Alfonso Gerardo Miranda Guardiola, secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano. (Cortesía CEM)
Alfonso Gerardo Miranda Guardiola, secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano. (Cortesía CEM)

Para hacer frente a los casos de pederastia que involucran a sus sacerdotes, la Iglesia mexicana ha llegado al punto de integrar un Equipo Nacional para la Protección de Menores (ENPM), que buscará proteger a niñas y niños del abuso sexual de los clérigos.

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) aprobó este equipo multidisciplinario desde el 15 de noviembre de 2018, pero tomó relevancia esta semana, luego de que la jerarquía católica informó que en nueve años 152 sacerdotes en México fueron retirados de sus actividades por acusaciones de abuso sexual.

Esta semana además la prensa mexicana informó de dos casos de curas detenidos en Ciudad Juárez, Chihuahua, por acusaciones de violación y abuso sexual en perjuicio de una niña de 12 años y un joven de 17.  

En un comunicado, la CEM detalló las acciones que ha emprendido para prevenir y desterrar el abuso sexual contra menores cometido por sacerdotes y afirmó que los obispos en México son conscientes de las consecuencias de esos actos.

Firmado por el presidente de la CEM, Rogelio Cabrera López, y su secretario general, Alfonso Gerardo Miranda Guardiola, quien estará  al frente del equipo de protección, el comunicado detalló las tareas que llevará a cabo el equipo de protección de menores.

"Este equipo multidisciplinario estará integrado por obispos, sacerdotes y laicos especializados e independientes, con amplia experiencia en esta materia", apuntó.

"Su naturaleza será de prevención, detección, apoyo y atención en casos de abuso sexual infantil en el ámbito eclesial, particularmente en el diocesano".

En el comunicado la CEM afirmó que trabajarán incansablemente para cumplir con "la tolerancia cero" frente a este tipo de casos, como lo ordenó el papa Francisco.

"Nunca más" a la cultura del abuso y el encubrimiento, ha prometido la Iglesia católica. Y por eso la CEM ha promovido "instancias de diálogo y constructiva confrontación para caminar hacia una cultura del cuidado y protección", afirmó.

La Jerarquía católica mexicana lanzó también un documento que instruye las acciones a seguir en casos de pederastia.
La Jerarquía católica mexicana lanzó también un documento que instruye las acciones a seguir en casos de pederastia.

Una de las primeras acciones que emprenderá el ENMP será la creación de estadísticas confiables de este tipo de delitos en la Iglesia, debido a que no hay registros que puedan documentar la gravedad del problema.

"Los primeros datos recibidos, y que fueron hechos del conocimiento público en días pasados por el presidente de la CEM, Rogelio Cabrera López, con la  finalidad de iniciar un camino de transparencia de cara a la sociedad, fueron los proporcionados por la Nunciatura Apostólica en México, que tiene el registro de 152 casos de sacerdotes relacionados con probables conductas cometidas en agravio de menores", informó.

El ENPM ofrecerá apoyo a los obispos para la implementación de los protocolos y otros instrumentos de prevención, y el diseño de estrategias para crear ambientes seguros para los menores de edad.

Además brindará a los obispos y a sus equipos pastorales "asesoría jurídica, canónica y psicológica para la atención integral de casos de abuso sexual infantil cometido por clérigos, incluyendo la necesaria atención a las víctimas de estos".

La CEM afirmó que se encuentra trabajando más unido y fuerte que nunca con el gobierno mexicano para poder erradicar y tratar los casos de abuso en la Iglesia, por lo que en sus acciones también está planeado establecer vínculos con las instituciones y sector privado para la creación de estrategias de protección.

Además informó que ha elaborado una guía del procedimiento a seguir en casos de abuso sexual de menores por parte de clérigos y el Protocolo de Protección de Menores.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: