, en donde cientos de mujeres dejaron sus testimonios de la violencia que padecieron, algunas de estas denuncias fueron de manera anónima, también,  las menos, en tercera persona, es decir una persona diferente a la afectada  relató la situación de acoso.

Es sintomático, en el país el 66% de las mujeres ha sufrido algún tipo de violencia y de ese universo, 44% ha sido violencia que proviene de su pareja (El Economista, 7 de marzo de 2019).

El 24 de marzo, un día después de su aparición,  134 escritores fueron mencionados, ocho de ellos, por más de cinco personas.

El colectivo Periodistas Unidas Mexicanas (PUM), también publicó un análisis de las denuncias recibidas por parte de colegas. Al 1 de abril, el corte de caja fue de 312 denuncias a 291 editores, jefes, reporteros, columnistas y fotógrafos.

Los medios involucrados Excélsior, El Informador, Televisa, Grupo Imagen, La Jornada, El Universal, Efekto TV, BuzzFed, Milenio, Proceso,  El Deforma, Reforma, Financiero, CIMAC, Cuartoscuro, El Chamuco, Chilango, Más por más, Indi Rocks, La Mosca, El Heraldo, MVS, Novedades, Periodistas de a Pie, Radio Fórmula, Récord, Sin Embargo, Uno Tv, Yahoo, entre otros.

También se denunció a la organización Artículo 19 y a dos instituciones educativas: la escuela de Periodismo Carlos Septién y la escuela de Periodismo Auténtico, así como  la escuela Enrique de Ossó.

(Foto: Facebook)
(Foto: Facebook)

Sin embargo el 30 de marzo #MeTooActivistasMexicanos después de "verificar" con un procesos aún sin precisar, expresó una disculpa pública al abogado defensor de derechos humanos porque tenían pruebas de que la acusación era "falsa e inconsistente" con su código.

En el medio cultural, en el político, en el teatro, en el cine, en el de músicos, y en cada uno de los hashtags creados para las denuncias aparecieron cientos de mujeres dando testimonio de alguna situación de acoso.

Algunos de los casos cobraron gran relevancia por la actividad que desempeña el acusado, sobre todo las figuras públicas.

Uno de los casos es el del actor Bruno Bichir, que fue acusado de haber violado a una joven de 19 años.

En la cuenta #MeTooMúsicosMexicanos, fueron señalados el cantante León Larregui, quien fue denunciado por al menos  5 mujeres de acoso, hostigamiento y violencia sexual de su parte.

Efrén Barón de División Minúscula fue acusado por 6 chicas de violencia sexual e intento de homicidio.

Alex Otaola de la agrupación Santa Sabina  fue otro de los que  fue denunciado en la red social.

También, el bajista Armando Vega Gil del grupo Botellita de Jerez salió entre la lista denunciados de acoso. Una mujer escribió de manera anónima que fue víctima de acoso cuando era adolescente por parte del músico.

Ante las denuncias de violencia sexual y de género vertidas en Twitter,  algunos gremios sí tomaron cartas en el asunto, como el periodístico , el cultural y el de músicos.

En el periodístico, algunos de los medios mencionados en la lista decidieron separar de sus puestos de trabajo a los hombres involucrados en  las denuncias, Chilango, Más por más, Reforma y Frontline.

Por su parte CIMAC y Periodistas de a Pie, cuyos colaboradores también fueron señalados, se comprometieron a realizar una revisión interna y revisar los protocolos para atender casos de acoso.

Según los datos recolectados por PUM, al menos 73 por ciento de las mujeres que laboran en medios de comunicación han sido víctimas de alguna clase de acoso, hostigamiento o agresión sexual relacionadas por su labor periodística, tanto fuera como dentro de las redacciones

Casi la totalidad de agresiones (99%) fueron cometidas por hombres, principalmente compañeros o empleados de la misma empresa (63%), después por algún superior jerárquico (49%), luego alguna fuente de información (26%) y también por personal de comunicación social o agencias informativas (14%).

La Secretaría de Cultura, lanzó un comunicado por medio de redes sociales  en el que expresó que refrendan la política de cero tolerancia en los espacios laborales ante el acoso a las mujeres.

En lo académico, el único caso que se reportó de separación de labores fue de un maestro que trabajaba en la escuela Enrique de Ossó.

En ámbito musical, la banda de rock División Minúscula expulsó a su guitarrista, Efrén Barón, luego de que fuera acusado por al menos 6 mujeres de hostigamiento, abuso sexual e intento de homicidio por una expareja.

En tanto, la Fiscalía General del Estado de Michoacán abrió una carpeta de investigación por "posibles hechos constitutivos de delitos en agravio de mujeres", tras la publicación de testimonios a través de redes sociales, e hizo una invitación a que las afectadas formalicen su denuncia y reciban protección de la autoridad.

Reacciones

Algunos de los implicados han dado sus versiones y posicionamientos por medio de redes sociales o cartas enviadas a medios de comunicación, unos niegan los hechos, otros asumen su responsabilidad, los menos, piden disculpas y otros sugieren acciones legales.

Leonardo Valero, quien trabajaba como director de Operaciones Editoriales en el periódico Reforma, fue despedido luego de ser señalado por acoso sexual a través de la cuenta Periodistas Unidas Mexicanas.

Valero recibió tres denuncias: una anónima, otra de una exreportera y otra de una exeditora que dijo que fue acosada por él durante tres años.

En una carta enviada a medios, Valero negó categóricamente "las acusaciones" en su contra y aseguró que usará los mecanismos a su alcance para que "prevalezca la verdad", aunque se refirió a un sólo caso en donde dijo,  una auditoría interna no encontró evidencia que sustentara el caso.

Bichir, en un evento público negó las acusaciones y dijo que él siempre da la cara, haciendo alusión a que la denuncia fue de manera anónima.

Otaola (i) publicó en redes un mensaje poco después de saberse de la muerte de Vega-Gil (c); Larregui (d) fue señalado hace unos días (Foto: Instagram y cuartoscuro.com)
Otaola (i) publicó en redes un mensaje poco después de saberse de la muerte de Vega-Gil (c); Larregui (d) fue señalado hace unos días (Foto: Instagram y cuartoscuro.com)

Alex Otaola de Santa Sabina publicó en su Facebook un comunicado con el título: ¿Qué hacer cuando uno se descubre denunciado en MeToo Músicos?, a lo que el mismo contesta al final del texto: "Reconocerse parte del problema porque es el único camino para encontrar soluciones".

León Larregui respondió y aseguró que nunca ha cometido tales actos y que todo es obra de una persona que intenta dañarlo y aseguró que se haría una investigación para dar con los responsables de las difamaciones.

Efrén Barón, de División Minúscula se dijo arrepentido por lo que hizo, se disculpó y mencionó que buscaría ayuda psicológica.

Armando Vega Gil, bajista de Botellita de Jerez, publicó en su cuenta de Twitter una carta donde dice: No se culpe a nadie de mi muerte: es un suicidio, una decisión voluntaria, consciente, libre y personal. #MeeToMusicosMexicanos". Una hora después fue encontrado muerto.

Este último caso causó una enorme polémica, en la red social  se pudieron leer mensajes de alarma por la carta publicada del músico, otros más culpando al movimiento feminista por su decisión, otros más escribieron " "Que se mate".

Luego de que se diera a conocer la muerte de Vega Gil, la cuenta #MeTooMúsicosMexicanos permaneció unas horas abajo, luego de reaparecer en linea, la administración de la cuenta denunció ataques a la misma e intento de censura.

"Debido a la sincronía de este evento con la lamentable muerte de uno de los acusados, Armando Vega Gil, creemos que se trata de un intento de censura", dice en un comunicado.

Las otras cuentas del #MeToo mexicano también dieron su posicionamiento, el del gremio de periodistas publicó: "Es lamentable el suicidio de Armando Vega Gil. Pero su decisión no es culpa de un movimiento de acompañamiento a víctimas ni de quien lo denunció. Un mundo sin violencia sistemática y con acceso a la justicia será un mundo sin estos lamentables sucesos".

Por su parte, la cuenta de la Universidad Autónoma del Estado de México, lanzó un protocolo de recepción y publicación de denuncias anónimas en la cuenta @MUaemex, en donde detallan 6 puntos, ante las reiteradas quejas por parte de internautas de las denuncias anónimas.